Juventud

APUNTES MILITANTES DEL PTS

La voz de una juventud revolucionaria en la Legislatura

Desde hace poco más de un año se vienen desarrollando en el país una serie de reacomodamientos políticos de cara a preparar la sucesión de Cristina que tocan de cerca a la Juventud. “De la juventud vienen todas las fuerzas de la transformación” dijo la presidenta al asumir. En lo que discrepamos con la presidenta, es en cuál es la juventud que viene expresando esa fuerza transformadora y la fuerza de qué clase está anclada.

Miércoles 17 de junio de 2015 | Edición del día

Fotografía: Enfoque Rojo

Más allá de la enunciación de una “batalla cultural contra la derecha” en la vida real al kirchnerismo sucede lo mismo que a las fuerzas físicas: todo giro - en este caso sostenido a derecha- genera una fuerza centrífuga, que aleja del centro a sus partes.

La repetida frase de Cristina “A mi izquierda está la pared”, busca contener a un sector de la juventud que venía apoyando al gobierno con expectativas progresivas mediante enfáticas declamaciones de enfrentamiento con las grandes corporaciones.

Al mismo tiempo, busca ocultar que esa pared toma forma en una izquierda que hoy tiene una importante expresión en el Frente de Izquierda en nuevas figuras como Nicolás del Caño.

Las declaraciones de Cristina son una respuesta a que hoy, más allá de los discursos de resistencia, la sciolización está sembrando en esa juventud la desazón por la imposición de un destino conservador.

Sin decirlo, la vía sciolista parece retumbar en quienes guardaban esperanzas en el proyecto como un: "¡Es lo que les espera y las batallas épicas lejos quedaron!". La noticia de que a Scioli lo acompañaría el otrora maoísta Zannini no parece izquierdizar mucho la cosa.

Que ningún sector de esta militancia kirchnerista hoy plantee una oposición con fuerza a este giro habla por sí solo de las convicciones de estas organizaciones, que se limitaron a hacer lo que Cristina planteo como “posible” el resultado es un menemista de pura cepa. Pero habla también de las oportunidades de una izquierda que se propone emerger como una alternativa política.

La otra juventud que viene mostrando cambios por abajo, no es la que expresa la militancia orgánica del kirchnerismo sobre sectores medios urbanos, sino una juventud trabajadora que estuvo menos influida por los discursos progresistas del Camporismo.

En gran parte por una imposibilidad material, ya que es la juventud que hoy mantiene sobre sus espaldas, al costo del sostenimiento de la flexibilidad laboral, gran parte de la recomposición de la economía de la última década. Una juventud que se vio obligada a trabajar diez o doce horas diarias, sin fines de semana, girando de un laburo a otro y que en ese laberinto va quedando “rota” a los 30 años.

Esta juventud, que en general no venía de ninguna tradición política, hoy está siendo la que encabeza la mayoría de los conflictos laborales contra empresarios imperialistas y nacionales. Lear y su amiga la burocracia del SMATA, Cresta Roja, las mujeres de WordlColor, la ex Donnelley, textiles, son sus expresiones.

La falta de una tradición política no fue un obstáculo para tender puentes entre estos sectores, que defienden sus puestos de trabajo, salarios y condiciones laborales (que el kirchnerismo levantó como sus banderas pero nunca defendió en estos lugares) y la izquierda revolucionaria. A ellos no los mueve su perspectiva en “el proyecto” sino la idea de conquistar un “nunca menos” que no llegó a sus vidas, ni hogares, ni trabajos. Su versión concreta del nunca menos que no les llegó.

Si estas dos juventudes desarrollan sus experiencias de manera más o menos separadas en parte las unió la explosión en los últimos tiempos un fenómeno que las cruzó a ambas: el #NiUnaMenos como reacción defensiva a la opresión y la violencia que las mujeres sufren todos los días y que a su manera cruza a ambos sectores. Una marcha donde las mujeres y la juventud mostraron que este fenómeno es muy profundo y no ha tenido ninguna respuesta de los gobiernos de las últimas décadas.

Una verdadera juventud sin miedo

La estrategia de la Juventud del PTS, tiene mucho que ver con estos fenómenos ya que cada paso que damos apunta a construir una juventud trabajadora y estudiantil que una, bajo un mismo objetivo, a estos dos sectores. A diferencia de juventudes estrictamente estudiantiles en la izquierda, o barriales sin centros estructurales (fábricas, talleres, colegios) del kirchnerismo, nuestra juventud viene desarrollando un tipo de militancia donde buscamos unir las realidades de la juventud que se formó en la “década ganada”, en la búsqueda de un mismo propósito.

Desde la conducción de los centros de estudiantes más politizados de la UBA hemos estado poniendo el cuerpo en las principales luchas obreras de los últimos tiempos, como la de Lear, la ex Donneley, o WorldColor contra el cierre de la planta. Pero no nos limitamos a eso sino que es intensa nuestra actividad en los lugares de estudio, donde impulsamos debates ideológicos y políticos con paneles de lujo en Filosofía, Psicología, Sociales y Derecho. Intervenimos en las grandes peleas políticas de la UBA, contra un régimen político completamente en descomposición.

Esto ha tenido sus expresiones en la disputa por la conducción de los centros de estudiantes y de la FUBA conducida por la un sector de la izquierda (PO-Mella), que en los últimos años no ha logrado transformarse en una referencia de lucha para la juventud, y busca saldar los avances de las corrientes derechistas con maniobras políticas sin principios.

En secundarios venimos siendo parte de los miles de pibes y pibas que salen a marchar a las calles contra el privatista de Macri que quiere vaciar la educación pública con la reforma de la NESC, votada junto al kirchnerismo. Nos defendemos del macrismo y sus autoridades que nos responden con persecución política dentro de los colegios con el conocido “0800-Buchon”, o la persecución puntual de nuestros compañeros en los técnicos, como en la Técnica N°36.

Nuestra Juventud Trabajadora viene impulsando torneos de fútbol con más de un centenar de trabajadores, en lo que empieza a ser una real instancia de unidad entre jóvenes precarizados y tercerizados, de distintas fábricas de la Ciudad. Organizado por Eduardo Toro, reincorporado por la lucha a la textil Elemento, candidato a legislador por el PTS en el Frente de Izquierda, que se viene trasformando en un referente para estos sectores luego de lograr su reincorporación. Junto a María Ugarte, expresan la pelea de muchos trabajadores textiles y precarizados, demostrando el accionar de patronales explotadoras que trabajan para las grandes marcas, como las de Awada, esposa de Macri.

Atravesados por todos estos desafíos, sabemos que nuestra unidad de propósitos hoy está cruzada por una gran lucha política que venimos dando como parte del Frente de Izquierda para que todas estas peleas tengan su voz en las elecciones.

Elecciones que en la Ciudad están orientadas a no hablar de estas realidades y donde la pelea se reduce a la continuidad directa del gobierno del PRO, agente directo de las grandes constructoras y especuladores inmobiliarios. Un ECO que llama a “evolucionar” intentando mostrar que se puede hacer un gobierno PRO con cara humana, y un kirchnerismo que expone como máximo logro "no haber aceptado una coima". Está claro que la batalla en la juventud contra el escepticismo de conformarse con lo que hay, no vendrá por este lado.

“Paso a la juventud trabajadora, paso a la mujer trabajadora”

El objetivo que tomamos en esta etapa final de las elecciones en la Ciudad es unir todos estos procesos de manera concreta, con candidatos e ideas que expresen esa fuerza. Por eso queremos que la candidatura de Toro muestre que las listas de la izquierda son distintas a esas listas de millonarios, mostrando la ciudad de los precarizados que quieren transformar su realidad.

Mientras candidatos como Recalde hacen carne su sciolismo poniendo a un radical como vice, hacen gala de inaugurar con el facho de Berni comisarías de la nefata Federal que asesinó a Rubén Carballo y a Walter Bulacio. ¿Imaginan a la fuerza que tiene al mando del ejército al genocida Milani salir a denunciar, como lo hace Myriam Bregman, que 38 de los 52 altos mandos de la Metropolitana fueron parte del aparato represivo durante la dictadura?.

Frente a la campaña electoral no hablamos desde spots armados por agentes publicitarios importados de Miami, sino desde haber “estado ahí”, en donde se debaten los verdaderos problemas de la juventud trabajadora, estudiantil y las mujeres.

Las candidaturas de obreros tercerizados de Aerolíneas, de Elemento, como de decenas de fábricas de la Capital Federal, de los secundarios y de las universidades, son para nuestra juventud una bandera de lucha y de unidad, que queremos fortalecer. Queremos que tengan su expresión en la legislatura. Por eso peleamos porque ingrese en ella, para potenciar estas luchas, nuestro compañero Pato del Corro.

La semana pasada en el programa radial Perros de la calle, le plantearon a nuestra compañera Myriam Bregman que si bien todo lo que dice la izquierda es cierto es “un bajón”, y con nuestras denuncias pareciera que “todo es negativo”.

Esto es parte del discurso de un sector de los grandes medios, que buscan desarrollar las conclusiones de que los problemas se solucionan si no se ven. En realidad para muchos de los compañeros con los que luchamos diariamente es una gran alegría que Myriam Bregman, que Patricio del Corro, que Toro, o nuestra compañera joven secundaria Guadalupe Oliviero, hablen de ellos.

No solo para que sus luchas no queden invisibilizadas, (¿se imaginan a Tomada, candidato de Recalde hablando de tercerización cuando fue cómplice de la burocracia sindical en el asesinato de Mariano Ferreyra, o a los candidatos de Lousteau que son abogados de la vaciadora y buitre Donnelley?), sino porque queremos ser parte de la organización para acabar con esas condiciones y darle una salida.

Lo que no puede responder este discurso es si tapar la violencia que sufren cotidianamente las mujeres para no dar “bajones”, es una línea completamente contraria al desarrollo de un enorme movimiento de mujeres que tuvo su expresión en la marcha #NiUnaMenos, donde jóvenes se movilizaron llenas de la energía que les dio el encontrarse con cientos de miles de otras mujeres que en las calles encontraban la fuerza y permitió mostrar masivamente que no son problemas individuales los que sufren, y que la solución pasaba por ahí y no por ocultar sus sufrimientos.

Lo que tampoco pueden tapar es que pedirle a la juventud que no se conmueva por las miserias, la explotación y las opresiones que vive y que la rodea, pedirle que se resigne y no busque cambiar el destino que le quieren imponer, es querer que el mundo deje de girar.

Para expresar la voz de los trabajadores, las mujeres y la juventud

La gran tarea que tiene la Juventud del PTS dentro del Frente de Izquierda, es que tanto con sus candidatos, en cada debate, en cada discurso y en cada spot, como en cada uno de los lugares en donde estemos, sumemos y hagamos llegar estas ideas a miles que sientan esta campaña como propia y la tomen en sus manos.

Queremos que miles sepan que en esta campaña de la Ciudad tenemos un desafío concreto: que junto con Marcelo Ramal (candidato del PO), nuestro compañero Pato del Corro entre a la legislatura. Él es parte de nuestra Juventud, que estuvo a la cabeza como dirigente estudiantil de las principales luchas de la UBA de los últimos años, que como Secretario General del Centro de Sociales estuvo perseguido por el macrismo por apoyar a los obreros de Kraft en su lucha del 2009; que el año pasado, junto con la nieta restituida Victoria Moyano fue detenido por estar palmo a palmo con los obreros de Lear enfrentando a la gendarmería.

Es todo un desafío renovar el Frente de Izquierda con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Que estas luchas entren con toda su fuerza para ponerse al servicio de romper el silencio en la legislatura de los negociados y acuerdos entre el PRO, su colectora ECO y la no-oposición del FPV que tiene a la cabeza de su lista legislativa al amigo de Pedraza, Tomada.

Con esta campaña que una nuestros trabajos y nuestra fuerza mostrando todo su respaldo en la Legislatura, queremos dar un nuevo salto. Porque nuestra Juventud, como lo hacemos desde cada espacio conquistado como son los Centros de Estudiantes, o las comisiones internas, estará en inmejorables condiciones para ser una clara alternativa para los miles de jóvenes que hoy se plantan en sus lugares de trabajo y estudio; para una juventud que quiere voz, que quiere organizarse, y que quiere vencer, y para la cual los viejos partidos burgueses huelen a polvo.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO