Política

CÓRDOBA

La precarización laboral como “política de Estado”

Oficialismo y oposición convirtieron en ley el Plan Primer Paso. Dieron un paso importante en garantizar el trabajo precario al servicio de las necesidades empresariales.

Laura Vilches

Legisladora provincial PTS-FIT | @VilchesLaura

Martes 11 de noviembre de 2014 | Edición del día

En la última sesión de la unicameral cordobesa, el Gobierno de De la Sota no necesitó de su mayoría automática para convertir en ley el precarizador Plan Primer Paso para la juventud. Esta vez, todo el coro de la oposición burguesa, a excepción del FIT, le hicieron “la segunda”: el Frente Cívico, la Unión Cívica Radical, el Frente para la Victoria, Encuentro Vecinal, Unión Pro, el Partido Socialista y el Frente Renovador. Todos los bloques, avalaron, de este modo, que la incorporación de la juventud a su primer empleo sea bajo condiciones que la mayoría de quienes alguna vez trabajaron bajo su imperio, deploran.

“A partir de ahora son una política de Estado y ningún Gobierno, del signo político que sea, podrá no llevarlas adelante” se jactaba el delasotista Juan Grosso, titular de la Agencia de Promoción del Empleo de la Provincia que lo impulsa.

El Plan Primer Paso consiste en un programa que pretende incorporar mano de obra joven y barata al mercado laboral, aportando a naturalizar condiciones de trabajo paupérrimas. Entre otras, tal como consta en la Ley provincial nº 10236, se autoriza a quienes contraten para trabajar 20 hs semanales, a jóvenes entre 16 y 25 años a hacerlo en horario nocturno, aunque, claro está, la propia ley indique que “preferentemente” esto no deba ser así. Al mismo tiempo, si ya de por sí los $1500 que implica un PPP como paga son una miseria, los jóvenes deberán empezar a aceptar que esa miseria es apenas un “incentivo económico” para su “entrenamiento” como dice eufemísticamente el texto de la ley. Que le quede claro a todo el mundo: NO es un salario, y tal como sucede desde 1999 en que se implementó el plan bajo el primer gobierno de De la Sota, esa mensualidad no es de carácter remunerativa. Es decir, los derechos a aportes jubilatorios y demás cargas sociales, no serán tenidas en cuenta a la hora de contratar personal. Esto sí, Señor Gobernador que es un verdadero “incentivo”… pero para las patronales.

Esta era la razón y no la simple casualidad por la que representantes de las cámaras empresarias cordobesas estuvieron el día de la votación, ocupando su silla de espectadores a la espera de la ofrenda que el oficialismo y la oposición patronal, les brindaban en el recinto de la unicameral.

Verdaderas “becas” para los empresarios de la educación privada

A la par que se votaba la legalización del trabajo precarizado para los y las jóvenes cordobesas, y no conformes con la ofrenda, también en forma conjunta los personeros empresarios le servían subsidios en bandeja de plata a las instituciones de educación superior privadas. Los números del plan de becas provinciales dan cuenta de tal afirmación. Ya que si bien la ley indica que de las actuales 2500 becas que se entregan sobre la base del mérito académico, 1000 de ellas van dirigidas a institutos públicos, las restantes mil quinientas tienen como destino los institutos de educación superior privada.

Sin embargo, como si esto fuera poco, el pago de los $1500 mensuales que significa la beca, no alcanza a cubrir la cuota de los estudiantes que deciden hacerlo ya que las propias universidades ofrecen, para todo aquel que tenga esta beca, la “rebaja de hasta el 50%”, tal como lo explicaba , el mismo Juan Grosso en la sesión conjunta de la Comisión de educación y la de Asuntos legislativos el miércoles 22 de octubre.

Precarización laboral para “todos y todas”

Este último fin de semana nos dimos con la pieza que faltaba. El candidato presidencial del Frente Renovador, Sergio Massa, ofició de vocero de un acuerdo De la Sota que tiene sus vaivenes. Expresó que el PPP debe hacerse “política nacional”.
Como vemos, el nuevo consenso de derecha que la oposición patronal se aboca a desplegar, tiene entre sus puntos principales, seguir garantizando las ganancias patronales a costa de la superexplotación de la juventud de nuestro país.

A la situación de la juventud, que ya debe soportar los contratos temporarios como los de la UOM, al trabajo insalubre de los Call center, a las incontables horas que deben soportar quienes se emplean en el comercio, al trabajo en negro para más de un 50% de esos 561mil jóvenes de entre 16 y 25 años que habitan la provincia, ahora hay que sumarle el agravio de que todas esas condiciones -de por sí ya precarias- cuenten con mayor cobertura legal debido a esta ley.

Exigimos un salario digno igual a la Canasta básica familiar, jornadas no mayores a las 6 hs para que los jóvenes tengan un real acceso a la educación en todos los niveles y un verdadero derecho al esparcimiento que la precariedad de sus vidas boicotea a diario. La banca del Frente de Izquierda estará puesta al servicio de al servicio de conquistar, de la mano de la movilización en las calles, todos los derechos de la juventud.







Temas relacionados

Plan Primer Paso   /    Precarización laboral   /    Opinión   /    Córdoba   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO