Sociedad

OPINIÓN

La neoexpropiación de las tierras: de la Patagonia rebelde a El Bolsón insurgente

La movilización popular de El Bolsón contra los negocios de Joe Lewis ahora deberá enfrentar la posibilidad de que el magnate se apodere también del resto de la Reserva Cumbreras de Mallín Ahogado.

Martes 10 de enero | Edición del día

La manifestaciones públicas durante el 2016 se fueron militarizando y reprimiendo cada vez más violentamente por órdenes de la gestión Macri y las gestiones locales leales a sus lineamientos. El panorama no tiene horizontes de mejora. Sin ir muy lejos, el 29 de diciembre Macri le pidió a Rodríguez Larreta que en 2017 ponga "límite a las protestas".

Pero ¿por qué tanto repudio por parte del gobierno a un modo de expresión popular que es signo indiscutido de nuestra cultura? ¿Acaso no festejamos con júbilo cada año el 25 de mayo como el día de la revolución? ¿No debería ser cada manifestación una pequeña revolución a festejar en un país que nace de la revuelta popular? Las respuestas son todas positivas y esto es lo que aterra a los gobiernos. Saben que ni la más feroz de las dictaduras militares pudo frenar el ímpetu del pueblo y Las Madres Plaza de Mayo salieron a la plaza una y otra vez.


Fotos: Luciano Taladriz Schepens

El gobierno de Macri, en todo el territorio argentino, habla de diálogo pero se amuralla tras vallados policiales. Hablan de diálogo pero hacen lo opuesto a lo que el pueblo reclama. Pareciera ser que los nuevos gobiernos entienden que la democracia es una especie de “autoritarismo de 4 años por vía electoral con posibilidad de reelección”. Lo que equivale a decir que creen que si el pueblo los votó (engañado con promesas que ellos mismos sabían que no cumplirían), desde ese momento, tienen vía libre para hacer lo que se les dé la gana aunque vaya en contra de todo lo que prometieron y de lo que el pueblo pide y reclama.

Saben que la militarización que están realizando sólo les permite ganar un poco de tiempo, porque ya han perdido la “tan mentada” gobernabilidad capitalista y necesitan terminar de cocinar sus negociados antes de abandonar el barco. Por eso, la llegada de más gendarmes a la zona no es una casualidad. La represión es la última herramienta que utiliza el poder del Estado burgués para sojuzgar a los pueblos.

En este contexto la amistad del presidente Macri con el multimillonario inglés Joseph Lewis parece arremeter contra todo pueblo y toda ley. Pero este dúo no es una gran novedad. La historia de un inglés o un español que, ayudados por un gobierno entreguista de criollos, se hacen de la tierra y todo lo que hay dentro de ella es una historia con más de 500 años en América. Sin embargo, este atropello lleva algo más de un siglo en la Patagonia. En éste rincón del planeta no se actuó en contra de un grupo en particular sino en contra de quienquiera que se haya interpuesto entre las ambiciones de la burguesía capitalista. Pero este actuar nunca hubiese sido posible de no ser por la complicidad de los políticos de turno que se venden por migajas y traicionan a quienes los votaron. Desde 1880 fueron Roca y la corona Británica, hoy es Macri y Lewis; en medio desfilaron distintos nombres pero con la misma estrategia de colonización.


Fotos: Luciano Taladriz Schepens

El Bolsón y la Comarca Andina del Paralelo 42 son un claro ejemplo de este siniestro modus operendi. A fines del 1800 la Conquista del desierto, contra la voluntad del pueblo argentino, se hizo de las tierras Patagónicas aniquilando y esclavizando a gran parte de los Pueblos Originarios. Grandes extensiones de tierra le fueron entregadas a la corona Británica y el resto se repartió entre unas 300 familias acomodadas y allegadas al gobierno.

Luego vino el repoblamiento de la Patagonia y se les regalaron tierras con título de propiedad a inmigrantes ingleses. Mientras, a los argentinos, gauchos y paisanos, sólo se les daban certificados de ocupación o permisos de pastoreo que podrían titularizar tras 20 años de pagar los impuestos. Pasado este tiempo y habiendo pagado dichos impuestos, quienes querían titularizar eran sometidos a un proceso burocrático administrativo que llevaba un tiempo y costo que hacía imposible para esta gente la regularización de sus tierras. Es en ésta época, en el último medio siglo, que aparecen agentes inmobiliarios y abogados, como Van Ditmar y José Luis Martinez Perez, que siendo allegados al poder y a los multimillonarios extranjeros, se vuelven “titulares” de cualquier tenencia precaria de tierra de cualquier poblador. Obtienen las tierras pagando precios viles y logran la titularización de las mismas en tiempo récord, para luego entregarlas a los extranjeros millonarios que quieren apropiarse de las tierras, los bosques, el agua y los bienes comunes. Pero donde nosotros vemos bienes comunes, indispensables para la vida, ellos solo ven recursos naturales y negocios millonarios.

Este saqueo y extranjerización de la tierra a manos de multimillonarios resulta en el aumento del valor de la misma con precios inalcanzables para el sueldo de un trabajador. Esto, sumado a un estado corrupto, cooptado y debilitado, permite que una gran parte del pueblo no pueda acceder a su vivienda y a los servicios básicos para la vida.


Fotos: Luciano Taladriz Schepens

En El Bolsón, por ejemplo, hubo momentos en los cuales el municipio pagaba salarios por debajo del valor del alquiler promedio y actualmente lleva 15 años sin hacer loteos sociales o planes de viviendas. Así, muchas familias nacidas y criadas, desplazadas del área rural, se ven forzadas a vivir precariamente en “tomas” o asentamientos irregulares. Para aquellas familias que pueden pagar un alquiler, el valor de éste es una carga tan importante, que no les permite ahorro ni progreso alguno.

En este contexto de negación de vivienda para la población, el gobierno regala las tierras a inversores capitalistas como Lewis, Tompkins, Turner y otros a precios irrisorios. En la comarca andina del Paralelo 42 Lewis ha comprado miles de hectáreas que son cabecera de cuenca, lagos y ríos a precios burlescos. Por su última adquisición Laderas-Lewis pagó 138 pesos cada una, lo que equivale a una pizza de mozzarella. El predio en cuestión es de 850 hectáreas en las cuales se encuentra el humedal que nutre al valle de El Bolsón.

Desde hace algún tiempo se comenta que el testaferro Maximiliano Mazza (¿desde cuándo un instructor de ski tiene tanto dinero como para comprar tanta tierra? ¿Cuándo se le podrá iniciar una causa por lavado de dinero?), habría comprado el campo más grande de la Reserva Natural Cumbreras de Mallín Ahogado, que alcanza 1101 hectáreas. De primera fuente sabemos que inicialmente, y debido a la altísima presión de venta a la que fue sometido el poblador, manifestó que solo “le vendí el camino” (refiriéndose al camino que construyó Lewis y conecta Mallín Alto con la base del cerro Perito Moreno.

Recientemente, habrían cerrado acuerdo de venta de palabra, aunque sin ponerse de acuerdo aún por el precio de dicho campo. De este modo se cierra cada vez más el círculo que permitiría llevar el loteo no ya a 1000 lotes sino a un plus de 3670 lotes de 3000 m2, mediante el potencial loteo de este campo. De escriturarse finalmente este predio, Lewis-Laderas se apoderarán del resto de la Reserva Cumbreras de Mallín Ahogado.

En tierras obtenidas bajo presión extorsiva, de manera fraudulenta y/o a precio vil es donde el magnate pretende hacer un barrio privado para 1000 millonarios, solo inicialmente. Esto contaminará las nacientes de agua de un valle productivo y de, al menos, tres municipios junto a las comunidades que se encuentran en Chile en las márgenes del río y lago Puelo (Inferior). Es por esto que el pueblo, negado por años, ha dicho basta. El 7 de enero de 2017, en una movilización histórica, mucho más que 10.000 personas se sumaron a la marcha en contra del multimillonario, de sus amigos y de tres gobiernos cómplices. Ahora descubrimos que podrían ser casi 5000 los lotes de la ciudad planificada. Miles y miles más se unirán al reclamo por el agua y por la tierra y por el fin de la extranjerización de la tierra. Las masas de un pueblo negado se han levantado de una vez y para siempre decir BASTA.








Temas relacionados

Ecología y Medioambiente   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO