Mundo Obrero

CORREO DE LECTORES

La pesada herencia de los noventa

Compartimos la carta recibida a la redacción de La Izquierda Diario de Hernán, trabajador despedido de la consultora CCR S.A para la que desempeñaba sus labores en Neuquén.

Jueves 6 de julio | 12:18

Acabo de llegar del ANSES indignado, tras casi doce años de trabajo en la empresa CCR S.A, voy a recibir durante ocho meses un cuarto de lo que era mi salario, en concepto del seguro de desempleo que para quienes están en “negro” no hay cobertura. Este es el saldo de mi “década ganada” donde las condiciones de vida de una gran parte de los trabajadores continua en nivel paupérrimos de vida, a consecuencia del neoliberalismo que se inicio en los 70 y se profundizaron de los 90 del siglo XX y sigue hasta la actualidad. La consultora para la que trabaje, en Neuquén y alrededores, estuvo siempre con deudas y conflictos que se pueden verificar en cualquier buscador online.

En este marco nuestros salarios fueron pagados con demoras y ni hablemos de los viáticos. En los distintos años en los estuve en la compañía, en que vale aclarar no pagamos ganancias aunque si parábamos éramos estigmatizados como los paro de la “abundancia”. Que por otra parte solo pagaban dicho canon un 25 por ciento de los trabajadores en “blanco “, por no refirme al los que están “negro” que eran casi el 40 de la población económicamente activa. Con todos estos antecedentes CCR efectivizó su quiebra en junio de 2017, perjudicando a unos 180 trabajadores sin ningún tipo de medición estatal o judicial que evite tal desastre social.

También te puede interesar: Quiebra fraudulenta deja a 250 familias en la calle

Estas líneas que agradezco a la Izquierda Diario, me sirven para canalizar mi bronca actual y pasada de tantos años laborales, de más de veinte ya, que me han estado signados por tareas de servicio, lo que marcan la precariedad en vivimos en este país, para una gran parte de los que nos iniciamos en el mundo laboral allá por los 90. En este año me paro para pensar el presente, como estudiante de Historia de la UNCO Neuquén que soy, desde el mismo año que ingrese a CCR, que marca la lentitud de mis estudios como para todo aquel que trabaja. Pero retomando los 90 veo en aquella década el fin de lo poco que el país poseía como recurso estratégico para “domar” al capital. Que eran las energías y las comunicaciones en sus distintas formas, que el gobierno de Menen privatizo de manera directa y otros ámbitos salud, educación, seguridad de forma más solapada. Pero todo ello no ocurrió por un señor macabro oriundo de La rioja, acá podemos apelar a la “pesada herencia” de quienes festejaban en el menemato, a ver si les suena Macri, Scioli, Pichetto los Fernández, los Kirchner, Massa, y no continúo para no aburrir. Con ello pretendo mostrar que lo que nos pasa nos es producto de la casualidad o impericia gobernante, sino una corporación política que bajo diferentes ropajes mutan de un partido a otro con total impunidad, bajo la lógica de una construcción “política”.

Como olvidarme del desprestigiado sindicalismo burocrático que fueron socios del sector político de los noventa en adelante, como el nefasto Pedraza acusado intelectual de la muerte de Mariano Ferreyra, que justamente el militante de izquierda peleaba por detener la precarización de los obreros ferroviarios.

Coincidentemente este socio sindical del kirchnerismo, es el mismo que los noventa apoyaba las privatizaciones de los trenes. Actualmente continúan personajes como Barrionuevo, Benegas (fallecido), Moyano, entre otros, que alternan con el poder de turno sin ninguna vergüenza. Este coralario de de alianzas entre poder político y sindical, de los cuales muchas son parte del poder económico en algún caso o claros beneficiarios en otros, demuestran que los 90 lamentablemente están muy cerca.

Finalmente de lo dicho en este de javu se desprenden no muchas esperanzas en el futuro inmediato, en un contexto de ajuste sistemático en un país cada vez más pobre y exfoliado. Por ello como adherente al pensamiento de izquierda, creo que la salida es la lucha desde abajo y no con gobiernos del “giro a la izquierda” que han profundizado el juego a la derecha, sino en un real gobierno de Izquierda, con mayúscula.

Hernán Darío Ercoli: DNI 23485172.








Temas relacionados

Consultoras   /    Despidos   /    Opinión   /    Neuquén   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO