Mundo Obrero

EDITORIAL CHUBUT

La Liga provincial del ajuste y sus viejas medicinas para soñar

Los despidos en el sector petrolero y el vaciamiento ciego, sordo y mudo de la textil Sedamil unen a Mario das Neves, a la oposición, y a las burocracias sindicales en defensa de las patronales.

Iván Marín

Trabajador de prensa de diario El Chubut

Miércoles 22 de febrero | 12:00

Un espantapájaros con la cabeza del gobernador Mario das Neves, las piernas del PJ-FPV (una para los kichneristas de pura cepa, si es que algo así existe, y la otra para los que coquetean con el oficialismo), un par de brazos con los colores de Cambiemos (uno para ese sector de la UCR que intenta mantener la relativa independencia del PRO, y otro para los que buscan un mayor acercamiento con el gobierno). Alrededor: una realidad signada por cientos de suspensiones, miles de despidos, cierres de comercios y fábricas que ensayan vaciamientos para aducir crisis ficticias. No muy lejos se observan las sombras de un descontento que parece no ahuyentarse con los torpes movimientos del espantapájaros.

La sesión extraordinaria de la Legislatura de la semana pasada para tratar de cerrar un acuerdo con la Asociación de Magistrados y Funcionarios, y de esta manera supuestamente evitar el derrotero de embargos que integrantes de la entidad vienen haciéndole al Estado provincial, terminó en un rotundo –¿y circunstancial? - fracaso para el oficialismo. El rechazo de los bloques del PJ y la UCR a avalar el acuerdo disparó los habituales comentarios verborrágicos del gobernador. A los pocos días se conoció la renuncia del diputado rawsense Alfredo di Filippo al bloque del PJ, aunque sin pasarse al dasnevismo, al menos por ahora. La mayoría de los medios de comunicación adelantan que en los próximos días habría nuevos desprendimientos.

Todas las partes del espantapájaros coinciden y denuncian a viva voz que los sueldos de los funcionarios judiciales son altísimos, que no pagan impuestos y que es un cargo vitalicio. Ninguno de estos partidos planteó públicamente la más mínima intención por tratar de democratizar al más medieval de los poderes del estado. Los embargos superarían los 300 millones de pesos. Según publicó en su editorial del domingo pasado diario Jornada, Mercedes García Blanco, jueza de Comodoro Rivadavia propuesta por Das Neves a la Legislatura para que cubra uno de los lugares vacantes que quedó en el Superior Tribunal de Justicia, en noviembre del año pasado “encabezaba el ranking con embargos al Estado provincial por un total de 1.858.623,03 pesos”. De otorgarse el acuerdo, se estaría habilitando para que el Sindicato de Trabajadores Judiciales del Chubut exija lo mismo para sus afiliados, de lo contrario se estaría rompiendo con la Ley de Porcentualidad.
A su vez, el Gobernador desde hace varias semanas viene en cólera con los bloques del PJ y la UCR, y para ello no escatimó en denunciar el cobro de sus abultados sueldos: 160 mil pesos, según sus palabras. Desde ya, los legisladores del Modelo Chubut perciben las mismas cifras. El montaje de estas discusiones se desvanece cuando ninguno de sus actores pretende dejar de ser detentor de sus privilegios por ser funcionarios del Estado.

Por el contrario, el Frente de Izquierda ha sido enfático en sus denuncias a la casta política, planteando que ningún funcionario político ni judicial cobre más que un docente y que sean revocables por sus electores. La rosca política de los partidos patronales nada bueno puede traer para los intereses de los trabajadores y el pueblo. Es por ello que los diputados de esta fuerza, por caso Nicolás del Caño y Miryam Bregman, ambos del PTS, mientras ocuparon su banca percibían el mismo sueldo que un docente con 20 años de antigüedad, y el resto lo donaban a luchas de trabajadores.

El escandaloso fraude de Sedamil del que nadie habla

Una comitiva del Ministerio de Producción de Nación se reunió ayer con integrantes del consorcio del parque industrial de Trelew, entre ellos Omar Snyman de Propulsora Patagónica y Pablo Rojas de Sedamil. En el encuentro también estuvieron presentes, entre otros, el ministro de Producción de Chubut Pablo Mamet y el intendente de la localidad Adrián Maderna. Fue una visita previa a la que ahora en los próximos días Francisco Cabrera, ministro de Producción de Nación. Todos los diarios de la zona reflejaron en sus tapas el encuentro.

Lo que no se vio en ningún medio de comunicación de la zona es que, durante la mañana de ayer y los días previos, la patronal de Sedamil obligó a sus trabajadores a vaciar el sector de hilandería de cara a la visita de los funcionarios nacionales. Es que sería imposible de sostener la supuesta crisis que aduce la empresa con el voluminoso stock que allí se encontraba. Los libros contables de la empresa serían otro bochornoso escenario de mentiras.

Sedamil no dejó de invertir en maquinaria en los últimos años, contando con la última tecnología para la realización de sus productos. En la zona se confecciona telas para marcas como Adidas, Nike y Pumas, por citar las más conocidas. Se supo que en el último tiempo se endurecieron los ritmos de producción a partir de la llegada de un personaje de nombre Jaime, de nacionalidad mexicana, cuyo curriculum tiene por mérito principal la optimización de los tiempos de trabajo. L
Las primeras consecuencias del cambio en las condiciones laborales no demoraron en hacerse sentir: aumentaron las ya de por sí habituales tendinitis, lumbalgias, hernias de disco y distintas expresiones de dolor de espalda. Tampoco se cumple con el convenio colectivo de trabajo ni con las categorizaciones. Los ingresantes, luego de un año, deberían ascender de la categoría de A, de aprendiz. Sin embargo, hay trabajadores que permanecen en esa categoría dos o tres años, cobrando aproximadamente un 30% menos de lo que les correspondería. Los operarios con 10 o 15 años de antigüedad perciben un sueldo de aproximadamente 8 o 9 mil pesos por quincena.

Si bien con la nueva política económica del gobierno nacional de Mauricio Macri, se incrementaron la llegada de productos del exterior al mercado que abastece el sector, la empresa sigue generando enormes ganancias. Por ejemplo, en lo que hace al sector de rollo de estampado digital, algunos cálculos proyectan que con lo se produce en una partida se obtiene lo que se le paga al operario por cuatro meses.

Cada partida puede realizarse aproximadamente en una jornada laboral de 8 horas.

A mediados del año pasado hubo un principio de incendio que se ocultó. Las condiciones de seguridad e higiene de la empresa son pésimas. Las instalaciones cuentan con tan solo tres baños. Las salidas de emergencia se encuentran clausuradas y los techos y las paredes se gotean cuando llueve. En el interior de la fábrica la temperatura supera en 10 grados a la del exterior. El contacto y los accidentes con productos químicos son moneda corriente. Las conducciones de la Asociación Obrera Textil (AOT) y del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) y la secretaría de Trabajo de provincia nada hacen al respecto.
El número de trabajadores de las textiles sintéticas disminuye constantemente ante la pasividad de los gobiernos de turno y las conducciones sindicales. De sumar 6.000 o 7000 en los años ochenta, en los años ´90 se bajó drásticamente con el desmantelamiento de las principales fábricas. Hasta hace 6 o 7 años atrás la cifra se encontraba en aproximadamente 2400 obreros. Hoy en día se encontraría entre los 800 y 900 trabajadores: Sedamil (450), Tendlarz (250), Propulsora Patagónica (60), Cooperativa Patagónica (15), Soltex (15) y Alter (15). Todas ellas son cifras aproximadas. El sábado los trabajadores de Propulsora Patagónica se desayunaron con un acuerdo inconsulto firmado por sus representantes sindicales con la patronal para suspender actividades: un sector trabajará de lunes a miércoles y otro de lunes a jueves. El nuevo régimen comenzó a regir ayer.

Las conducciones sindicales están muy desprestigiadas, en particular la de AOT, que es la que cuenta con la mayoría de los trabajadores afiliados. Sus principales referentes han dejado pasar todos los cierres de fábrica. Se los señala como actores imprescindibles en las derrotas del sector. Conducen el sindicato hace décadas. A la comisión directiva la eligen solamente los presidentes de las comisiones directivas de delegados de fábrica. Es decir, un representante por cada una de las empresas citadas arriba, a las que se suman las laneras. No más de 15 personas, en voto indirecto, deciden por casi 900 trabajadores. Consultado por la crisis en el sector, Sergio Cárdenas, uno de los principales referentes de la AOT, respondió en distintos medios que hay que esperar y dar la lucha en las urnas en octubre.

Unir lo que las patronales dividen

La lucha política entre el Gobernador Mario das Neves y los legisladores del PJ-FPV es leída por los principales medios de comunicación de la provincia como la expresión en la arena política de las divisiones y tensiones entre Comodoro Rivadavia y el valle inferior del río Chubut. Estas supuestas divisiones en realidad expresan circunstanciales disputas de las clases dominantes del norte provincial con el sur. Frente al incumplimiento de YPF y SP en pagar los retiros voluntarios a trabajadores de esta última, los obreros luego de esperar cuatro meses se encadenaron el viernes pasado en la playa de tanques de YPF. La psicosis no demoró en llegar al resto de las ciudades de la provincia: en Trelew se vieron colas de ocho cuadras en búsqueda de combustible en distintas estaciones de servicios. Ayer por la tarde, luego de una llamada del Gobernador a los obreros, decidieron despejar los portones de las instalaciones donde se encontraban. Más allá de las promesas de solución, nada garantiza que la situación se resuelva en el corto plazo. Tanto Das Neves, como el intendente kirchnerista Carlos Linares y las conducciones sindicales levantaron su voz responsabilizando a la empresa y, por elevación, al gobierno nacional de Mauricio Macri. Sin embargo, fueron los principales partícipes de las distintas firmas de acuerdos para ceder derechos laborales en el último tiempo del sector, además de, obviamente, impulsar todas las renegociaciones de contratos petroleros en los años precedentes.

Mientras todo eso sucede, en el resto del país el panorama es similar, sobre todo en los sectores al que hicimos alusión, tanto el textil como el petrolero: suspensiones y despidos en Santa Cruz, Neuquén y varias provincias más. Solo la izquierda tiene un programa de nacionalizar y gestionar con la fuerza de los trabajadores las principales industrias del país, y las empresas que cierran dejando familias en las calles.

La crisis también cuenta con dos ejemplos de lucha de cómo enfrentar los cierres truchos y los despidos: los gráficos de AGR-Clarín se encuentran ocupando las instalaciones de la fábrica desde hace más de dos meses reclamando por sus fuentes laborales. Una situación similar, aunque con vaciamiento de la patronal, ocurre con las leonas, así se las conoce a las obreras de Textil Neuquén, quienes ocupan la fábrica desde hace tres semanas. El arco de solidaridad de ambas luchas recorre los distintos puntos cardinales del país.

En la ciudad de Puerto Madryn se acordó el novedoso Comité de Apoyo a las Luchas Obreras. Su primera actividad será un festival en solidaridad a las luchas de AGR-Clarín y Textil Neuquén el próximo viernes a las 18 horas en la plaza San Martín. Allí participarán distintos partidos políticos que intentan el Frente de Izquierda (PTS y PO), agrupaciones de mujeres, luchadores independientes y trabajadores de diversos sectores, además de un grupo de artistas solidario. Esta primera actividad debe ser un polo de atracción a las distintas luchas de la provincia y alrededores, demostrando que las falsa disyuntivas regionalistas de las patronales (Comodoro vs. El Valle), nada tienen que ver con los intereses de los trabajadores y el pueblo.






Temas relacionados

Chubut   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO