Deportes

FINAL DE LA COPA CONCACAF: SORPRESA Y ESCÁNDALO

La selección de Jamaica, conmovida; la de México, avergonzada

Por la máxima competencia internacional a nivel selecciones que se juega en el Norte de América, Jamaica venció a la potencia regional –Estados Unidos- por 2 a 1, contra todos los pronósticos. México llega a la final en medio de un escandaloso final: 2-1 ante Panamá con dos penales inventados.

Viernes 24 de julio de 2015 | Edición del día

1 / 2

Foto: Reuters

Smile Jamaica

Jamaica es un país muy futbolero, basta con ver las decenas de videos en los que Bob Marley –uno de los símbolos de la isla- se luce como un hábil delantero. Pero ni su liga es muy competitiva, ni su selección mayor se habían destacado demasiado. Hasta el pasado Miércoles, cuando sorprendió a todo el mundo futbolístico con una victoria resonante en Estados Unidos ante la selección local.

Los “Reggae Boyz” lo definieron en una ráfaga en el primer tiempo, a los 30 y 35 minutos con goles de Mattock y Barnes. Para el seleccionado dirigido por Jurgen Klinsmann descontó Bradley a los 47 minutos pero no le alcanzó. De esta manera Jamaica no sólo llega por vez primera a la final de una competencia internacional, sino que se transforma en el primer seleccionado del Caribe en disputar la final de la Copa de Oro (que agrupa a los países asciados a la CONCACAF).

Un robo inédito a Panamá

El otro finalista es el combinado de México, que llega envuelto en polémica. Primero llegó una insólita expulsión al número 10 de la selección de Panamá, Tejada, por un supuesto golpe el la cara a Rodríguez del equipo azteca. El “golpe” le recordó la caricia de una abuela a miles de televidentes. Con un jugador menos, Panamá daba otra sorpresa y pasó al frente con gol de Torres, tras un córner que el número 5 y capitán del equipo panameño cabeceó abajo. Era el merecido 1 a 0, Panamá tuvo las mejores situaciones del partido y siempre buscó, a pesar de la desventaja numérica.

El partido y las esperanzas mexicanas se esfumaban pero llegó el robo a silbato armado: primero un penal inexistente cobrado a Torres que tras un despeje cayó sobre la pelota con la parte dorsal de su cuerpo. El referí estadounidense Mark Geiger vio “mano”. Increíble. Los propios relatores mexicanos reconocían con honestidad que no había falta de ningún tipo y se reían del fallo arbitral. Guardado lo transformó en el empate, a un minuto del final del tiempo reglamentario. En ese momento el plantel de la selección panameña totalmente indignado estuvo al borde de retirarse de la cancha. Finalmente decidieron jugar el tiempo suplementario.

En el alargue, el capítulo final de la farsa. Llegó de una incursión al área rival y un auténtico “piletazo” del delantero Vela que se tiró pomposamente ante la marca de la defensa panameña. Otra vez Guardado lo canjeó por gol. México y el réferi 2, Panamá 1. Impresentable.

Fue tal el escándalo que dos argentinos ex campeones del mundo expresaron su indignación: Maradona hizo un pedido para que el partido vuelva a jugarse y Mario Alberto Kempes, en su rol de comentarista de ESPN declaró al aire “Ya es todo una broma, apaguemos el televisor y vamos a dormir, qué más se puede esperar. Si eso es penal, yo soy Súperman”.

La final de la Copa de Oro, teñida de escándalo y sorpresa.







Temas relacionados

Selección mexicana   /    Panamá   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO