Política

REPRESIÓN EN SAN JUAN

La verdad de una protesta la sabe quien tiene motivos para protestar

Respuesta a la penosa editorial de María Silvia Martin el el medio sanjuan8.com, titulada “la verdad de una protesta.”

Domingo 25 de febrero | 21:27

"Curiosamente cuando se estaba desarrollando la fiesta más popular y exitosa de los sanjuaninos, apareció un grupo piquetero extorsionador que provocó desmanes para victimizarse y ensuciar el festejo. Una vieja metodología de "piqueteros pagos" que se movilizan según el mejor postor de turno que los financia. En este caso; para enlodar la cancha y así generar hechos de violencia que pongan en contra a la gente hacia la gestión de Sergio Uñac". Con este párrafo, María Silvia Martin comienza la triste y obsecuente editorial que, con un desconocimiento notorio de los hechos, busca culpar a los manifestantes de ser sus propios verdugos.

La marcha y los hechos

Resumidamente, el día 23 de febrero la comunidad educativa, alumnos y docentes de los IFD, acompañados por partidos políticos que se solidarizaron y simpatizantes particulares, marcharon hasta el centro cívico protestando por el cierre de carreras y la imposibilidad de inscripción para el ciclo 2018. La marcha se dirigía hacia el centro cívico porque allí se encuentra el Ministerio de Educación. En el lugar también se encontraba un grupo de personas manifestándose en reclamo de viviendas. Cuando la marcha de los estudiantes se aproximaba al centro cívico la policía empezó a desalojar a los manifestantes que reclamaban viviendas, las dos marchas confluyeron en el momento de la avanzada policial y, cuando los estudiantes y docentes quisieron solidarizarse con la inminente represión sobre las familias que allí estaban, comenzó la agresión física y las detenciones.

Te recomendamos: [VIDEO] La Policía de San Juan reprimió una marcha en defensa de la educación pública

Estos hechos no aparecen en ningún lado del relato de Martin. Por el contrario, prácticamente su editorial habla de lo sucedido sin describirlo, lanzándose a un sinfín de especulaciones burdas, haciendo acusaciones sin explicar de qué está acusando.

En el primer párrafo de la editorial puede leerse que “piqueteros pagos” y “extorsionadores” se movilizaron porque “algún mejor postor los financio”. ¿Cómo se lee eso?, ¿puede esta periodista desconocer que la represión se da en un contexto de confluencia de dos manifestaciones no relacionadas entre sí? Claro que puede, de hecho, la base de su editorial penosa es no mencionar ni en resumen cómo se desató la represión. Un mínimo de mirada objetiva sobre lo sucedido tira esta editorial en el primer párrafo... pero vamos a seguir.

En el tercer párrafo puede leerse: "Así, la agresión llegó al Jefe y SubJefe de Policía; y que hayan sido ellos el blanco de ataque no es ingenuo. Cuando en una guerra alguien ataca al líder del batallón, la reacción de la tropa es inmediata en su defensa. Por eso al agredir a Luis Martínez y José Luis Morales lo que buscaban era el descontrol absoluto de la fuerza policial, cuestión que les falló debido a que los agentes intuían la estrategia.” El relato belicista parecería que es una broma o parte de un libreto de ficción, pero tristemente es la única descripción de los hechos que intenta hacer. ¿Estaban los manifestantes preparados para combatir sabiendo de antemano quienes estarían a cargo de reprimirlos? Entonces, ¿sabían que los reprimirían?, ¿Cuál de las dos marchas manejaba esta “inteligencia? Las preguntas parecen absurdas porque el planteo es ridículamente absurdo, si miramos una vez más lo sucedido nada de esto tiene asidero, es más, la supuesta “estrategia” de los comisarios de no caer en provocaciones, de nada sirvió ya que golpearon sin pudor a mujeres, niñas incluyendo la detención agresiva de una mujer embarazada. Nada de esta “estrategia” que intuían las fuerzas funciono a la luz de los hechos. Otro párrafo que se cae solo.

En el cuarto párrafo la ficción va creciendo y se lee: "Pero ... ¿qué curioso no? Justo en esta protesta de "no identificados" uno de los más violentos era Sergio "Checho" Campos Lescano quien en la última elección se presentó como candidato a Diputado Nacional por el MST; tal el mismo caso de Sebastián Romero el hombre de la bazuca tumbera que en diciembre del año pasado saltó a la fama en los desmanes provocados al tratarse la Reforma Previsional. Miren que justo! Romero es un ex delegado de General Motors de Santa Fe y fue precandidato a Diputado Nacional ¿adivinen por qué partido?... ¡acertaron! por el Frente de Izquierda de esa provincia. Misma metodología, mismos personajes y hasta con el mismo modus operandi para cambiar el eje del reclamo”.

Luego de leer esto nos preguntamos, ¿Cómo que no se identificaba si está mencionando su nombre? ¿Acaso pretende que uno asista a una manifestación con un cartel con su nombre? La ridiculez planteada acá pareciera no tener fin y volvemos a preguntarnos mientras avanza el texto, ¿Cuál es el mismo modus operandi que une a Sergio Campos y Sebastián Romero? ¿Acaso Sergio Campos utilizó pirotecnia o mínimamente hizo algo para defenderse de la represión? No nada de eso, es una comparación totalmente contra fáctica, porque como mencionamos anteriormente esta periodista desconoce completamente lo sucedido. También podemos aclarar que Sebastián Romero fue candidato del Frente de izquierda y Sergio Campos pertenece a un partido que no integra el frente de izquierda, el MST (partido de Sergio campos) pertenece a una coalición que se denomina Izquierda al Frente por el Socialismo, no pretendemos que María Silvia Martin conozca las discusiones en el seno de la izquierda, pero al menos debería intentar no escribir sobre lo que no sabe, una premisa básica para cualquier persona que quisiera escribir sobre algo.

La editorial crece en sinsentido e intenta rematar con una teoría conspirativa salida de una mala paranoia, o de una operación de encubrimiento,y dice:"Pero ...¿qué curioso no? Justo, pero justo ... de manera paralela en las redes sociales se viraliza una supuesta publicación de Diario Clarín donde expone la figura de Uñac con un análisis burdo, vulgar y extremadamente obvio dirigido a denostar su figura que argumentos infantiles supuestamente basados en una realidad política "preocupante" en el seno del PJ. Les aclaro; si algo no le preocupa a Uñac es entrar en la pelea y ver cómo se matan entre sí de manera descarnada los eternos patriarcas del partido que están viendo su hora final y no lo aceptan". Entonces para esta periodista todo queda claro, ¡es una operación contra Uñac! realizada por el Frente de Izquierda, o el MST en colaboración con el grupo Clarín, o impulsada por el seno del PJ... Esta frase es completamente ridícula, pero así es la suposición que intenta cerrar esta editorial. Lamentablemente, en el periodismo Sanjuanino del ridículo se va y se vuelve varias veces.

Más allá del absurdo, es llamativa esta aclaración: "Les aclaro; si algo no le preocupa a Uñac es entrar en la pelea y ver cómo se matan entre sí de manera descarnada los eternos patriarcas del partido que están viendo su hora final y no lo aceptan". La periodista se sale de su rol y habla directamente como vocera del gobernador, sabe lo que quiere, lo que no quiere, y claramente lo pone en su pedestal personal, porque a él "no le interesa el barro al que quiere someterlo el PJ, él es puro". Esta afirmación escrita, ya no desde el lugar de periodista, sino claramente como una vocera oficial del gobierno, clarifica un poco tanta palabra suelta.

Llegando al final puede leerse, "Que todas las protestas se hayan sucedido la semana pasada y que aparezca un informe trucho; evidencia la intención de quienes no escatiman esfuerzos ni dinero para financiar la cruzada. Solo es importante decirles; que el caso de los reclamos de los movimientos de izquierda ya no convencen a nadie y a los redactores de las notas... mmm... "esa letra la conozco." Entonces, volvemos a ver el armado ficcional de nuevo, ¿vuelve a forzar la incríble idea de una operación de medios, partidos de izquierda y el PJ para perjudicar al gobernador Uñac? Aunque parezca un mal chiste, sí.

Los hechos objetivamente demuestran que el contenido de este editorial es un disparate. Pero nada de esto es aislado, este penoso artículo "periodístico" se suma a todo un conjunto de operaciones que se dan cada vez que alguien osa reclamar en prejuicio del "magnánimo" gobernador Sergio Uñac. Los periodistas mercenarios de la pauta no escatiman en fábulas, mentiras y relatos fantásticos si se trata de defenderlo a él y a la majestuosa “fiesta del sol”, por que nada que sea malo puede ser contemporáneo a ella. En esta época “todo está bien” y cualquier sanjuanino que salga de esta fábula quiere intencionalmente perjudicarla.

Las protestas, tanto de los estudiantes como de las familias reclamando viviendas, son completamente válidas. San Juan tiene un gran déficit habitacional y a esto se le suma los acomodos de familiares en las casas del IPV, la desregulación de ésta y el negocio de la obra pública. Por otro lado, los estudiantes y docentes reclaman por su derecho a formarse y a no perder su trabajo. María Silvia Martin desconoce esto ya que su trabajo de vocera oficial le asegura un lugar en los medios, le otorgo algunas devoluciones como su declaración de “ciudadana ilustre” de parte del que pareciera su jefe, Uñac, y claramente le vale la gran cantidad de pauta que se destina a los medios donde ella es directora.

La sociedad sanjuanina si está cansada de algo, es de estas operaciones. María Silvia Martin ya cumplió un lastimoso rol como comunicadora durante los derrames de Veladero por la Barrick, tan lastimoso como el de ahora. Los hechos desmienten esta triste editorial y la lucha de los estudiantes y docente es totalmente valida y debe ser acompañada.

Basta de mentiras pagadas por el gobierno y desprocesamiento a todos los manifestantes que fueron reprimidos. Cuando la espuma de la pauta y la fiesta baje, deberán afrontar la realidad que golpea a los sanjuaninos, porque no se puede vivir de la mentira por siempre.







Temas relacionados

Sergio Uñac   /    San Juan   /    Represión   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO