Sociedad

NEGLIGENCIA ESTATAL Y CORONAVIRUS EN LAS VILLAS

La pandemia no para en las villas de CABA: ya son 1877 los contagios de Covid-19

Según el último informe del Gobierno de la Ciudad presentado este viernes, en las últimas 24 horas se detectaron 226 nuevos casos. Mientras el virus se sigue extendiendo de manera exponencial, los testeos realizados representan un porcentaje muy bajo comparado a la cantidad de habitantes en los barrios más vulnerables y las soluciones de fondo siguen sin llegar.

Viernes 22 de mayo | 15:24

Según declaró en la conferencia de prensa de esta mañana el ministro porteño de Salud Fernán Quirós, los casos confirmados en toda la Ciudad el día de ayer fueron de 395. Eso significa que los 226 detectados de las villas representan el 60% de los positivos. Hasta el momento el total de positivos en toda la Ciudad de Buenos Aires asciende a 5200, y son 168 las personas fallecidas.

Quirós aseguró que el incremento en la curva de contagios en la Ciudad se debe a la evolución de la enfermedad y al cambio de estrategia del “Programa DetectAr”, que están realizando en conjunto con el Gobierno Nacional, a través del cual buscan casos asintomáticos en las villas puerta a puerta para aislarlos, según declaró el funcionario.

Presentó también resultados de cada uno de los barrios: en la villa 31 -Barrio Padre Mujica- de Retiro se realizaron 1.411 testeos, de los cuales se confirmaron 839 casos positivos; en la villa 1.11.14 -Barrio Padre Ricciardelli- de Flores se hicieron 654 testeos, donde 288 fueron positivos; y en la 21.24 de Barracas se practicaron 176 testeos y se encontraron 35 enfermos.

Cerró declarando orgulloso: "Vamos a continuar con la misma estrategia, mañana iniciamos el Programa Detectar en el barrio 15 y el martes en el barrio 20". Tratando de dejar en el imaginario que la cantidad de tests realizados por la Ciudad es la que arroja un aumento en los totales, como si sólo dependiera de eso. Y desconociendo las condiciones en las que viven allí y que son las que provocaron este brote imparable en dichos barrios, donde viven hacinados y sin servicios de salud adecuados, ni agua para higienizarse, ni comida para alimentarse. De esos números Quirós no habla.

Te puede interesar: Dossier Villa 31: La ciudad informal y la miseria de los gobiernos

Porque si van a hacer cuentas, hay algunas que se le olvidaron: En la Villa 31, la cantidad de testeos hechos representa sólo al 3% del total de la población. A este ritmo, pueden llegar a terminar de relevar a sus habitantes de acá a noviembre de 2021. En la 1.11.14, la cantidad de test fue al 1,6% de su población total. Y en la 21.24, los hisopados hechos representan la ínfima parte del 0,3% de la población total. Lo que nos da que 4 años y medio sería el tiempo que demandaría en testar a todo el barrio. Además de que solo se está realizando en 3 de los 57 que existen en CABA. Hacen falta Test Masivos para todos los habitantes de los barrios con suma urgencia.

Y a pesar de estos números que intentan ocultar, las condiciones en las que viven siguen siendo infrahumanas. Los protocolos especiales para este tipo de barriadas siguen sin existir. Además de las denuncias que hacen muchos vecinos de que por estar sospechados son trasladados en condiciones de hacinamiento y falta de limpieza en los micros que dispone la Ciudad para llevarlos a los centros de salud. Incluso hay denuncias de vecinos de la 21.24 de personas que esperan resultados en habitaciones sucias durante días, en contacto con pacientes positivos. Todo eso en el marco del Programa DetectAr. La exposición que tienen al virus es constante.

Esto pasa en la Ciudad de Buenos Aires, pero también en los barrios vulnerables del conurbano bonaerense, donde se sabe que hay casos de Covid-19, aunque el Gobierno aún no hizo públicos datos oficiales. Se sabe que los barrios son 981 en el Área Metropolitana, y albergan a 328323 familias. Organizaciones que trabajan con los habitantes de los barrios de la provincia de Buenos Aires, vienen haciendo movilizaciones contra la situación de precariedad y hambre en esas zonas, lo que indica que aunque no haya números oficiales, la situación también es crítica. No llega la asistencia alimentaria, ni la sanitaria, ni la económica.

Te puede interesar: Organizaciones sociales se movilizaron al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación contra el hambre

Todas las denuncias que vienen llevando adelante organizaciones sociales, políticas, personalidades, vecinos de los barrios, tienen que ver con la necesidad de mayor presupuesto en asistencia médica, en alimentación que alcance, además de infraestructura para alojar a sospechados y positivos. Ni hablar que de mínima tienen que estar garantizados todos los servicios básicos, incluyendo el agua. Esta es la única manera de parar el crecimiento exponencial de la enfermedad entre los más vulnerables.

Esta situación agravante en los barrios populares no puede conllevar a la naturalización de la entrada del Ejercito para la asistencia alimentaria. La iglesia realizó el pedido al gobierno nacional y se aprestan a desembarcar en los barrios. Ya hemos visto lo que pasa cuando se ponen las fuerzas en las calles: cientos de denuncias de abuso policial y de las fuerzas represivas así lo confirmaron desde el inicio de la cuarentena en todo el país. Para dar un ejemplo, hace unos días, está desaparecido Luis Espinoza en Tucumán en manos de la policía provincial. Los barrios vulnerables necesitan resolver la asistencia alimentaria, en medio del salto en los contagios, empezando por un salario de cuarentena de $30000, como propone el FIT y no los miseros diez mil que da el estado nacional, monto que no alcanza ni para una semana de alimentación para una familia tipo. Mientras son las organizaciones territoriales con el apoyo del estado las que deberían organizar los comedores, como lo vienen haciendo hace años, ya que son los que conocen la realidad de las familias. Se necesita asistencia alimentaria y sanitaria urgente, no militares. La presencia del Ejército no es inocente ni son damas de caridad. Su sola presencia intimida y es la expresión más fuerte del intento de coerción estatal contra los reclamos persistentes de los vecinos de los barrios.

Te puede interesar: ¿Por qué el Gobierno manda a las Fuerzas Armadas a repartir comida en la Villa 1-11-14?

El miércoles por la noche se juntaron en la Residencia de Olivos el presidente de la Nación junto con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kiciloff y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. Del mitín salieron los tres muy entusiasmados por el trabajo en equipo que vienen llevando adelante. Es evidente que el trabajo en equipo también incluye el salvataje a las grandes empresas, como el pago de subsidios al Grupo Clarín o la multinacional Volkswagen.

Pero los barrios vulnerables, las villas miseria adonde se vive en las peores condiciones, no es la prioridad para ellos. No dijeron una palabra de como avanzar para enfrentar esa difícil situación a la que están expuestos miles. Está a la vista además porque allí sigue todo igual, y cada vez peor.

Esta situación tiene salida, pero solo es afectando los grandes intereses. Nada más que con el Impuesto a las Grandes Fortunas se logrará reunir lo necesario para asistir a absolutamente todos los habitantes de la Argentina. Y más allá de que muchos han sugerido la necesidad de que exista ese impuesto, el único proyecto presentado hasta el momento es el del Frente de Izquierda de Nicolás del Caño y Romina del Plá. Exigimos que se debata con urgencia en el Congreso para que no haya más habitantes de primera y de segunda.







Temas relacionados

Impuesto a las grandes fortunas   /    #TestsMasivosYa   /    Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Frente de Izquierda y de Trabajadores - Unidad   /    Villa 21-24   /    Villa 1-11-14   /    FIT   /    Hacinamiento   /    Villa 31   /    Nicolás del Caño   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO