Mundo Obrero

JABONEROS

La pelea por la recuperación del sindicato

La burocracia Verde mantuvo el sindicato. La Bordó crece y conquista congresales. Primeras conclusiones de la lucha por la recuperación del Sindicato de Obreros Jaboneros del Oeste (S.O.J.O.).

Franco Villalba

Trabajador de Alicorp | La Matanza

Jueves 23 de junio de 2016 | Edición del día

Las claves de la pelea en jaboneros

1. Primeros pasos

Al trabajo histórico en la comisión interna de Alicorp de La Matanza y dentro de Procter&Gamble se sumó el proceso antiburocrático que se estaba desarrollando en Guma, una importante fábrica de Colonia Caroya (Córdoba). En el 2012 había obtenido el triunfo la lista Verde, de donde surgió su secretario general con 200 votos, mientras la Bordó solo conquistó 4. Al poco tiempo los obreros de Guma resistían los despidos, contra la entrega de la Verde y hacían una experiencia acelerada con esa dirección. Inmediatamente viajó una delegación de Alicorp a llevar su solidaridad y la de La Bordó, estrechando lazos con esos obreros.
Durante los viajes de jaboneros de Buenos Aires a Córdoba y de Córdoba a Buenos Aires se fue generando un importante proceso de militancia obrera. No solo de jaboneros combativos, también con la ayuda de obreros y estudiantes del PTS que se comprometieron con la campaña.

 En abril, los trabajadores de Guma viajaron a Buenos Aires y en un gran asado junto a los jaboneros de Procter&Gamble y Alicorp acordaron lanzar la pelea por el sindicato, votando a Franco Villalba como candidato a secretario general y un programa antiburocrático y anti-patronal, ligado a la izquierda; contra el ajuste de Macri, por asambleas resolutivas y democráticas, por los derechos de las mujeres trabajadoras (a igual trabajo igual salario que los hombres), defensa de los puestos de trabajo, contra los retiros voluntarios, que son despidos encubiertos (como pasó en P&G), efectivización de los contratados, no al trabajo en negro, son algunas de sus principales definiciones.

En mayo una delegación de Alicorp viajó a Córdoba y los trabajadores de Guma prepararon un locro en el club de la fábrica. La Bordó, que era una realidad y se referenciaba en la izquierda, recibió el apoyo del FIT con Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Laura Vilches, diputada del PTS en Córdoba.

Juntos, los trabajadores de las tres fábricas y la militancia de las regionales de CABA y GBA del PTS, recorrían todas las jaboneras. Ahí conocieron realidades diferentes. Velerías y seberías que trabajaban en condiciones deplorables y sin las menores medidas de seguridad e higiene.

Viajaron a Paraná, donde acercaron ropa de abrigo a esos obreros, quienes no tenían garantizadas ni las mínimas condiciones de trabajo.

Establecimientos con muchas obreras, a los que se volcó Andrea, la candidata de La Bordó, recibieron una carta personal explicando la necesidad de incorporar los derechos de la mujer trabajadora (no solo la igualdad con los hombres, sino el derecho a la maternidad, o las guarderías) y hasta también se repartió masivamente un proyecto de convenio para todo el gremio.

2. Avanzaba la Bordó. La Verde… patoteo y fraude

La ruptura de los jaboneros de Guma con la Verde y su adhesión a la Bordó, le prendieron una luz de alarma a la burocracia. Tenían que compensar los votos que perdían en su principal bastión. 

La burocracia tomaba nota del descontento y la pérdida de influencia que comenzó a escalar en “su” bastión, Guma y comenzó a recostarse en las fábricas “medianas” de CABA y GBA, desarrollando una política de “territorio” Verde con sus métodos: apretando a los trabajadores que los cuestionaban y patoteando a los obreros de la Bordó que llevaban sus propuestas. Temían perder el sindicato, la fuente de sus privilegios. Iban armando el fraude.

Nunca le entregaron los padrones a la Bordó, lo publicaron en cartelera y recién lo entregaron un día antes de las elecciones. La Bordó se preparó también para dar pelea en este terreno. Lo primero fue confirmar si los trabajadores de la lista oficial eran verdaderamente jaboneros y, como preveían encontraron 120 truchos de los 1200 que en ese momento declaraban como afiliados. Gente fallecida, trabajadores de otras ramas, datos inventados porque no coincidía el nombre con los documentos, eran parte del padrón.

El Ministerio de Trabajo nos recibió porque hicimos un corte de calle en CABA junto a estudiantes, docentes y trabajadores solidarios para hacer oír el reclamo. Obligamos a la Verde a sacar a los truchos. Pero las maniobras seguían, la burocracia no quería dejar el sillón que le garantiza su vida de ricos. Recurrieron a la maniobra de entregar carnets nuevos unos días antes de la elección y sacar una resolución estableciendo que la identidad se acreditaba con el nuevo carnet (que por supuesto no tienen ni foto), para obviar el uso del DNI y llevar a votar a cualquiera. 

 3. El escrutinio. La pelea en la calle con la Verde y su “guardia pretoriana” y el aguante del PTS

El día de la elección merece un párrafo aparte, porque si bien se venía discutiendo con las decenas de jaboneros que participaron ese día que el escenario iba a ser duro y que había que defender los votos contra la patota de la Verde, impedir las maniobras y plantarse, era una situación que nos costaba sostener. La acción de las agrupaciones obreras, estudiantiles y de mujeres de Pan y Rosas y el PTS fueron muy importantes porque contribuyeron a moralizar a los obreros que eran hostigados en el interior del sindicato. Desde la mañana, cientos de compañeros se fueron acercando y se mantuvieron a lo largo del día en guardia, frente a frente con los matones de la burocracia y la policía que los custodiaba.

En Córdoba la burocracia también apostó en la puerta de Guma una decena de barras de Talleres con remeras de la Verde: el PTS respondió con una delegación de 50 compañeros que se mantuvieron al frente, a la cual se fueron sumando los jaboneros de Guma a medida que iban saliendo de la fábrica.

 4. La pelea por los congresales Bordó

Como denunciamos en toda la campaña electoral, la lista Azul que se presentaba como alternativa a la Verde no era más que una colectora de su burocracia amiga.
La pelea no terminaba. La Bordó superó holgadamente el 20% necesario para obtener la minoría y los congresales correspondientes. Sus agrupaciones de las fábricas jaboneras lanzarán una campaña política, democrática, legal y militante por su reconocimiento. Ahora se preparan para utilizar esta ubicación conquistada nacionalmente para pelear las próximas elecciones a comisión interna en Guma y luego en Procter&Gamble y así poder desarrollar una fuerte agrupación clasista. La pelea por recuperar los gremios se convierte en fundamental en esta etapa de crisis. El proceso mismo permite que se vayan fogueando los dirigentes para los futuros escenarios más decisivos.

Somos conscientes, como vimos en el SOJO, que la burocracia apelará a su manual harto conocido para sostenerse: calumnias, fraudes, patotas de barras bravas y persecución a la disidencia. Pero todo esto puede contrarrestarse cuando hay obreros y obreras decididas y una izquierda dispuesta a fundirse con los trabajadores en sentido clasista, para echarlos definitivamente y recuperar sus organizaciones para los trabajadores.

Voces

Valoro esa experiencia generada con la burocracia que no quiere que le quitemos sus privilegios de reyes. Pero también la alegría de habernos conocido. La enorme satisfacción de conocer a los tuyos, a los que te bancan.
Sabíamos que si se ponía fea con la patota ibas a mirar hacia tu lado y ese compañero estaba resistiéndola junto a vos. Desde bien adentro sale el “Vamos la Bordó”, hay que seguirla. Valoro esa experiencia generada con la burocracia que no quiere que le quitemos sus privilegios de reyes. Pero también la alegría de habernos conocido. La enorme satisfacción de conocer a los tuyos, a los que te bancan.
Sabíamos que si se ponía fea con la patota ibas a mirar hacia tu lado y ese compañero estaba resistiéndola junto a vos. Desde bien adentro sale el “Vamos la Bordó”, hay que seguirla. (Gaby)

Me da bronca por el triunfo de una política de patoteadas y clientelismo frente a propuestas de trabajadores que estamos cansados de que los oportunistas nos roben desde el sindicato. Pero también estas elecciones han generado un gran grupo y entusiasmo entre los que hemos sido delegados, los que estamos hace rato en la Bordó. Porque nos dimos cuenta que no estamos solos y que hoy somos una gran fuerza. Tenemos un pie en el SOJO con nuestros congresales y a fin de año podemos ser tres comisiones internas de La Bordó. Hay mucho laburo y esperanza por delante. (Pepe)

Yo en estas elecciones veo la participación de más compañeros. Tanto de otras fábricas como en la que estamos. Es muy positivo. Veo que estamos creciendo como agrupación. Se ve que hacemos bien las cosas y creo que se van a ir sumando más compañeros de otras fábricas. (Sergio)

Me da bronca por el triunfo de una política de patoteadas y clientelismo frente a propuestas de trabajadores que estamos cansados de que los oportunistas nos roben desde el sindicato. Pero también estas elecciones han generado un gran grupo y entusiasmo entre los que hemos sido delegados, los que estamos hace rato en la Bordó. Porque nos dimos cuenta que no estamos solos y que hoy somos una gran fuerza. Tenemos un pie en el SOJO con nuestros congresales y a fin de año podemos ser tres comisiones internas de La Bordó. Hay mucho laburo y esperanza por delante. (Pepe)

Yo en estas elecciones veo la participación de más compañeros. Tanto de otras fábricas como en la que estamos. Es muy positivo. Veo que estamos creciendo como agrupación. Se ve que hacemos bien las cosas y creo que se van a ir sumando más compañeros de otras fábricas. (Sergio)







Temas relacionados

Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO