Sociedad

LUCHA CONTRA IMPUNIDAD

La lucha por recuperar la casa de tortura Venda Sexy para las mujeres y contra la impunidad

Este Domingo 20 de Noviembre, se concentraron a las afueras de la casa de tortura Venda Sexy centenares de personas para manifestarse por la recuperación de este sitio utilizado en la dictadura

Lunes 21 de noviembre

Centenares de personas se concentraron este domingo a las afueras de la casa de tortura “Venda Sexy” para manifestarse por la recuperación de esta casa como sitio de memoria con el objetivo de que el estado entregue una medida de justicia repatoria hacia todas las mujeres objeto de violencia política sexual o tortura sexual durante la dictadura. El estado chileno, a través de sus agentes, violó su integridad física, corporal y sexual, y es al estado a quien le corresponde la obligación de repararlas.

La actividad estuvo marcada de mucha emotividad, cánticos e interveciones artísticas cuyo objetivo eran visibilizar, rescatar y contruír la memoria activa de las mujeres de nuestro país, muchas de las mujeres murieron luchando y otras resistieron la dictadura cívico militar, además de todas aquellas que día a día dan la lucha contra este sistema capitalista y patriarcal. Las organizaciones convocantes a esta actividad fueron el Colectivo de Mujeres Sobrevivientes Siempre Resistentes, el Colectivo Cueca Sola y Acción-teatro-político "La empeciná callejera".

Algunas palabras de Beatriz Bataszew, sobreviviente de esta casa de tortura y activista del Colectivo de Mujeres Sobrevivientes Siempre Resistentes: “A las personas que pasamos por esta casa es imposible que nos nos conmueva estar nuevamente aquí, particularmente cuando la historia de nuestras compañeras detenidas desaparecidas y nuestra propia historia ha sido de impunidad. Este apoyo que hemos recibido por años de lucha es lo que nos mantiene con la energía y con la fuerza para seguir luchando. En la historia de terrorismo de estado, la historia de nosotras las mujeres nunca ha sido contada y validada, es decir, hasta hoy ningún victimario a cumplido ni un solo día de cárcel por haber violado y abusado sexualmente a las mujeres, queremos recuperar esta casa porque tiene sentido de justicia”

La casa de tortura “Venda Sexy” hoy

La “Venda Sexy”, identificada en el Informe Rettig (1990) y en la Comisión Nacional de Prisión Política y Tortura, Valech I, (2010), como recinto de secuestro, tortura, violencia político sexual y desaparición forzada, fue tardíamente declarado por el Consejo de Monumentos Nacionales como Sitio de Memoria con “especial énfasis en género”, el día 30 de mayo de 2016.

En reuniones con el Ministro se señaló que desarrollaron conversaciones con el propietario para la adquisición de la casa, desde abril de este año hasta fines de agosto. Informa que no se llegó a acuerdo, dándose por terminadas las negociaciones por parte del estado chileno, lo que en la práctica significa no poder acceder a lo resuelto por el Consejo de Monumentos Nacionales. El estado chileno ofertó $356.000.000 presupuesto ya aprobado, y el propietario pedía nada menos que la suma de $ 486.000.000.

Tal como lo señalan las convenciones internacionales, los estados tienen el deber de adoptar las decisiones judiciales, legales, administrativas, o de cualquier otra índole que fueran necesarias para garantizar el aseguramiento físico de los sitios donde se cometieron graves violaciones a los derechos humanos. Dichas actuaciones, en general, se fundamentan en los siguientes objetivos: permitir a las víctimas el reconocimiento de esos sitios, realizar estudios periciales e impedir que se realicen modificaciones estructurales. Es en este marco, que la preservación de los lugares y la creación de Sitios de Memoria resultan medidas adecuadas para reconstruir los hechos vinculados a los crímenes ocurridos, darlos a conocer, y contribuir con ello a materializar el derecho a la verdad.

El estado chileno, una vez más, no ha desarrollado una política consistente en esta materia, por lo que el Colectivo, rechaza tajantemente la idea planteada en esa reunión, en el sentido de conversar con el dueño para que cambie de opinión. Hacerlo, desde su punto de vista, “sería avalar que nuestra historia, nuestra memoria, nuestros y nuestras muertas y nosotras como sobrevivientes, podemos ser objeto de negociación en el mercado inmobiliario”.




Temas relacionados

Memoria Histórica   /   Mujeres en lucha   /   Dictadura militar en Chile   /   Impunidad   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO