BRUTALIDAD POLICIAL

La Policía salteña detuvo a un hombre que tenía un ACV y lo dejó morir

Los uniformados creyeron que estaba en estado de ebriedad y lo mantuvieron esposado durante más de 15 horas en un calabozo sin consultar con un médico.

Miércoles 25 de noviembre de 2020 | 11:41

Los hechos ocurrieron en Coronel Cornejo, en el departamento de San Martín, al norte de Salta. Norberto José Meana, un camionero cordobés de 48 años de edad que estaba trasladando mercadería de Arcor, había parado a descansar frente a una YPF al borde de la ruta nacional 56, ya que no se sentía bien. Se había comunicado con su familia para transmitirles esta situación y que sufría un fuerte dolor en el cuello, pero luego, por más que lo llamaron insistentemente, no pudieron volver a comunicarse.

Al día siguiente, rastreando su ubicación por satélite, uno de sus primos se comunicó con la policía. Fue allí que un efectivo les dijo que “no iban a tolerar más, no sabemos qué sustancia o qué tomó este tipo”. Ante la pregunta de si se habían comunicado con un médico para que lo viera, no obtuvieron respuesta.

Finalmente, se enteraron que Norberto había sido detenido una 15 horas, mientras sufría un ACV hemorrágico, y recién entonces fue trasladado al hospital de Mosconi y luego derivado al hospital Juan Domingo Perón de Tartagal. Ya entonces el hombre tenía muerte encefálica.

Su hermano Facundo relató que: "Cuando fui a la comisaría de Cornejo a sacar a mi hermano, me atendió un tal Farfán que me dijo que habían hecho una denuncia anónima al 911 señalando que mi hermano había estado manejando zigzagueando por la ruta el domingo a las 18.30. Y le pregunté cómo había pasado eso si mi hermano en ese momento no estaba en ruta, estaba descansando desde las 15.30. Abrió grande los ojos y se fue a la bosta, sin responder. Lo único que me dijo fue que le llevara el certificado médico".

Y agregó "Lo esposaron de tal manera que tenía las manos hinchadas, en el hospital de Tartagal le sacaron la ropa y cuando pregunté por qué me, dijeron que estaba todo mojado. Cuando vi el pantalón parecía que había cruzado el río, estaba todo orinado. Es decir, mi hermano padeció necesidades básicas y no fueron capaces de hacer algo, lo abandonaron y terminaron matándolo",

La familia haría la denuncia en los próximos días. Lo que vuelve a quedar claro es el desprecio por la vida de los trabajadores de parte de la policía que en Salta cuenta en su historial con un amplio número de casos de apremios ilegales, tortura y represión.







Temas relacionados

Abuso policial   /    Camioneros    /    Salta   /    Brutalidad policial   /    Libertades Democráticas   /    Salta

Comentarios

DEJAR COMENTARIO