Mundo Obrero Chile

ELECCIONES CUT

La lucha por recuperar la CUT para los trabajadores, pero, ¿Con qué estrategia?

Se han dado a conocer los resultados de las elecciones CUT coronando como campeón a Arturo Martínez, quien fuese reemplazado en 2012 por Bárbara Figueroa tras 12 años a la cabeza de la central. Mientras Martínez respalda la elección como legitima, Figueroa exige volver a realizarla en 30 días. ¿Qué balances y estrategias necesitamos los trabajadores para recuperar la CUT?

Simón Bousquet

Presidente sindicato GAM

Miércoles 7 de septiembre de 2016

De un universo de 11.500 sindicatos aproximadamente, cerca de 3.000 se encuentran afiliados a la Central. Con un padrón de más de 500 mil votantes se dio cierre a una elección que ha sido profundamente cuestionada, ya sea por la victoria del burocrático Arturo Martínez o por las múltiples denuncias de sindicatos inflados o de trabajadores que no pudieron votar gracias al método ponderado de votación (o democracia indirecta) donde solo los dirigentes pueden votar. Se hace urgente discutir la estrategia para recuperar esta central burocratizada y volverla un real instrumento de lucha para los trabajadores.

El proceso eleccionario: Corrupción del oficialismo y las nuevas fuerzas de izquierda

En el escenario electoral se expresaron 6 listas. 3 De ellas representando a los partidos de gobierno: Martínez, aunque sin el apoyo oficial del PS, Bárbara Figueroa del PC y Nolberto Díaz de la DC con un subpacto con el Partido Socialista, apoyado por su oficialismo con un discurso oportunista contra el fraude; todas direcciones probadas durante los últimos 25 años de democracia pactada: ninguna es realmente una alternativa para los trabajadores.

Por otra parte, se presentaron 3 listas de izquierda que no forman parte del gobierno. Una de ellas es la lista del Movimiento de izquierda revolucionaria (MIR) con Fabián Caballero como figura, llamada "trabajadores al poder".
Una segunda lista autónoma que apoyaron Gabriel Boric de Izquierda Autónoma y Giorgio Jakson de Revolución Democrática, "A recuperar la CUT para los trabajadores" Con Andrés Giordano, presidente del sindicato de Starbucks a la cabeza.

Nuestra lista, "Alternativa Obrera", con Edward Gallardo como principal apuesta, militante de Alternativa Obrera y ex consejero nacional de la CUT.

De todas las organizaciones, las tres listas disidentes compartimos en parte importante el diagnostico de la situación, por dicha razón, las apuestas de Andrés Giordano y Edward Gallardo buscaron de forma activa el levantar una alternativa común para las elecciones. Aunque no logramos un acuerdo, la profundidad del debate se torna esencial para asumir una estrategia para reconquistar la central.

Autonomismo sindical vs Independencia de Clase

Para comenzar debemos hacerlo desde la base de que ninguna elección bajo los términos actuales será capaz de devolver la central a los trabajadores. En términos netamente electorales participar de unas elecciones como las que acabamos de cursar inicia la lucha hacia un objetivo político de larga data, con organización activa desde las bases mismas del sindicalismo y la izquierda anti capitalista que han demostrado no estar del lado de los gobiernos de la democracia pactada.

Creemos que para esto, los trabajadores deben luchar por una total independencia política de este gobierno y los empresarios; a esto llamamos independencia de clase. Una independencia que lucha por derribar el código laboral de la dictadura, por tanto, toda regimentación de parte del Estado que regule las relaciones entre trabajadores y empresarios. En ese sentido no luchamos "por un mejor código laboral", sino por la libertad de todos los trabajadores a imponer sus propios términos en las situaciones que estimen convenientes por medio de sus asambleas y delegados elegidos en las mismas.

Luchamos por una independencia que llama a confiar en nuestras propias fuerzas y en nuestros propios métodos de lucha, como lo son el paro, la huelga y la alianza con otros sectores como lo son los estudiantes, ya que entendemos que siempre las relaciones económicas son relaciones de poder, por lo que mientras los empresarios usan el parlamento, el lockout y su fuero de clase, los trabajadores solo tienen estos métodos para imponer y conquistar sus demandas.

Una independencia que busca ser realmente consecuente y por tanto, establecer claras fronteras de clase con el gobierno y los empresarios.

Es por esto que vemos como un error político recurrir a tribunales o a cualquier organismo del Estado para denunciar el fraude electoral. Esto aun cuando la central está dirigida por militantes de partidos de gobierno y por tanto cooptada para sus intereses.

La CUT es un organismo de los trabajadores, por lo que acudir al estado para impugnar las elecciones es exigir a un estado empresarial que determine lo que con toda propiedad debemos hacer los trabajadores de forma independiente. Esto no quita que debamos usar todos los medios para determinar y combatir el fraude, pero las tareas para recuperar la CUT, como indicábamos en un principio no será ni por la vía electoral ni por la vía legal.

Para esto luchamos por el deber de los trabajadores de hacer política y por tanto de militar y levantar sus propias organizaciones, como lo son los partidos. Es por esto que no creemos la política "apartidista" simboliza un límite que es demostrado al momento de discutir un plan para enfrentar las elecciones fraudulentas. Por una parte, el Autonomismo sindical indica claramente y de forma oportunista que la CUT necesita crecer “sin partidos” pero el mismo proyecto es respaldado por las nuevas organizaciones de la centro izquierda, como lo son la Izquierda Autónoma o Revolución democrática. Es en este sentido que creemos que no debemos crear una separación artificial y servil a la política de gobierno entre política y sindicalismo. La existencia de una casta privilegiada de políticos que forman parte de la crisis institucional en este país nos demuestra con mayor razón que no debe existir “la política para los políticos y el sindicalismo para los sindicalistas”. Es la hora de los trabajadores.

Impulsemos un congreso refundacional de la CUT

Si bien para estas elecciones luchamos por un voto universal, denunciando la política burocrática de la dirección de la CUT, creemos que un organismo realmente anti burocrático se definirá por su democracia directa. Una democracia que no solamente represente a los trabajadores o busque mayor participación e inclusión, si no que sea mandatada desde las bases en cada lugar de trabajo, enriqueciendo la discusión política y actuando en coherencia de las necesidades de la gran mayoría de los trabajadores. Una democracia interna fuerte, que vele por el cumplimiento de sus demandas, para ello, que imponga la revocabilidad de los cargos y la implementación de delegados votados en asambleas, sean o no dirigentes sindicales o incluso trabajadores que no estén sindicalizados.

Para esto, ni el actual estatuto de la central ni el escenario político garantizarán que la CUT sea como “la CUT que soñamos”, si no que debemos imponer junto a amplios sectores del sindicalismo, los trabajadores, los estudiantes y la izquierda anti capitalista un congreso refundacional de la central, para transformarla en una Central Única de trabajadores, con cargos revocables, delegados mandatados dese las asambleas y un programa para evitar que la crisis económica siga recayendo por entero sobre los trabajadores; una CUT para enfrentar los despidos, evitar las alzas del costo de la vida, luchar por un salario mínimo ético y por sobre todo, imponer con fuerza el fin de las AFP, evitando que este sea desviado hacia el parlamento, si no que impulsando un paro nacional organizado y coordinado desde las bases.

Levantemos un encuentro sindical combativo para recuperar la CUT y por el fina las AFP

Como debatíamos anteriormente, creemos que la CUT no podremos recuperarla ni por un proceso eleccionario ni por la vía legal. La única forma de recuperar la central es organizando amplios sectores en torno a la idea de una central clasista, combativa y anti burocrática.

Necesitamos levantar un gran encuentro sindical combativo, junto a los trabajadores y la izquierda anti capitalista donde levantemos de forma organizada un gran movimiento por la recuperación de la CUT, que no solo denuncie el fraude, sino que también exija un congreso refundacional para una CUT apta para el momento político que vive el país.

Un encuentro sindical combativo que organice activamente desde los lugares de trabajo y estudio, con apoyo de todos los sectores populares, un gran paro nacional para el 4 de noviembre para echar abajo a las AFP.






Temas relacionados

Congreso CUT   /   Mundo Obrero Chile   /   Elecciones CUT Chile

Comentarios

DEJAR COMENTARIO