Juventud

CÓRDOBA/CUARENTENA

La última arremetida de los call centers: el doble de trabajo en el mismo tiempo

En las últimas semanas vemos una nueva forma de “optimizar gastos” de parte de las empresas de call center. No bastó solo con suspender buena parte de su personal reduciendo sus salarios en acuerdo con el gremio. Tampoco bastó con el cese de contrato para los cientos que estaban en el llamado periodo de prueba. Ahora se ven las consecuencias de no garantizar las herramientas de trabajo a buena parte de sus trabajadores: sobrecargar a los y las empleadas que seguimos haciendo teletrabajo.

Miércoles 13 de mayo | 11:27

“¿Por qué tenés 5 minutos de pausa en el día de ayer?”, “Tené cuidado con los tiempos, nos están controlando desde arriba”, “Desde ahora en adelante no tienen más minutos para ir al baño, van a tener que acomodarse”, “La empresa nos está exigiendo reducir sus pausas”. Éstas son algunas de las frases con las que miles de teletrabajadores nos topamos estas semanas.

En algunas empresas llegaron a obligar a sus empleados a bajarse una aplicación especial en sus dispositivos, que les controle cada minuto. Estos no son casos aislados, la política de reducir la planta laboral te lleva directamente a sobrecargar de llamadas y exigencias a quienes tienen posibilidades de seguir atendiendo. De esta forma duplican la presión que sentimos sobre nuestro trabajo, bajo amenazas cotidianas. Incluso empiezan a verse efectos en nuestra salud física, como dolores de garganta, y en los tendones y articulaciones de los brazos. Más aún, tiene un fuerte impacto sobre nuestra salud mental. Cuando terminamos nuestro horario (si no nos tocan horas extra que puedan llegar hasta a duplicar el horario original del contrato), no queremos hablar con nadie, sumada a la sensación de angustia de nunca poder cumplir con las nuevas exigencias.

Reuniones fuera del horario de trabajo, llamadas y “coachings” donde nos verduguean y nos quieren convencer que el problema somos nosotros, que trabajamos “flojos” y resultamos una carga para la empresa, cuando somos los y las que cotidianamente recaudamos sus ganancias.

El aumento de los ritmos de trabajo por el mismo salario, si no menos, no solo nos pasa a los agentes de call. Es algo que vienen denunciando todos los trabajadores esenciales, como vemos con las y los enfermeros, los docentes y también los trabajadores informales, como los y las pibes que pedalean para las aplicaciones. Si no lo decimos nosotros, no se va a escuchar. Es momento de unir nuestros reclamos. No puede ser que mientras algunos trabajamos el doble, otros están desempleados y con incertidumbre de si volverán a trabajar. Es momento de organizar una gran red de trabajadores cuyos gremios no nos representan, aquellos que están en negro o son independientes.

No a la reducción de salarios, real prohibición de despidos, salario de cuarentena para todo quien lo necesite; son algunos de nuestros reclamos. Te invito a te sumes a esta iniciativa, levantemos la voz de los que nunca tuvimos voz.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Coronavirus   /    Córdoba   /    Precarización laboral   /    Call center   /    Córdoba   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO