Política

LA PLATA

La impunidad viaja en colectivo: el genocida Luis Baume, de paseo tras ser condenado

El represor de la bonaerense, Leopoldo Luis Baume, fue condenado el lunes 25 de marzo por secuestros y torturas durante la última dictadura. Sin embargo, minutos después de la sentencia, salió rumbo a la terminal de Retiro junto a su esposa.

Sábado 30 de marzo | 16:26

1 / 2

Sobrevivientes, familiares, compañeros y militantes de derechos humanos se presentaron el lunes 25 de marzo en Comodoro Py, para presenciar la lectura del veredicto de la causa contra cuatro militares y dos policías bonaerenses por los crímenes cometidos en el Centro Clandestino de Detención (CCD) “Sheraton”.

La causa finalizó condenando a los seis represores que llegaron a juicio, con penas de entre 8 y 25 años. Entre ellos se encuentra el represor de la bonaerense, Leopoldo Luis Baume, condenado a 8 años de prisión por la privación ilegal de la libertad de Pablo Bernardo Szir, Julia Sarmiento, Luis Salvador Mercadal, María Cristina Ferrario y Delia Bisutti, y por torturas en los dos últimos casos. Sin embargo, minutos después de la sentencia, el genocida Baume salió caminando junto a su esposa hacia la terminal de Retiro, rumbo a la ciudad de La Plata.

“Adonde vayan los iremos a buscar…”

Como una demostración más de impunidad, sólo uno de los represores había llegado al juicio detenido en una cárcel común. Los demás, fueron beneficiados con arresto domiciliario. La situación se repite en cada juicio. A la lentitud en los procesos que favorece la impunidad biológica, se suman beneficios extraordinarios como el otorgamiento masivo de domiciliarias, las excarcelaciones, los ceses de prisión efectiva y la ausencia de los represores en las audiencias de los debates orales.

Según el último informe publicado por el Ministerio Público Fiscal de la Nación, más de la mitad de los represores detenidos gozan del beneficio de la prisión domiciliaria. Sin contar que, al momento, sólo un tercio del total de los represores imputados fueron sentenciados (condenados y absueltos). Sobre un total de unos mil detenidos, más de seiscientos se encuentran con arresto domiciliario. El fenómeno no comenzó con Macri: a diciembre de 2015 eran 450 los represores con domiciliaria.

Si bien las querellas habían solicitado para este caso la revocación de los arrestos domiciliarios con los que fueron beneficiados durante su prisión preventiva cinco de los represores; el Tribunal resolvió aplazar la resolución de este pedido hasta tanto la condena quede firme.

Minutos después de la sentencia, el genocida Baume salió caminando junto a su esposa hacia la Terminal de Retiro, rumbo a la ciudad de La Plata. Dos militantes de derechos humanos que habían viajado para presenciar la sentencia, lo reconocieron y no dudaron en denunciar ante les demás pasajeres de quién se trataba y que acababa de recibir una condena a ocho años por delitos de lesa humanidad. Después de esto y de realizar movimientos dubitativos e intentar “explicar” algo que nunca se supo qué era, el genocida repudiado huyó cual rata, junto a su esposa.

Alerta: genocida suelto en La Plata

Este siniestro personaje fue escrachado en tres oportunidades por la agrupación HIJOS La Plata y la Mesa de Escrache Popular entre los años 2003 y 2007. En Diciembre de 2002 y en Noviembre de 2003, en su anterior domicilio de la calle 4; y en 2007 en el departamento en el que desde hace seis años se encuentra con arresto domiciliario, en calle 49 entre 12 y 13.

En enero de 2008, en el marco de un homenaje a Juan Vucetich en La Plata, la fundación que lleva su nombre realizó un acto en el Museo Policial de calle 54 N° 393 en el que se nombró a Baume como miembro honorario, entre otros. Las organizaciones de derechos humanos, políticas, sociales y estudiantiles que integran la Multisectorial de La Plata, Berisso y Ensenada, junto a la Mesa de Escrache Popular se convocaron para volver a repudiar al genocida.

Como integrante de la bonaerense, tuvo bajo su directa responsabilidad al CCD "Sheraton" hasta febrero de 1977. Después fue Comisario en Marcos Paz y, como tal, estuvo a cargo de liberar la zona cuando, en un importante operativo en junio de 1977, secuestraron a 16 personas que permanecen desaparecidas. Entre noviembre de 1977 y enero de 1979 se desempeñó en la Brigada de Investigaciones de San Justo. Entre 1979 y 1984 fue encargado de la División Aérea de Morón.

Finalizada la dictadura, Baume ocupó cargos de alta jerarquía en la Policía de la Provincia de Buenos Aires. En diciembre de 1986 asumió como Secretario General de la fuerza, y en marzo de 1987 ocupó el cargo de Director General de Seguridad, durante el mandato del ex gobernador radical Armendáriz. Ese año pasó a retiro voluntario después de ser beneficiado por la Ley de Punto Final, sancionada durante el gobierno de Alfonsín.

El 13 de agosto del año pasado empezó en La Plata otro juicio por crímenes de lesa humanidad en los que está involucrado. Se trata del juicio por el CCD de la Brigada de Investigaciones de San Justo, en la que se desempeñó como segundo Jefe entre noviembre de 1977 y enero de 1979. En esta causa está acusado por 52 casos de secuestros y torturas.

Aún cuando presenta la vitalidad necesaria para pasearse por Retiro, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, le concedió el permiso para no presentarse en las audiencias del juicio. Los organismos de derechos humanos independientes, las organizaciones gremiales, sociales y políticas que luchamos contra la impunidad de ayer y de hoy seguiremos dando la pelea por cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas.







Temas relacionados

Derechos Humanos   /    Genocidas   /    Crímenes de lesa humanidad   /    Represores   /    La Plata   /    Juicio a Genocidas   /    Juicios por la dictadura   /    Impunidad   /    Lesa humanidad   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO