Política

ELECCIONES EE.UU.

La particular visión de Cristina Kirchner sobre el triunfo de Donald Trump

La ex presidenta afirmó que la elección que le dio el triunfo al magnate fue algo “maravilloso” porque el pueblo votó contra el establishment a pesar de los medios. Dijo que no se votó una propuesta racista.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Viernes 11 de noviembre | Edición del día

Son millones las personas que alrededor del mundo se encuentran conmocionadas y expresan su rechazo al triunfo del racista, xenófobo y misógino Donald Trump.

Entre esas personas, no se encuentra la ex presidenta argentina, Cristina Kirchner.

Durante un acto ayer en Florencio Varela, la ex mandataria afirmó que “lo maravilloso de esta elección es que el pueblo de los Estados Unidos votó de acuerdo a lo que está sintiendo económicamente. Fíjense que había más de 300 medios de comunicación que apoyaban a la otra candidata y solamente 13 medios apoyaban a quien ganó. Sin embargo, la sociedad, a pesar de los exabruptos, a pesar de los estereotipos, eligió a alguien que decía que les iba a devolver el trabajo. Si después cumple, no está en análisis esto”.

No conforme con encontrar en la elección que le dio el triunfo a Trump algo “maravilloso” y un nuevo motivo para su relato sobre los medios de comunicación, Cristina Kirchner también interpretó que el triunfo del magnate republicano expresa una reivindicación de su política económica: “Fíjense que a nosotros se nos acusaba de proteccionistas y de que quedábamos mal con el mundo, y fíjense lo que acaba de suceder en el país y en la economía más importante del mundo, señoras y señores. Acaba de ganar alguien que hace del proteccionismo, de sus trabajadores, de sus empresas, pero fundamentalmente de sus trabajadores y de su mercado interno, una bandera”.

Olvidó la ex presidenta mencionar en este tramo de su discurso que la "protección" del discurso de Trump deja de lado a los trabajadores latinos o musulmanes, fuertemente despreciados por el magnate republicano y señalados por éste como culpables de los padecimientos de los trabajadores norteamericanos. Sin embargo, sí rechazó Cristina Kirchner el racismo a la hora de referirse a la política doméstica, en implícita respuesta a su ex hombre fuerte en el Senado, Miguel Ángel Pichetto.

En la misma sintonía, la ex presidenta aprovechó para decir que el modelo económico del gobierno de Mauricio Macri "llega tarde a lo que está pasando en el mundo. Las economías centrales están abandonando las políticas neoliberales y teniendo un proteccionismo más profundo del que siempre tuvieron".

Asimismo, Cristina Kirchner leyó en el triunfo del magnate una victoria contra el establishment neoliberal: “Porque a no engañarse, señores, el que crea que ganó el Partido Republicano, está equivocado. En Estados Unidos ganó alguien que representa la crisis de la representación política producto de la aplicación de políticas neoliberales desde el Consenso de Washington”.

Según la ex mandataria, es secundario quién encarne ese proceso: “Porque más allá de los estereotipos, más allá de los extremos, que nadie piense que el pueblo de los Estados Unidos ha votado, como quieren hacerlo aparecer, una propuesta racista. Cómo van a hablar de voto racista de una sociedad que votó al primer presidente afroamericano y lo volvió a elegir a los cuatro años. No. Lo que el pueblo de Estados Unidos está buscando, y lo está buscando aparentemente desde la propia elección de su presidente afroamericano, es alguien que rompa con el establishment económico que lo único que les ha causado es pobreza, desalojos, pérdidas de sus casas, pérdida de su trabajo, eso es lo que pasó. Que quien lo encarne sea una persona con determinadas características personales no puede oficiar de árbol para taparnos el bosque, por favor”.

De acuerdo a Cristina Kirchner, esas “determinadas características personales”, que son el racismo, la misoginia y la xenofobia, es apenas un dato secundario.

Finalmente, remarcando sus ideas, la ex presidenta celebró que “en Estados Unidos pudieron sustraerse de todo lo que les decían y votar lo que consideraban que mejoraría su situación económica”.

La ex mandataria profundizó entonces las definiciones de quien fuera su candidato presidencial, Daniel Scioli, quien el día anterior había señalado que Trump había logrado interpretar a “las clases populares”, mientras que por su parte, el presidente Macri, tras haber apoyado a Hillary Clinton, ordenó a su equipo de trabajo aceitar vínculos con el magnate republicano.

Mientras el régimen político se ubica de esta forma frente al triunfo de Trump, desde el Frente de Izquierda, lejos de las definiciones de Cristina Kirchner o de Macri, se ha planteado que el hecho de que un demagogo reaccionario, multimillonario, misógino y racista haya canalizado la bronca contra el establishment norteamericano es resultado del descontento frente a la crisis capitalista sin que exista una alternativa política de los trabajadores que plantee una salida anticapitalista a los grandes padecimientos del pueblo trabajador. Mientras que muchos afroamericanos, latinos y jóvenes directamente no fueron a votar, desilusionados con el Partido Demócrata, un sector importante de la clase obrera le dio su voto a la demagogia antiinmigrante de Trump. Más que nunca, la construcción de una alternativa política anticapitalista e internacionalista de los trabajadores es una necesidad de primer orden para terminar con las divisiones de la clase obrera fomentadas por las clases dominantes, y para levantar todas las demandas de los sectores explotados y oprimidos, para luchar por una alternativa revolucionaria y la construcción de una sociedad socialista.




Temas relacionados

Donald Trump   /    Mauricio Macri   /    Barack Obama   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Daniel Scioli   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO