Géneros y Sexualidades

XXXI° ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES

La precarización tiene cara de mujer

El taller “Mujer y trabajo productivo” del Encuentro de Mujeres se convirtió en un mosaico de múltiples situaciones de precarización laboral en el ámbito público, privado, cooperativo, inmigrante, juvenil, obrero, con una perspectiva: terminar con la desigualdad.

Carina A. Brzozowski

Agrupación Bordó Leo Norniella en Alimentación

Andrea Robles

@RoblesAndrea

Carolina Gaetmank

Agrupación Marrón clasista ATE

Miércoles 12 de octubre | 07:59

En uno de los talleres que abordaron el tema “Mujer y trabajo productivo” se desarrolló un rico intercambio que arrojó como denominador común la precarización, vinculada a una multiplicidad de formas que las mujeres viven cotidianamente en sus ámbitos laborales. Participaron trabajadoras estatales, docentes, de la salud, del ámbito científico, cooperativas de trabajo, inmigrantes, obreras y hasta jóvenes estudiantes. El taller también abordó el problema de la violencia de género y el machismo, la discriminación a las trabajadoras trans y el derecho al aborto libre y gratuito.

Se expresaron las distintas problemáticas de millones de trabajadoras de todo el país junto al debate sobre el rol de los sindicatos y la burocracia sindical, las comisiones de mujeres y el del propio Encuentro Nacional de Mujeres para derrotar la precarización. Los centenares de talleres, la actividad dentro del propio taller, las resoluciones y propuestas a la Comisión organizadora, las decenas de miles que durante horas marcharon por las calles, evidencia que el Encuentro reúne a una fuerza profundamente democrática y militante que no puede quedar enchalecada burocráticamente –como pretendió lamentablemente buena parte de la Comisión organizadora– y pugna por convertirse en una instancia de lucha.

Algunas voces del taller

Laura, médica de un hospital público de Mendoza, contó que la mayoría de las mujeres que trabajan en las salas de internación o en la guardia tienen formas laborales precarizadas, contratos o prestaciones de servicio, que pueden durar años, con condicionamientos, en las paritarias con aumentos menores de los que son de planta que ya de por sí son insuficientes para cubrir la canasta familiar. Y agregó: “la precarización responde a las políticas de los gobiernos, donde hacen recaer con impuestos y precarización el pago de sus deudas y la garantía de su sistema”.

Carina, del Centro Atómico, contratada hace 6 años pero trabajando desde hace 13 con otra modalidad de contratación, nos comentó que para ella el taller estuvo muy bueno siendo la precarización el tema principal, “en cualquier punto de trabajo, en una fábrica, en una cooperativa, en un residente, en un becario, la forma precarizada de las trabajadoras es unánime. Después tenemos un montón de puntos en común”. En relación al Encuentro nos dijo que “anhelo que como todos los años se va replicando el Encuentro se replique cada vez más y ese replique sea cada vez más llevado a la calle y que sea escuchado, visto y palpable”.

En el taller participaron compañeras de varias cooperativas de trabajo, call center, maestranza, limpieza de espacio público, textiles, entre otros trabajos que desarrollan. Una de las compañeras contó los múltiples problemas que enfrentan, empezando por la situación de las propias cooperativas ahogadas económicamente, por el aumento de tarifas, la falta de créditos accesibles, subsidios para renovar la maquinaria, etc. Por eso una de las resoluciones, fue la exigencia de éstos, la compra de la producción por parte del Estado y la expropiación definitiva de Madygraf, acompañado de un petitorio firmado por todas las presentes. Carina, de la cooperativa de Villa Soldati contó las dificultades de las trabajadoras inmigrantes que son permanentemente discriminadas. También hizo hincapié en los problemas vinculados a la violencia machista en el seno de los hogares, “que busca impedir la participación de las mujeres en el trabajo y la militancia”. Planteó la necesidad de que hubiera acceso a la educación sexual y cuestiones de género, como así también una guardería donde dejar a sus hijos mientras trabajan.

Carina, trabajadora de FelFort, comenzó su intervención con palabras simples pero profundas: “las obreras somos trabajadoras rotas”. Estas definen las consecuencias que padecen las obreras por los ritmos de producción y las condiciones laborales en las fábricas. Planteó también la necesidad de impulsar Comisiones de Seguridad e Higiene con participación de los trabajadores y Comisiones de Mujeres, que fueron reflejadas en las resoluciones del taller. “La única manera de conseguir nuestros derechos es organizándonos”, concluyó.

También se planteó que las mujeres organizadas y en las calles podemos conquistar nuestros derechos y que las comisiones de mujeres –varias contaron que contaban con ellas en sus lugares de trabajo– sirven para discutir con las patronales o en el sector público demandas como la de jardines maternales hasta enfrentar resoluciones como el “ítem aula” en Mendoza, que dejó sin vida a una docente por evitar que le descontaran su salario a partir del tercer día de licencia por enfermedad, o los casos de abuso y acoso laboral. En este sentido, se expuso un caso de acoso en el Centro Atómico de Rosario, al cual sacamos una foto grupal para expresar nuestro repudio. Por eso propusimos como resolución además del rechazo de todo tipo de violencia, abuso y acoso laboral, realizar campañas nacionales denunciando estos hechos. Como también la implementación efectiva de jardines infantiles en los lugares de trabajo y el cupo laboral para las trabajadoras trans.

Los desafíos del ENM después del #Ni una menos

Andrea, trabajadora estatal, planteó que el Estado es el primer empleador de trabajo precarizado, y cómo el contexto de ajuste y el plan de despidos de Macri y de los gobiernos del PJ y el FPV agudiza la precarización, el maltrato laboral y las consiguientes enfermedades laborales producto del stress extremo que provocan, además de temor al desempleo y miedo a luchar. “Los gobiernos, las patronales imponen la precarización laboral y la burocracia sindical la naturaliza y garantiza, desde los ’90; es un gran arma con la que cuentan. Para lograr nuestros derechos, la clave es organizarnos, superar estas divisiones y no delegar nuestra representación a la burocracia o a los políticos que gobiernan para los patrones, desde ahí podemos aprovechar todas las instancias. El Encuentro es un hándicap porque muestra la voluntad de lucha de miles de compañeras desde el que podemos dirigirnos a millones de trabajadoras del país. Tenemos que confiar en nuestras fuerzas”, expresó Andrea.

En las resoluciones quedó plasmada la exigencia a las dirigencias sindicales de un paro contra el ajuste de Macri y los gobiernos provinciales del PJ y el FPV y un plan de lucha nacional; por la igualdad de las condiciones laborales, igual trabajo igual salario. Por eso propusimos como resolución al Encuentro una gran campaña contra la precarización laboral.

Carolina, delegada estatal, contó que la Comisión de Mujeres surgió al calor de la necesidad de recuperar la guardería en el lugar de trabajo. Aunque algunas compañeras no veían la relación entre el trabajo y la lucha por el derecho al aborto, Carolina contó que el año pasado en su lugar de trabajo, al aparecer un feto en uno de los baños del Instituto, hizo que una compañera tercerizada fuera inmediatamente detenida y llevada a una comisaría en vez de recibir atención médica en un hospital. Tanto las autoridades, el sindicato oficialista como el servicio médico de allí escondieron los hechos aconsejándole a la compañera que lo mantuviera en secreto porque corría peligro su fuente laboral. A partir de ello, no hubo duda y como parte de las resoluciones se exigió la aprobación de la ley por el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito y la absolución definitiva de Belén.

Durante el taller también se firmaron petitorios contra los desafueros de los docentes de Tierra del Fuego y por el rechazo de la Evaluación en las escuelas.

Por último, la mayoría cuestionó la forma en que se decide por “aplausometro” las sedes de los encuentros y también porque la sede del ENM2017 fuera CABA. Cuando le preguntamos a Carina de Soldati que esperaba que resolviera este Encuentro, dijo “que la próxima sede sea en Buenos Aires, porque de las 250 mujeres que somos solo pudimos viajar 40 y porque se podría multiplicar la fuerza del Encuentro en el centro político del país para que nos escuchen”. Del mismo modo, Carina de Felfort se solidarizó de inmediato con la compañera, además de la necesidad de que todas las compañeras puedan participar, demostró la importancia de que el año que viene fuera en CABA: “Hace 20 años que no sucede, los medios en el interior aprovechan para ningunearnos, esta fuerza es necesaria llevarla a CABA y enrostrársela a Macri, desde donde dirigirnos a todo el país, otra cosa sería volverlo un Encuentro testimonial”.

Que la precarización laboral nos atraviesa es un hecho, político y de clase. Por eso mismo pretendemos que los Encuentros sean resolutivos. Natalia, docente de CABA también expresó esto diciendo “que en estos tiempos que corren, tanto el carácter testimonial del encuentro como el método para elegir la sede del año siguiente, resultan arcaicos”.

Un taller, una comisión entre tantas, de la cual salimos ávidas por cambiar esta realidad de raíz y con total independencia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO