Internacional

SIRIA

La miseria imperialista tiene rostro sirio

La semana pasada una nueva escaramuza en la Guerra Civil Siria puso al centro de las noticias internacionales a un pequeño poblado afectado por un escandaloso ataque químico, la inmediata respuesta de Trump fue bombardear suelo sirio.

Daniel Vargas

Antofagasta, Chile

Martes 11 de abril

Después que el 2011 enormes protestas a lo largo y ancho de medio oriente -desde Túnez y Marruecos hasta en Bahrein y Arabia Saudita - los cimientos del mundo árabe se revolvieron y en un par de meses se vio como caían gobiernos y autócratas que por años amasaron riquezas a costa de la miseria popular.

Este primer entusiasmo no logró expresarse en una alternativa popular que fuese independiente de empresarios y religiosos; como los Hermanos Musulmanes en Egipto, hambrientos de hacerse con el banquete estatal que dejaban ex funcionarios de estos regímenes.

Por el contrario, lo capitalizaron sectores que, con el beneplácito de potencias imperialistas, buscaron restablecer el orden y devolver el Mahgreb a la normalidad para reimpulsar los negocios capitalistas ungidos con un halo democrático.

Los nuevos gobiernos no acabaron con la miseria de los millones de trabajadores, mujeres y jóvenes, cuyas expectativas en esta revolución eran raptadas por generales y burócratas, los cuales terminaron convirtiendo la revolución en su contrario. El resultado de estos procesos fue trágico en todo el medio oriente, aunque de manera desigual en los diferentes países.

En Siria, producto de la derrota de esta “primavera árabe”, junto con la influencia de años de intervención imperialista - especialmente de mano de EEUU -, se generó un caldo de cultivo para fenómenos aberrantes, lo cual termina decantando - entre otras cosas - en la conformación del Estado Islámico, un fenómeno brutal que ha sumado mayor inestabilidad en la zona.

Bajo el contexto anterior, tras años de guerra civil, Siria se desangra y quienes más sufren esta catástrofe son hombres, mujeres y niños que quedan en medio de los bandos en conflicto; bandos que responden a las grandes potencias o a la brutalidad del Estado Islámico.

Esta reciente escaramuza fue aprovechada rápidamente por Trump para golpear a su predecesor, Barak Obama, y para apurar al gobierno Ruso, que tiene como importante aliado a Bassar al Asad por parte del gobierno sirio, para poner orden en esta relevante zona que es fuertemente codiciada por su beneficioso aporte al negocio petrolífero.

Es decir, que mientras de uno y otro lado, los grandes imperialistas miden sus fuerzas y se ofuscan y ofenden mediante la jerga diplomática, los costos humanos de cerca de 6 años de enfrentamiento están en los hombros del pueblo sirio.






Temas relacionados

Donald Trump   /   Guerra en Siria   /   Medio Oriente   /   Siria   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO