Mundo Obrero

DOSSIER: UN AÑO DE LUCHA EN MAM

La historia y tradición de lucha del Parque Industrial de Neuquén floreció nuevamente con la lucha de MAM

El Parque Industrial de Neuquén no es un gran parque, no está lleno de industrias y empresas, es un parque industrial pequeño pero muy intenso desde el punto de vista de la lucha de clases. La lucha incansable de los madereros es parte de esta tradición.

Raúl Godoy

Dirigente ceramista y diputado del PTS-FIT | Neuquén

Domingo 8 de julio | 08:51

La mayoría de la clase obrera neuquina está distribuida entre los obreros del petróleo desparramados en distintas localidades del interior de la provincia, los obreros de la fruta que hacen temporada en la cosecha, las y los docentes, trabajadores estatales y municipales entre otros. Los obreros y obreras del Parque Industrial no tiene gran cantidad o masividad de industrias pero si está muy concentrada y tiene una historia muy intensa desde el punto de vista de la lucha de clases.

El Parque Industrial además tiene un Barrio, una tradición y una historia. Si bien no arrancó con nosotros, evidentemente Zanon le dio una impronta muy importante. Desde fines de los noventa y principios del 2000 en adelante se fue moldeando un movimiento obrero joven que creció y se desarrolló en fábricas que sobre todo producían para empresas de servicios petroleros, pero también habían otras.

La Papelera Molarsa es una de estas fábricas que tuvo varios hitos de lucha muy importantes. De conquistas de derechos, de resistencia, de luchas ganadas y otras perdidas pero de batallas libradas con mucha combatividad y organización.

Siguieron esta tradición de lucha las obreras textiles que marcaron y escribieron páginas de historia del Parque Industrial muy importantes. Historia que comenzó a gestarse al calor de derrotas sindicales importantes como el despido de Norma Brizuela, que nunca logramos reincorporar pero que sirvió para foguear a una camada muy importante de militantes obreras que se integraron a nuestra corriente.

También la lucha de los obreros de Cerámica Neuquén, con la ocupación y puesta en marcha de la fábrica cuando la patronal abandonó y dejó familias en la calle. Todas y cada una de estas luchas fueron acompañadas, sostenidas y bancadas con el cuerpo, por los obreros y obreras militantes de las otras fábricas del parque.

Nuestra corriente política y sindical que es parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas tuvo mucho que ver desde el inicio en esta tarea de moldear y foguear una vanguardia obrera que impactaba en toda la región y en el país. Fuimos forjando una nueva tradición de una clase obrera no corporativa. Combativa y con independencia de los partidos patronales. Que apostaba a la unidad con la comunidad, a la unidad y coordinación regional y nacional de los trabajadores y trabajadoras en lucha construyendo una alternativa a la burocracia sindical.

No es casualidad que la política de coordinación se haya impulsado desde Zanon en lucha, cuando nuestro Sindicato Ceramista movilizaba centenares de compañeros y compañeras, cuando la coordinadora del Alto Valle se movilizaba junto a enormes contingentes trabajadores y trabajadoras desocupadas, de la Junta Interna del Hospital Castro Rendón, de agrupaciones docentes y universitarias. Esa experiencia fue también moldeando y forjando camadas de obreros militantes clasistas, muchos de ellos se integraron a las filas del PTS y fueron parte de los que impulsamos el Frente de Izquierda desde el Parque Industrial elevando la lucha de clases también al terreno de la lucha política.

Toda esta historia y tradición de lucha es la que se puso de manifiesto y floreció nuevamente con la lucha maderera. Se estaba encaminando la lucha textil, después de 9 meses intensos y ya había explotado el conflicto de MAM. Nuestra juventud, nuestros compañeros y compañeras dejaron jirones en la toma, en la ocupación, en las guardias permanentes durante todos esos meses de lucha de las textiles y continuaron haciéndolo acompañando la lucha de MAM, hasta el día de hoy durante un año.

Como decía Lenin, los revolucionarios somos los últimos en abandonar el campo de batalla. Mientras haya fuerza vital por parte de los trabajadores en lucha, nuestro partido va a permanecer ahí peleando hasta el final, espalda con espalda con una clase obrera que va forjando una nueva tradición. Una tradición de solidaridad, de democracia directa, de no mirarle la chapa a los sindicatos sino ver que en cada trabajador en cada trabajadora que lucha, hay un compañero y una compañera, valorando mucho al compañero militante.

En este proceso nosotros también como partido nos fuimos forjando como una izquierda obrera, revolucionaria, que estamos orgullosos de estar construyendo junto a una juventud estudiantil que se ha forjado junto a la clase obrera y sus luchas. Dando la pelea en la universidad, en los terciarios, en las escuelas, por las ideas revolucionarias pero también practicando esa unidad obrero-estudiantil, no sólo en términos ideológicos y bajo las ideas del marxismo, sino también en la ruta, en los portones de la fábrica, en sus piquetes. Lo mismo que hacemos desde nuestra tribuna en la Legislatura con nuestra banca Obrera y Socialista.

Se cumple un año de esta lucha. Hemos tenido varios golpes pero no han podido doblegar, ni quebrar ni amedrentar a estos compañeros madereros y su comisión de mujeres.

Uno de los golpes más duros que recibimos fue la brutal represión, el desalojo y el atentado en el que me dispararon por la espalda. Esto fue absolutamente premeditado por la policía provincial y sabemos que lo hizo el poder político, lo hizo el gobierno del MPN para amedrentar, para castigar, para atemorizar a los trabajadores. Lejos de eso, el conflicto se llenó de vitalidad todo el último tramo y estamos en plena lucha.

Vamos a seguir batallando junto a los obreros madereros y sus familias. Ellos se ganaron el apoyo de la comunidad, enfrentaron a la patronal, el gobierno y su justicia. Y están escribiendo otro capítulo de la historia de lucha del Parque Industrial.

La lucha de los madereros de MAM tiene un valor enorme. Por la intensidad la influencia y el valor político de plantarse frente a un gobierno de ricos, que nos entrega al FMI y nos condena al pago de la deuda externa liquidando miles de puestos de trabajo. Frente a la burocracia sindical que nos entrega, y frente a los discursos combativos lejanos a los piquetes.
MAM escucha, tu lucha es nuestra Lucha.







Temas relacionados

MAM   /    Resistencia obrera   /    Parque Industrial Neuquén   /    Neuquén   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO