Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA

La lucha del transporte y el movimiento estudiantil

Córdoba se encuentra paralizada por sexto día consecutivo debido al paro de las y los choferes de UTA. El rol del movimiento estudiantil en este paro

Candela Guzmán

Consejera Directiva de la Facultad de Filosofía y Humanidades

Sábado 10 de junio | 21:56

Esta semana Córdoba protagoniza una de las luchas obreras más importantes de los últimos años. Por una semana la rutina se paralizó y el conjunto de la ciudad se ve atravesada por la gesta de los y las choferes de la UTA Córdoba. Las patronales, justicia, gobiernos y medios de comunicación ponen todos sus recursos para encarar una furiosa campaña en contra de las y los trabajadores.

Te puede interesar: UTA Córdoba: rechazan nueva propuesta del gobierno y las empresas

El bombardeo permanente en contra de la lucha fue acompañada por detenciones ilegales, despidos y persecución. Ellos ya tienen todo su arsenal preparado y así fue a principio de año con la lucha docente, luego con las y los trabajadores municipales y de Luz y Fuerza. Pero esta vez todos esos recursos fueron en vano, porque del otro lado se encontraron con la pelea decidida de las y los choferes, de una lucha que salió desde abajo, en asambleas, con medidas efectivas como el paro y la movilización.

La dimensión de esta lucha excede al transporte. Esto es así no sólo porque las cúpulas sindicales de otros gremios se vieron obligadas a pronunciarse y apoyar, sino porque marca un hito y un ejemplo provincial y nacional de cómo resistir el ajuste. Para muchos sectores opositores al gobierno nacional como es el kirchnerismo, la "resistencia" (siempre y cuando no traicionen) es sólo en las instituciones del régimen o en palabras. Pero ahora, para millones que ven esta lucha con sus propios ojos, puede haber en la clase obrera que lucha a pesar de las burocracias sindicales una opción para resistir y avanzar.

Claramente esta no es una lucha más, sino que pone en el centro a la clase obrera como el único sujeto capaz de paralizar una ciudad y hacer temblar los planes de los capitalistas y sus partidos. La campaña mediática fue y seguirá siendo tan rabiosa porque van a hacer todo lo posible para que este ejemplo no se generalice. Pero, a pesar de que permanentemente quieren enfrentar a trabajadores contra trabajadores, esta lucha fue vista con simpatía por cientos de miles que ven como sus condiciones de vida empeoran mes a mes. Miles que ven cómo las cúpulas sindicales traicionan, negocian la paz social a costa de la vida de las y los laburantes. Definitivamente esta lucha se convirtió en un gran ejemplo para el conjunto de las y los explotados y oprimidos.

¿Cuál es el rol que podemos jugar desde el movimiento estudiantil?

Las y los estudiantes podemos ser un aliado importante de las y los trabajadores. Podemos, en común, construir una fuerza social capaz de hacer frente a los planes de ajuste. Esa unidad que en Córdoba tiene tanta tradición no puede ser sólo declamada. Los aportes a la lucha deben ser concretos. Por un lado sumando fuerzas, por eso desde la Juventud del PTS y desde la lista La Trinchera que conformamos con otras fuerzas en la Universidad Nacional de Córdoba hemos dado pasos en ese sentido, pero se tienen que extender.

Desde estar a disposición para sumar fuerzas en los piquetes en las puntas de línea como hacernos presente cotidianamente en las concentraciones y en las movilizaciones. Por otro lado, es importante difundir la posición de las y los trabajadores entre las y los estudiantes para que no sea sólo la versión de la patronal la que llegue.

Quieren enfrentarnos laburantes contra laburantes para quitar del medio los verdaderos responsables: Mestre y los empresarios. En este sentido, invitamos a los y las choferes en lucha a recorrer la universidad para debatir curso por curso el contenido de esta lucha y sumar apoyos, poder convencer a cientos de estudiantes que se tienen que sumar activamente. Si esta lucha gana el conjunto de las y los explotados y oprimidos estaremos en mejores condiciones para enfrentar el ajuste en todos los terrenos, incluyendo a la educación pública.

Esta práctica, lamentablemente, es ajena a las agrupaciones como La Bisagra y La Mella que conducen la Federación Universitaria de Córdoba. Un comunicado el cuarto día de paro para decir "hicimos algo", lejos está de ponerse a la altura de los hechos. Este debate nos parece necesario por la responsabilidad que implica estar al frente de las organizaciones estudiantiles. Se pueden subir fotos de barricadas los 29 de mayo o reivindicar en el papel la gran historia de lucha de la clase obrera argentina, pero con esto no se retoma una tradición.

Al ajuste se lo enfrenta poniéndose a la cabeza de los procesos de lucha cuando se están desarrollando. Por ejemplo, una medida mínima es estar presentes en la lucha cotidianamente jugándose con todas las fuerzas, no basta con que un día vayan un par de militantes. Otra medida mínima es llamar a una asamblea en los centros de estudiantes o una interfacultades desde la Federación o poner todos los recursos para una contra campaña mediática que llegue a todos y todas los y las estudiantes. Seguramente, haciendo esto, muchos estudiantes se van a oponer, pero de lo que se trata es de abrir instancias de participación y de resolución a todos los y las estudiantes, más aún cuando se trata de hechos que conmueven la realidad en la ciudad.

Lo que hay detrás de esta inmovilidad de la Federación, es que las agrupaciones que hoy la están conduciendo no se proponen cambiar el modelo de organización de la Franja Morada. Siempre leemos con entusiasmo el nacimiento de nuestra federación al calor de la Reforma Universitaria, del rol que jugó en el Cordobazo. Esa tradición se quiso borrar con el secuestro, tortura y desaparición de una generación de luchadores y luchadoras estudiantiles, imponiéndose un modelo de Centros de Estudiantes que se dedican a brindar pequeños servicios y manejar cuotas de poder y recursos en el régimen universitario. Cambiar esa práctica de la Franja Morada se tiene que demostrar en luchas como estas. Sin cambiar las prácticas, sin buscar la expresión y participación del conjunto del movimiento estudiantil todavía se está lejos de esto.








Temas relacionados

Paro de transporte   /    Universidad Nacional de Córdoba   /    Federación Universitaria de Córdoba    /    UTA   /    Opinión   /    Córdoba   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO