Internacional

ISRAEL - PALESTINA

La población árabe de Israel realizó huelga contra la demolición de viviendas palestinas

La población árabe, que constituye un 20% de la población del país, realizó una huelga general. Reclaman el fin de la demolición de viviendas por parte del estado de Israel como represalias contra palestinos.

Jueves 12 de enero | 12:51

La huelga se realizó este miércoles, después de la demolición de once viviendas y estructuras construidas por los árabes en la localidad de Qalansuwa, en el centro de Israel. El gobierno de Israel dijo que las estructuras eran "ilegales" mientras que los pobladores árabes sostienen que las autoridades no les dan permisos para construir.

Las tiendas, las escuelas y las oficinas de los gobiernos locales, cerraron sus puertas a lo largo del día para protestar por la demolición de las viviendas en Qalansuwa. Los once diputados de la Lista Árabe Unida no han acudido hoy a la Kneset en solidaridad con la protesta.

Un comunicado del Ministerio de Finanzas de Israel se justificó las demoliciones diciendo que ninguna de las estructuras estaba habitada, algo que ha sido desmentido por el alcalde de Qalansuwa, Abdel Basat Salameh, quien además ha presentado su dimisión en protesta.

Según Salameh, los árabes se ven obligados a construir en su propia tierra porque no reciben de las autoridades israelíes el permiso para hacerlo. Las demoliciones se producen un mes después de que el primer ministro Benjamín Netanyahu alentara las demoliciones en las poblaciones árabes de Israel para contrarrestar las demoliciones en una colonia judía, Amona, situada en el centro de la Cisjordania ocupada.

La ocupación de territorios palestinos, el asentamiento de colonias y la destrucción de viviendas de la población árabe en esas regiones es una práctica ilegal y permanente del estado israelí. Hace pocas semanas en una histórica resolución el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que condena la política israelí de asentamientos y exige su cese "inmediato" y "completo".

Te puede interesar: Consejo de Seguridad de la ONU exige el fin de los asentamientos israelíes

Yaser Majluf, un testigo que ayer vio la destrucción de cinco estructuras en Qalansuwa, ha dicho que se trata de "una declaración de guerra contra la sociedad árabe… que incita a la violencia". En un mensaje recogido en su cuenta de Facebook, Netanyahu ha dicho que Israel cumple la ley de manera igual para todos.

Contradiciendo al Primer Ministro la organización israelí Betselem, denunció que la alcaldía de Jerusalén impone "un castigo colectivo" sobre los vecinos de Yabal Mukaber, barrio de residencia del atacante palestino que mató a cuatro soldados israelíes el domingo y donde se han recibido cuarenta órdenes de demolición.

Fadi Al Qunbar embistió, el pasado domingo, su camión contra un grupo de jóvenes soldados israelíes en el área de Armon Hanatziv, en el territorio ocupado de Jerusalén Este y muy próximo a su barrio, y asesinó a cuatro uniformados e hirió a otros diecisiete. "Desde entonces, las autoridades israelíes han adoptado una serie de medidas punitivas contra la extensa familia de Al Qunbar y otros residentes locales", indicó Betselem.

"Las medidas son un castigo colectivo sobre personas que no han cometido ningún delito. No hay justificación posible para estas acciones vengativas", dijo la ONG, que desde hace diez años denuncia los efectos de la ocupación israelí en los territorios palestinos.

"La imposición de un castigo colectivo en conjunto a la adopción de medidas administrativas contra los vecindarios palestinos de Jerusalén Este son una política conocida de la Alcaldía de Jerusalén", criticó Betselem en su nota.




Temas relacionados

Ocupación   /    Estado de Israel   /    Benjamin Netanyahu   /    Israel   /    Palestina   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO