TEORÍA MARXISTA

¿La tecnología nos hará libres? Karl Marx y el fragmento sobre las máquinas

¿Qué pensaba Karl Marx sobre el maquinismo y la tecnología? ¿Qué relación existe entre el desarrollo de la técnica y la búsqueda de una sociedad libre de trabajo asalariado?

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Martes 6 de febrero | 22:00

Karl Marx dedicó dos fragmentos al estudio de las máquinas y la tecnología. El primero se conoció como fragmentos del capítulo VI inédito del tomo I de El capital y el segundo se conoció como Fragmento sobre las máquinas publicado como aportación a los Grundrisse.

El primero editado por Bolívar Echeverría con el título de La tecnología del capital y el segundo editado por Paul Virilio extraído de los Grundrisse der Kritik de Politischen Ökonomie, 1857-1858 son apuntes frescos y novedosos, –hasta proféticos–, del papel de la técnica en el capitalismo. El ecuatoriano resaltó la categoría de subsunción formal y real del trabajo asalariado por la tecnología del capital, el segundo considera que la categoría central de Marx es la de general intellect.

Ambos fragmentos son indudablemente factura de la pluma crítica de Karl Marx: no son categorías contrapuestas y se complementan. Ambos fragmentos son una crítica política, centralmente anticapitalista, de las bondades, optimismos y sentido común progresista sobre la técnica capitalista.

¿Qué nos dicen ambos textos sobre la maquina y la tecnología? ¿La tecnología nos hará libres?

Subsunción formal y real del trabajo asalariado por la tecnología del capital

En el fragmento del capítulo VI la categoría subsunción quiere decir “poner bajo control” “pasar bajo el mando y la vigilancia” y en el “secuestro de la totalidad de capacidad productiva del trabajador”. Es, por tanto, una liquidación de la pluralidad de disposiciones del trabajador como sujeto.

La subsunción puede ser formal y real. Cuando el asalariado vende su fuerza de trabajo deja de ser dueño de si mismo y se enajena al patrón y formalmente deja de ser propietario de si mismo y esa es, para Marx, la subsunción formal. En otro lugar, el taller, el capitalista logra administrar la suma de subsunciones formales individuales para extraer realmente el trabajo vivo del obrero: el resultado es el aumento de la productividad del trabajo y de la tasa de plusvalía.

En ambas formas, real y formal, la tecnología juega un papel centralmente político. La técnica, los procesos productivos administrados, la maquina, el taller, el uso de la técnica no es “neutral”. Dice Marx “la técnica secuestra la capacidad total del trabajador, la reducción del tiempo de trabajo por la productividad es una abstracción marchita (...) convierten al obrero en un autómata dotado de vida. (...) el obrero se ha convertido en un componente vivo del taller” (Marx, 21 – 33: 2005).

La tecnología, que aumentó la composición orgánica del capital y al mismo tiempo la productividad del trabajo, es una forma de dominación política, subjetiva del obrero. Por medio de la tecnología, la innovación (como el taylorismo y el fordismo) se perfecciona, refina, pule y afina la explotación del capital sobre la fuerza del trabajo. La técnica no es neutral: es un instrumento político. Los grandes descubrimientos científicos y tecnológicos han perfeccionado los instrumentos de dominio y con ellos han colaborado con el perfeccionamiento de la explotación capitalista: eso, la pérdida de la totalidad del cuerpo del obrero es lo que Marx llamó subsunción.

¿No es acaso el cambio de ritmo, de tiempo, fuerza en la línea de producción por la introducción de nuevas tecnologías un instrumento político para disciplinar el cuerpo del obrero en la cadena de producción de mercancías del capitalismo? La maquina disciplina el cuerpo del obrero: le obliga a adaptar su cuerpo, mirada, tendones y músculos para la producción en la cadena de valor. Esto modela la subjetividad del obrero.

General intellect, fragmento de las máquinas

Del fragmento sobre las máquinas Karl Marx desprende la categoría general intellect que podría entenderse como el desarrollo general de la ciencia y la tecnología (por ejemplo la nanotecnología o la robótica) que se acumula como el capital intelectual general maquínico: este aumenta la productividad del trabajo y se convierte en capital fijo en las máquinas. El general intellect es lo central y convierte al obrero en un ápendice de la maquina en el taller: vamos, el obrero no es indispensable para la producción de mercancías. Dice Marx:

“La naturaleza no construye máquinas, ni locomotoras, ferrocarriles, telégrafos eléctricos. Son éstos, productos de la industria humana: material natural, transformado en órganos de la voluntad humana sobre la naturaleza o de su actuación en la naturaleza. Son órganos del cerebro humano creados por la mano humana; fuerza objetivada del conocimiento. El desarrollo del capital fixe revela hasta qué punto el conocimiento o conocimiento social general se ha convertido en fuerza productiva inmediata, y, por lo tanto, hasta qué punto las condiciones del proceso de la vida social misma han entrado bajo los controles del general intellect y remodeladas conforme al mismo. Hasta qué punto las fuerzas productivas sociales son producidas no sólo en la forma del conocimiento, sino como órganos inmediatos de la práctica social, del proceso vital real.”

En la categoría del general intellect el trabajador es despojado de todo tipo de participación activa en la producción de la mercancía, es una doble subsunción, una sobre alienación del trabajador al convertirlo en el apéndice rutinario para que el general intellect genere el proceso productivo global. Es decir la técnica capitalista lejos de humanizar al individuo lo enajena, subsume, de un modo redoblado.

En términos generales el capital no sólo explota y súper explota la fuerza de trabajo sino que subsume de modo redoblado la humanidad del trabajador. La explotación no es sólo la falta de salario y condiciones materiales del obrero, es una subsunción redoblada del trabajo por el capital al convertirlo en un autómata dotado de vida. Explotación y subsunción son dos formas simúltaneas de la explotación del capitalista de nuestra fuerza de trabajo. Es una alienación subjetiva.

Rechacemos ser tratados como máquinas

El capitalista trata a los trabajadores como máquinas. El capitalista busca que los obreros se traten a si mismo como máquinas. Quiere que reproduzcamos los mismos valores de vida, de sentimientos, quieren que hablemos igual. El capital reduce al mínimo el social vital general del obrero y reduce su vida a la de una máquina, a un autómata, con un poco de eso que llaman vida.

La lucha dentro de la fábrica por el aumento del mínimo vital (reducir la jornada de trabajo, tiempo para la comida, minutos para el descanso, reducir el ritmo de trabajo, aumentar los días de descanso, la lucha por guarderías, mejores condiciones de salud, días de asueto obligatorio, por detener el ritmo acelerado de producción, por reducir el ritmo de la línea) no es algo secundario: es una lucha política. No somos robots humanos.

Karl Marx pensó que la tecnología abría nuevos paradigmas. No era, definitivamente un ludita, pensaba que la emancipación del trabajo asalariado estaba relacionado con el control de la técnica capitalista y del general intellect.

El aumento de la potencia productiva social de toda la humanidad y con ello de la riqueza general total (privada a unos cuantos capitalistas) debería permitir “reducir por entero el tiempo de trabajo y transportarnos al paso de un individuo real y enteramente nuevo y dejemos de ser un instrumento”. No será posible una sociedad sin clases sin la socialización de lo producido por el general intelellect total del planeta.

La tecnología nos hará libres, siempre y cuando la expropien sus trabajadores y la socialicen como instrumento, como medio de producción y así busquemos resolver las necesidades sociales humanas y del planeta y con ello la tecnología deje de estar al servicio de la ganancia capitalista.

Fuentes:

Marx, Karl, La tecnología del capital, Ítaca, México 2005.
Marx, Karl, Fragmento sobre las máquinas, disponible en https://textos.wordpress.com/






Temas relacionados

Teoría // Ideología   /   Fuerza de trabajo   /   Karl Marx   /   Marxismo   /   Capitalismo   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO