Política Estado Español

MADRID DEBATE

La intervención de Montoro, el Ayuntamiento de Carmena y la plataforma “Madrid no se toca”

El pasado martes se presentó en la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos la Plataforma “Madrid no se toca”. Esta plataforma aglutina a diferentes colectivos sociales, políticos y asociaciones vecinales de izquierda que se han organizado para tratar de frenar el fuerte recorte de más de 500 millones de euros que Montoro ha impuesto al Ayuntamiento de Madrid y en defensa de la autonomía del Ayuntamiento.

Juan Carlos Arias

Madrid | @as_juancarlos

Jueves 30 de noviembre | 19:48

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de visita en el Centro Cultural España en Ciudad de México, 21/11/2017. EFE/Mario Guzmán

Los fuertes recortes en el presupuesto municipal, impuestos por la intervención del gobierno de Rajoy bajo el paraguas del cumplimiento de la regla de gasto, van a imposibilitar al Ayuntamiento de Madrid llevar adelante hasta el final de la legislatura gran parte de los proyectos previstos, incluso algunos iniciados, en materias tan sensibles como equipamientos, inversiones públicas diversas y gastos sociales todos ellos esenciales para las clases populares de la ciudad de Madrid.

Los recortes afectarán a todas las áreas y a todos los distritos, aunque no a todos por igual. Se verán y se sentirán los daños puesto que no se pondrán en marcha escuelas infantiles ya previstas, centros deportivos planificados, centros de mayores que contaban con los recursos aprobados, algunas bibliotecas presupuestadas, incluso se verá afectado un parque de bomberos, ayudas a familias necesitadas, etc. Todo ello quedará sin realizarse. Incluso en varios distritos se va a eliminar la partida destinada a personas sin hogar.

Todos los distritos van a tener recortes. El que se verá más afectado será el de Villaverde que pierde un 42% de las inversiones previstas, Barajas un 25,2% y Fuencarral-El Pardo un 15%. Cinco distritos más verán reducirse las inversiones en algo más del 10%. Es decir, estamos hablando de un tijeretazo de grandes dimensiones.

En total, según la información municipal, sin detallar todavía mucho en lo concreto, los recortes afectarán al menos a 18 nuevos proyectos de obras. También se verán afectados 40 proyectos de nuevos equipamientos que se verán frenados quién sabe hasta cuándo.

El conjunto del recorte impuesto supone reducir el gasto social y las inversiones públicas en algo más de 500 millones.

Pero ahí no queda la cosa, a esto habría que añadir los recortes que se han producido como consecuencia de la denuncia que hizo ante la justicia la delegada del Gobierno del PP en Madrid por algunas inversiones realizadas por el Ayuntamiento en los meses de junio y julio y que se han visto absolutamente paralizadas. La justicia decidió imponer medidas cautelares ante esa demanda de la Delegación del Gobierno en Madrid, dirigida por Concepción Dancausa, que recordemos está investigada por un posible delito societario durante su gestión como presidenta del Consejo de Administración de Mercamadrid.

Las medidas impuestas por los tribunales consisten en la suspensión cautelar de inversiones municipales por un importe de 240 millones de euros. Estas inversiones forman parte de las Inversiones Financieras Sostenibles (IFS) que se pueden realizar con remanente de tesorería, a pesar de las limitaciones restrictivas de la Ley de Estabilidad Financiera. Sin embargo, están congeladas a consecuencia de la denuncia de la representante del Gobierno en Madrid y ni esa vía le han dejado al Ayuntamiento para intentar desarrollar determinadas inversiones.

En definitiva, todo un proceso intervencionista que se viene dando desde la delegación del Gobierno en Madrid hace ya bastante tiempo contra el Ayuntamiento y que ha venido afectando también a los acuerdos alcanzados a través de la negociación colectiva con los trabajadores municipales, o, por ejemplo, al intento de establecer cláusulas sociales en los contratos de adjudicación de concursos públicos a empresa, algo que también fue denunciado ante la justicia por la delegación del gobierno.

Además, todo parece indicar que los presupuestos para 2018 no podrán ser aprobados y eso provocará que se vean prorrogados los presupuestos de 2017, con lo que a los recortes impuestos por la regla de gasto de Montoro habrá que añadir la inflación, que no se podrá recuperar en los nuevos presupuestos dado que no se podrá incrementar el gasto.

La subordinación del Ayuntamiento de Carmena a los dictados de Montoro

Ante este escenario, ¿cuál ha sido la respuesta del Ayuntamiento de Manuela Carmena y Ahora Madrid? Pues ni más ni menos que la pasividad más completa y la obediencia estricta a las imposiciones del gobierno del PP a través de Montoro o de la delegada del gobierno.

Y no solo eso, sino que el Ayuntamiento también se ha caracterizado por llevar a cabo, antes de la propia intervención directa de las cuentas por parte del Ministerio de Hacienda, una política de máxima obediencia como el alumno más aventajado en el seguimiento de las directrices neoliberales del gobierno de Rajoy y la UE en las políticas de reducción de la deuda y de eliminación del déficit, todo ello a costa incluso de atender a las necesidades más elementales de las clases populares de Madrid que continúan sin ver resueltos sus problemas sociales y económicos.

La reducción de la deuda por parte del Ayuntamiento de Madrid ha supuesto no destinar recursos municipales a atender necesidades sociales, deuda para la que se había prometido hacer una auditoría y no pagar la que se pudiera considerar “ilegítima”, y que, además, se viene liquidando a ritmo de record por velocidad y cuantía, algo más de 2.000 millones desde la llegada al Ayuntamiento de Ahora Madrid. Asimismo, otra detracción de recursos para atender necesidades es el amplio superávit del que goza el Ayuntamiento, más de 1.000 millones. También contribuye a ello el bajo nivel de ejecución del gasto y de las inversiones por parte del equipo de Manuela Carmena que ha sido una constante desde el inicio de su mandato.

Así se puede entender que según los datos del propio Ayuntamiento en un tema tan sensible como la vivienda haya una lista de espera para disponer de una vivienda social de 20.000 personas sin atender.

Además, en el propio “golpe institucional” de Montoro iniciado en estos días, la actitud de Carmena y de Ahora Madrid ha sido absolutamente condescendiente y entreguista. Denunciando que no están de acuerdo con el criterio de aplicación de la regla de gasto por parte de Montoro, pero acatando sumisamente las decisiones del Ministerio de Hacienda, limitándose a emprender acciones legales que cuando se quieran ver sustanciadas, si es que fueran favorables al Ayuntamiento, llegarán muy tarde.

El autodenominado “Ayuntamiento del cambio” no se ha planteado en ningún momento la realización de ningún tipo de movilización ni la defensa de los derechos de “los de abajo” que dijeron durante la campaña electoral que sería su objetivo y que tantas ilusiones despertaron entre las clases populares y la clase trabajadora de Madrid.

¿Madrid no se toca?

La Plataforma “Madrid no se toca”, nacida para enfrentar la intervención de Montoro y defender la autonomía del Ayuntamiento, hizo este jueves una presentación pública en el Centro Dotacional de Arganzuela. Cuatro representantes de la plataforma abordaron allí el contexto político de los recortes, los problemas presupuestarios del Ayuntamiento, los recortes que afectarán a los diferentes distritos y el plan de recortes que será ejecutado en el gasto de personal.

La Plataforma se plantea ahora impulsar movilizaciones contra la intervención y los recortes del gobierno del PP de Rajoy en el Ayuntamiento de Madrid. Estas son medidas imprescindibles y absolutamente necesarias. Sin embargo, si la recién formada plataforma se propone luchar seriamente contra los recortes, tiene que plantear una lucha decidida no solo contra aquellos que ahora son impuestos por Montoro y el Gobierno del PP, sino también contra los propios recortes y políticas antipopulares que ya venía realizando el gobierno de Ahora Madrid en el Ayuntamiento.

No es posible enfrentar el “golpe institucional” de Montoro sin una política independiente que al mismo tiempo denuncie el abandono por parte de Ahora Madrid de las demandas sociales más urgentes que había prometido en su campaña electoral para conciliar con los intereses empresariales y los modelos de “gasto reducido” impuesto por el Estado central.

Para que las trabajadoras, trabajadores y el pueblo de Madrid no sean rehenes ni convidados de piedra en los enfrentamientos palaciegos de las administraciones y sus políticos profesionales, es necesario plantear una perspectiva de independencia de clase. Es decir, denunciar implacablemente el intervencionismo del Gobierno, pero al mismo tiempo criticar sin contemplaciones el posicionamiento de Ahora Madrid en las políticas desarrolladas hasta ahora en favor de los grandes poderes financieros y económicos de la ciudad y no en favor de “los de abajo”.

Es necesaria una política decidida y clara en favor de la movilización y la auto-organización popular, con una política completamente independiente del gobierno del Ayuntamiento, para luchar contra las imposiciones de los recortes de gasto impuestos por Rajoy y contra las políticas aplicadas por Ahora Madrid, para exigir el no pago de la deuda, la remunicipalización de los servicios públicos, la finalización de los desahucios y/o alternativa habitacional, la finalización de los pelotazos urbanísticos. Solo así se podrá avanzar hacia una salida real a las demandas sociales una y otra vez postergadas.






Temas relacionados

Madrid no se toca   /   Cristóbal Montoro   /   Ayuntamiento de Madrid   /   Política Estado Español   /   Ahora Madrid   /   Manuela Carmena   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO