Economía

ECONOMÍA

La reforma tributaria proempresaria llega al Congreso con cambios

El Gobierno aceptó no aplicar un impuesto interno al vino y el champagne. Tampoco aumentará la tasa que aplica a la cerveza. La reducción del impuesto de electrónicos será gradual.

Lunes 13 de noviembre | 09:44

El macrismo ingresará hoy al Congreso su proyecto de ley de reforma tributaria que beneficiará al gran empresariado con bajas en la alícuota del impuesto a las ganancias no distribuidas y menores contribuciones patronales.

Te puede interesar: Una reforma tributaria para engrosar los bolsillos empresarios

El proyecto refleja una marcha atrás en relación a los impuestos internos que originalmente se iban a aplicar al vino y al champagne.

Este cambio es en atención al reclamo de los bodegueros y las autoridades de las provincias vitivinícolas que alertaron sobre los problemas que podría traer a las economías regionales el impuesto interno.

El oficialismo también retrocedió en el aumento del impuesto interno a la cerveza, que pretendía elevar del 8 % al 17 %.

En cuanto a electrónicas, frente al malestar que llegó desde las empresas y el Gobierno de Tierra del Fuego, la quita del impuesto interno sería gradual: para celulares, televisores y monitores se reducirían progresivamente del 17 % a 0.

Esto afecta particularmente a la producción fueguina que por el régimen especial no paga mucho de estos impuestos, por lo cual la quita dejaría a la provincia en igualdad de condiciones con otras jurisdicciones y con los importados.

Por ahora, el Gobierno nacional mantiene la suba desde el 8 % al 17 % del impuesto interno para las gaseosas con azúcar. El día viernes se conoció la amenaza de la empresa Coca Cola de no realizar inversiones si el oficialismo sostenía esta suba.

Los puntos centrales de la reforma son los siguientes:

-* Reduce aportes y contribuciones de la seguridad social: establece una suba progresiva del mínimo no imponible (MNI) debajo del cual las empresas no realizaran contribuciones patronales. En 2018 el MNI será de $ 2.400; en 2019 de $ 4.800; en 2020 de $ 7.200; en 2021 de $ 9.600; hasta alcanzar los $ 12.000 en 2.022. Estas cifras se ajustarán con la evolución del Índice de Precios al Consumidor. A la vez, se unifica las alícuotas de contribuciones patronales hasta un nivel de 19,5 %. Se eliminan las reducciones por zona geográfica. Se elimina gradualmente el tope máximo a los aportes personales a la seguridad social, actualmente en $ 82.000.

-* Impuesto a las ganancias de las empresas: reduce la tasa de 35 % a 25 % para las utilidades no distribuidas. La baja será gradual: 35 % en 2018, 30 % en 2019 y 2020 y 25 % en 2021. Se establecerá un impuesto adicional sobre dividendos o utilidades distribuidas hasta completar el 35 % de carga total. Se graba moderadamente a la renta financiera: 15 % para activos en dólares o indexados; y 5 % para activos de renta fija en pesos no indexados. El Poder Ejecutivo podrá subir la tasa hasta el 15 % en función de las condiciones económicas. Por otro lado, se duplica la deducción especial para autónomos. Se grava con una tasa del 15 % sobre la ganancia de capital por compra venta de inmuebles que no sean para el uso del contribuyente.

-* Impuesto al Valor Agregado (IVA): devolución del crédito fiscal para empresas que realicen inversiones en un plazo máximo de 6 meses. Se amplía la base imponible a servicios digitales prestados por empresas del exterior, como por ejemplo Netflix.

-* Impuesto al cheque: se podrá aplicar como pago a cuenta del impuesto a las ganancias

-* Baja de impuestos provinciales: apunta a un acuerdo con gobernadores para reducir el impuesto a los ingresos brutos, sellos y aduanas interiores.

-* Impuestos internos: se reducen progresivamente a 0 % las alícuotas para celulares, televisores, monitores, autos de gama media. Se sube de 10 % a 20 % la alícuota para aeronaves, embarcaciones de alta gama y motos de alta gama. Se suben las alícuotas para gaseosas con azúcar añadido. Se reducen a 0 % para gaseosas sin azúcar añadido. Para cigarrillos se establece un impuesto mínimo y alícuota de 70 %.

-* Impuestos ambientales: se aplicará tasas diferenciales a los combustibles en función de la emisión de dióxido de carbono

-* Impuesto a la transferencia de inmuebles: se elimina

El Gobierno también busca avanzar en un acuerdo de “responsabilidad fiscal” con las provincias para que los gastos no aumenten más que la recaudación. Busca llevar la avanzada ajustadora a todos los distritos.

En el toma y daca se pondrán en juego los recursos de los jubilados que se ahorre el Estado Nacional con la nueva fórmula de actualización que el oficialismo quiere imponer en detrimento de los haberes jubilatorios.

Busca distribuir a las provincias esos recursos para que los gobernadores acepten la restitución del Fondo del Conurbano a María Eugenia Vidal.

Una de las principales promesas de campaña de Mauricio Macri en 2015 fue la eliminación del impuesto al salario (mal llamado impuesto a las ganancias de la cuarta categoría). Esto no estará en discusión. Más de un millón de trabajadores lo seguirán pagando.

El aspecto presentado como más progresivo de la reforma es la extensión del impuesto a las ganancias sobre las rentas financieras con mínimos no imponibles y alícuotas moderadas: 15 % para los activos en dólares y 5 % para los nominados en pesos.

La propia presentación difundida por el Ministerio de Hacienda expone la tibieza del trato al capital especulativo: en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), tan venerados por el macrismo, las alícuotas promedio son de 42 % para los dividendos, 37 % para las ganancias de capital por acciones y 28 % para los intereses ganados.

Los especuladores venían presionando para que no se gravara la renta financiera, incluso la Bolsa porteña reflejó en varias jornadas subas y bajas al calor de los rumores sobre cómo sería el proyecto final del oficialismo.

Los trascendidos indican que un sector del Gabinete optó por grabar módicamente la renta financiera para encubrir de progresista la reforma proempresarial. Pero en estos días los funcionarios se encargaron de aclarar que no habrá aplicación retroactiva.

El oficialismo debatirá esta reforma durante los próximas semanas apostando a que la nueva conformación de las cámaras de diputados y senadores que tendrá lugar el 10 de diciembre le permita tener los votos necesarios.

No obstante, tanto para esta iniciativa como para las contrareformas laboral y previsional necesita de un acuerdo con el peronismo, gobernadores y la cúpula sindical, que se han mostrado prestos a votarle al macrismo las leyes centrales del ajustes en los años previos.

Es conocido que las empresas tienen un gran aparato al servicio de la contabilidad creativa para evadir impuestos y fugar capitales, contando además con paraísos fiscales que facilitan la tarea.

Te puede interesar: Argentina “offshore”: los CEO van al paraíso

El sistema tributario actual agudizará sus rasgos regresivos en tanto seguirá apoyado en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el impuesto al salario.

Es necesaria una amplia movilización obrera y popular para tirar abajo el impuesto al salario, quitar el IVA a los consumos populares y aplicar impuestos progresivos al gran capital y las grandes fortunas del país.








Temas relacionados

Nicolás Dujovne   /    Impuesto a las Ganancias   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO