Economía

DISPUTAS EMPRESARIALES

La “grieta” de los Ceo: cruces entre el Gobierno y la cúpula industrial

Cabrera pidió a los empresarios que dejen de llorar, la UIA pidió “poner paños fríos”y avanzar en discusiones. Incluso los propios dueños del país se pelean con Cambiemos. Causas de la disputa.

Martes 6 de marzo | Edición del día

Reproches cruzados entre el Gobierno y los empresarios industriales salieron a la luz en estos días por las importaciones, suba de tarifas, impuestos, y la tasa de interés, entre otros motivos.

El ministro de Producción, “Pancho” Cabrera, lanzó a los empresarios "generen una agenda seria, se dejen de llorar, se pongan a invertir y a competir".

Te puede interesar: "Pelea" Gobierno vs empresarios: ¿el cantito de las canchas llega a la sede de la UIA?

El presidente de la Unión Industrial (UIA) respondió al Gobierno, dijo "quizás están un poco susceptibles. Nosotros estamos de acuerdo con las medidas del Gobierno en general pero no podemos tener una mirada estadística” en declaraciones a Radio Diez.

El periodista Bonelli, en su columna semanal afirmó que los cuestionamientos al modelo vienen de parte de la UIA, la Cámara de Comercio, la Sociedad Rural y la Cámara de la Construcción.

Causas de las disputas con los industriales

Los industriales reclaman por las medidas que tomó el Gobierno y afectaron al sector. El débil crecimiento de la industria, la suba de las importaciones, las altas tasas de interés del Banco Central, la suba de los costos como el aumento de las tarifas de los servicios públicos, el desplome del mercado interno que disminuyó las ventas, y el posible acuerdo de la Unión Europea-Mercosur son algunos de los factores que generaron la bronca industrial.

-Industria anémica

Un informe del Centro de Estudios de la UIA mostró que la producción industrial creció sólo un 1 % en el 2017, con disparidades en las distintas ramas productivas. Las mejoras se observaron en la construcción, minerales no metálicos e industrias metálicas básicas.Los sectores más golpeados fueron calzado y cueros, textiles y confecciones.

Los datos sobre la actividad industrial de enero difieren. Según datos de FIEL, en enero de 2018, la actividad industrial cayó 0,6 % en la comparación interanual, mientras que el Indec estimó una recuperación de 2,6 %.

Sin embargo, si se analiza los datos del Indec desde el período 2015-2017, Cifra revela que hubo contracción de la actividad de minas y canteras (-5 %), industria (-2,2 %) y construcción (-2,1 %).

Fuentes de la UIA advirtieron al diario Bae que "con todo el viento de cola", la actividad industrial apenas igualará la marca del 2015.

La contracara fue la contracción del empleo. Según datos del Ministerio de Trabajo (SIPA), desde noviembre de 2015 a diciembre de 2017 el empleo en la industria manufacturera descendió un 5,2 % (representa alrededor de 65.000 asalariados menos). Mientras en la construcción impulsada por la obra pública aumentó 3,7 % (16.000 asalariados más aproximadamente).

-Importaciones

El año pasado el déficit comercial alcanzó un récord de U$S 8.471 millones, donde se verificó la suba de las importaciones. Según datos de Indec, las importaciones acumuladas de 2017 respecto de igual período de 2016 subieron 19,7 %.

Según la consultora Radar, desde 2015 hasta 2017 la suba de las importaciones afectó al sector textil e indumentaria, calzado, automotriz por el ingreso de vehículos terminados, y fitosanitarios (agroquímicos).

-Tasas de interés

Urtubey, dirigente de la UIA, criticó las tasas de interés "cuando ves el Banco Central, con unas tasas muy altas que llegan casi al 28 % este año, pero que estuvieron al 38 %, con lo cual el financiamiento es relativo, casi imposible. Por otro lado, se empieza a discontinuar las líneas de financiamiento productivo… Parecería que hay más aliento a la especulación que a la producción".

El empresario reclama por los créditos, pero tampoco hubo mucha inversión en estos años. Cifra advierte “la tasa de inversión prácticamente se mantuvo en el mismo nivel que 2016: por debajo del 15 % del PIB en precios corrientes. De esta manera, en lugar de impulsar el proceso de formación de capital bajo la gestión macrista, se consolida la tendencia previa a la reducción de la inversión en un nivel inferior ya que se ubicaba en torno al 16 % del PIB entre 2012 y 2015”.

Muchos de los empresarios que posan de productivos y exigen créditos para inversión, se volcaron al negociado de las Lebacs, este año seguramente continuarán haciendo negocios si el Gobierno decide colocar deuda en el mercado local, o ante casos de inestabilidad no dudarán en dolarizar sus ganancias.

-Acuerdo Mercosur-Unión Europea

Las negociaciones por el acuerdo con la Unión Europea y el Mercosur continúan. Argentina con el trato pretende mejorar las exportaciones de carnes y liberar las trabas que existen para los biocombustibles. Sin embargo, el acuerdo puede afectar a la industria por la exigencia del bloque europeo de disminuir los aranceles en determinados sectores, es decir más apertura.

Te puede interesar: En el acuerdo con la Unión Europea, en el Mercosur solo ganaría el "agropower"

Los sectores industriales de Argentina que expresaron sus reclamos fueron textil e indumentaria, laboratorios, calzado, juguetes y sector marroquinero.

-Costos más elevados

Otro motivo de queja es la suba de los costos, los industriales reclaman por el incremento de las tarifas de los servicios públicos, en especial, lo que tiene que ver con gas y electricidad, insumo clave en muchas industrias. Tanto el año pasado, período de derrumbe para el sector como este año los ajustes seguirán.

Los costos laborales también es causa de molestia para las patronales. Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat, volvió a repetir que en Argentina se paga “altos” salarios en dólares en relación a Brasil.

Exprimir las condiciones laborales

Un reclamo empresarial que une a todas las patronales, incluida la industria es avanzar en reducir los salarios, y flexibilizar las condiciones laborales.

El Gobierno ofreció a los empresarios la reforma tributaria proempresaria, la ley de ART, la eliminación de retenciones a las exportaciones, un dólar más alto que benefició a los exportadores, pero la medida que esperaban ansiosos era la reforma laboral. Reforma postergada por el Gobierno ante su debilidad política, que se abrió tras la votación de la reforma previsional, y ahora presentará sólo en partes como el blanqueo laboral (condonación de deudas para las empresas que blanqueen) y la extensión de la licencia por paternidad.

La mejora en la industria es débil aún y la relación de fuerzas impidió que el Gobierno aumentara los ritmos de explotación que pide el empresariado. Lejos de un modelo nacional, los industriales pretenden pagar salarios baratos, tener un mercado “protegido” para que los trabajadores paguen sus productos caros, como sucede con la ropa o los productos electrónicos cuyos precios son superiores a otros países.

La ausencia de un nuevo ciclo de negocios para las patronales combinado con los desequilibrios de la economía, las turbulencias externas, la decisión “proteccionista” de Trump de imponer aranceles al biodiésel y al acero, y la imposibilidad para Cambiemos de realizar un fuerte ataque a las condiciones laborales de los trabajadores alientan las peleas y cruces entre el Gobierno de Ceo y los empresarios. Las patronales aún “bancan” a Cambiemos, pero los cortocircuitos están a la orden del día.

Te puede interesar: La maldición de los años pares







Temas relacionados

Francisco Cabrera   /    Mauricio Macri   /    Importaciones   /    Industria   /    Inversión   /    UIA   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO