Medios de comunicación

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Lamentable título para la muerte de una mujer

Una mujer fue hallada sin vida en un hotel en Cutral Co. Un matutino de Neuquén degradó la muerte de la mujer dejando en evidencia que el límite del lenguaje de género es el cinismo empleado por las corporaciones mediáticas.

Martes 22 de mayo | 17:44

El pasado domingo 20 de mayo el diario “La mañana del Neuquén” tituló en la sección de policiales del diario, “Encuentran a prostituta muerta en un telo”, a la media hora el título era corregido a “Encuentran a una mujer muerta en un telo”. ¿Cambió en algo el título? O este medio en representación de todos los medios hegemónicos, pero localmente, mostraba la hilacha una vez más. Como se hizo con Melina Romero, Lucía Perez, Micaela García, y tantas otras y cada una de las víctimas de la violencia machista.

No es la primera vez que este medio titula noticias de esta manera. Lamentablemente, a pesar de que este año, se cumplen tres años del primer “Ni Una Menos”, aun hoy muchos medios abordan noticias sobre las mujeres sin la menor perspectiva de género, reforzando prejuicios y re victimizando a las víctimas.

Desde que las grandes corporaciones mediáticas tomaron nota del fenómeno imparable del movimiento de mujeres a nivel mundial. También creció a la par, el nivel de cinismo de los medios generadores de una opinión pública, alimentada, vestida, educada, bañada en los pilares del machismo. El auge del feminismo fue tal que las grandes patronales de los medios no iban, ni van a dejar pasar la oportunidad de colgarse de la ola.

Personajes nefastos como Tinelli salieron con el cartel de “Ni una menos”. Mientras tanto crecía el índice de los femicidios en el país y el movimiento de mujeres daba muestras en cada manifestación que cada vez eran más, las que estaban dispuestas a salir, para exigir un freno a la violencia machista.

Sin embargo este combativo movimiento sobrelleva no solamente la responsabilidad de quitarse los rosarios de los ovarios, sino que también lidia con las críticas de la falsa moral que repudia las manifestaciones feministas por mostrar las tetas, cuando los medios están plagados de desnudos que sólo buscan objetivar al cuerpo de la mujer y degradarlo.

Podemos recordar titulares como el que utilizaron para Melina Romero “Una fanática de los boliches, que abandonó la secundaria” o el caso de Lucía, la joven marplatense, que después de haber sido encontrada muerta, el énfasis de la noticia fue puesto en que habían visto a la joven subirse a una camioneta con dos hombres, que les mentía a sus padres y se drogaba. Micaela García era militante y aparentemente no se drogaba ni le mentía a sus padres, era una referente barrial. Sin embargo luego de hallarla muerta, también el peso de la noticia no estuvo puesto en que la justicia había dejado libre al violador Sebastián Wagner, si no que ella había estado coqueteando en un boliche y que por salir sola se había topado con la muerte, sin más. El violador, viola, las mujeres solas son violadas.

Chiche Gelbung fue en ese momento, luego del femicidio de Micaela, el vocero del patriarcado, en un programa televisivo al ponerse reflexivo sobre el tema manifestó “El delincuente está siempre suelto y la violación puede ser de día. Pero cuando se unen las dos cosas siempre hay una falla familiar. (… ) En ninguna parte del mundo a las 5:20 de la mañana una chica puede andar sola por la calle”, no conforme a eso habló de un “toque de queda” que debería regir para todas las jóvenes.

Cuántos televidentes estarían atrapados en ese programa, escuchando las aberraciones dichas por este viejo misógino que pretendía justificar la violencia estructural de este régimen social.

Cuántas personas habrán leído el titular de “La mañana de Neuquén” desde sus teléfonos, tablets. La noticia circuló bastante rápido y la levantaron de “Qué pasa Jujuy” y “qué pasa Salta” dos matutinos que fueron por lo menos más elocuentes y titularon, “Hallan a mujer muerta en un telo, el hombre intentó saltar un paredón”. Fellinescamente querían graficar una muerte decadente por tratarse de una muerte en un hotel, pero nada sobre la muerte de la mujer. Todos los medios remarcaron que la muerta era una trabajadora sexual. ¿Por qué? ¿Por qué fue hallada en un hotel transitorio? Todos los medios remarcaron que la muerta era una mujer en situación de prostitución. ¿Por qué? ¿Ejercer la prostitución justificaría su muerte? ¿O es una forma de condenar a la víctima, de hacerla menos digna de indignación?

La antropóloga Argentina, Rita Segato, al referirse sobre el tema dice “los medios masivos de comunicación son los maestros de la “pedagogía de la crueldad”, donde la reproducción constante de este tipo de representaciones impide la empatía entre las personas, lo que dificulta la identificación entre pares y las posibilidades de desarrollar lazos de solidaridad, o tendencias hacia vínculos comunitarios y colectivistas”.

Las pericias relevadas por los medios, tampoco fueron tomadas con la seriedad que refiere el caso. La nota decía que la mujer fue hallada sin signos de violencia y que arriba del frigobar, encontraron un polvo blanco que suponían era cocaína, todo bajo un velo de misterio totalmente bizarro. Cuando lo que estamos contando pasó acá en Neuquén, en el corazón de la comarca petroler, la localidad de Cutral Có, por donde pasan no solamente los millones de la industria petrolera sino que también otro tanto generado por el consumo de cocaína, que según los datos de estadísticas y censos a nivel nacional, Neuquén estaría ocupando el segundo lugar en el podio del consumo de cocaína y de otras sustancias en el país.

Pero en este caso, para los editores de “La Mañana de Neuquén”, la muerte por un paro cardíaco de la mujer producto del consumo de alguna sustancia, pasa a ser algo irrelevante, al lado de su vida privada.

Como sucede con casi todas las muertes de mujeres, la vida privada, a lo que se dedicaba, pasa a ser enajenado por voces anónimas que reproducen la cultura de la violación y el machismo femicida como dos grandes y potenciales dueños de la verdad.

Tampoco denuncia nada la noticia sobre la falta de un servicio de adicciones para mujeres, camas en salas de desintoxicación como sí tienen los varones. En la actualidad, la atención para mujeres con problemática de adicciones es privada.

Pero estamos en una época donde ya no se bancan más este tipo de titulares, mejor dicho no se naturalizan, porque el movimiento de mujeres se plantó y llenan las plazas del mundo al grito de “Ni una menos”. Nuevas generaciones nos enseñan que hay muchas formas de autopercibirse, nuevas camadas están dispuestas a combatir para extirpar al patriarcado de lo más profundo de nuestras vidas que merecen ser vividas, sin miedo y en libertad. Es hora que tomen nota.







Temas relacionados

#NiUnaMenos   /    La Mañana Neuquén   /    Medios de comunicación   /    Neuquén   /    Violencia de género

Comentarios

DEJAR COMENTARIO