Internacional

URUGUAY

La nueva composición de la bancada frenteamplista y sus contradicciones

Walter Vidal

Montevideo

Sábado 8 de noviembre de 2014 | Edición del día

Cámara de Diputados // Fuente: Minería en Uruguay

Los datos más interesantes aparecen en el Frente Amplio, donde se dan importantes corrimientos en el electorado. El gran triunfador es el Espacio 609 de Mujica y Topolansky con el 34% a la interna de la coalición de gobierno, seguidos muy de lejos por el Frente Líber Seregni con 18%, tercero la 711 de Sendic con el 14%, y el Partido Socialista con 12% son los datos más importante. La 1001 del Partido Comunista (PCU) se mantiene en un 6,3%, y Constanza Moreira ingresa al senado con su propio lema y prescindiendo del MPP (principal corriente de Espacio 609) con casi 8% de los votos a la interna del FA. Estos números se traducen en 6 senadores para el MPP, 3 para el Frente Líber Seregni (FLS, grupo del actual vicepresidente Danilo Astori), 2 para Sendic y el PS, y uno para la 1001 (Partido Comunista y aliados) y Constanza Moreira. De conjunto el “Grupo de los 8” (un bloque electoral dentro del FA compuesto por MPP, PCU, Sendic, CAP-L, y otros) se queda con 9 de 15 senadores de la bancada de gobierno, y el astorismo FLS pierde dos bancas.

Analizando los números, queda claro que el principal beneficiario del crecimiento del FA en el interior y de la captación de voto blanco y colorado ha sido el MPP. El FLS reafirmó sus dificultades para sostener la pelea por el voto de “centro” que ya manifestaba después de escándalos como el de PLUNA. De conjunto el ala de Danilo Astori sale golpeada de esta elección perdiendo peso en la bancada frenteamplista. Frente a esto, los distintos analistas de la burguesía y los propios partidos derechistas agitan el fantasma de la “bancada con mayoría radical”, donde en el próximo período de gobierno de Vázquez si bien tendrá mayorías parlamentarias, puede darse una dinámica de mayores tensiones a la interna del Frente Amplio. Este presagio tiene una cuota de verdad, ya que Mujica como líder de bancada buscará imponerle condiciones al Ministerio de Economía de Astori en importantes votaciones como la del presupuesto. Pero en lo estratégico tienen acuerdo. Y de hecho la transición encarada desde hace más de un año por Mujica en vistas de un nuevo gobierno es una demostración de que las diferencias son en la superficie. El puerto de aguas profundas de Rocha, la planta regasificadora, la de ciclo combinado de UTE, o los proyectos extractivistas son compartidos por todas las alas del FA.

Otro de los mitos dice que una bancada liderada por el MPP sería más de "izquierda". Sin embargo el voto masivo por el MPP también es un voto a la línea de seguridad de Bonomi, y va de la mano con el 46% que votó el SI a la baja y que el Partido Colorado no capitalizó.

El eventual vicepresidente Raúl Sendic consolida su votación de las elecciones internas, ocupando un espacio electoral que combina la simpatía de sectores que estuvieron en el astorismo, con una porción de voto del "espacio MPP" (al cual también pertenece la CAP-L).

El Partido Comunista a pesar de mantener la banca de la 1001 en senadores, lo hace a costa de acuerdos políticos con un viejo conocido de la casa como Marcos Carámbula, quien después de la ruptura del PCU de 1991-1992 se dedicó a integrar todo tipo de acuerdos "progresistas" que expresaban alas derechas en el Frente Amplio. Frente al hundimiento de sectores como el FLS y otros, Carámbula opta por volver a una alianza con su viejo partido. El acuerdo con el ex Intendente de Canelones surgió de la necesidad del PCU de rearmarse electoralmente, después de la decadente votación en las elecciones internas donde su propia base de votantes le termina cobrando el costo político de apoyar a Tabaré Vázquez, cuando la candidatura de Constanza Moreira aparecía como "más de izquierda". En este sentido, el acuerdo con Carámbula de cara a Octubre expresa un nuevo giro a la derecha del PCU que aún así no pudo avanzar electoralmente.

Constanza Moreira con su sublema "Casa Grande" acumula más de 75 mil votos resultando una de las granes ganadoras de la primera vuelta electoral, ya que ingresa al senado y consolida un bloque prescindiendo del aparato electoral del MPP. Sin embargo, se da a costa de la subordinación total al programa y la candidatura de Vázquez. Como ella mismo dijo a conocido semanario Brecha: "Fuimos una malla de contención por izquierda". Esa fue la función de la candidatura de Constanza Moreira: poder contener el flujo de descontento que iba hacia izquierda para mantenerlo en los marcos del Frente Amplio.







Temas relacionados

Elecciones en Uruguay   /    Frente Amplio   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO