Política Venezuela

Venezuela

CRISIS POLÍTICA

La fuga de Ledezma en medio de la crisis de la oposición y las negociaciones en curso

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Sábado 18 de noviembre | Edición del día

La escapada de Antonio Ledezma hacia Colombia, quien se encontraba en arresto domiciliario en Caracas, se da en el peor momento que atraviesa la oposición que venía estando aglutinada en su mayoría en la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD). Por eso, más allá de los aspectos rocambolescos que le quieren atribuir o de expresiones del tipo que se “suma a las voces contra Maduro en el exilio”, no refleja más que la fuerte situación de crisis que atraviesa la oposición en el plano interno pero que viene siendo apalancada por el imperialismo y todo el derechismo continental en el plano internacional.

Además se da en un momento donde el gobierno de Maduro y partidos mayoritarios de la oposición se disponen a retomar las negociaciones en República Dominicana a comienzos de diciembre, previa a la misma ya se han dado reuniones “técnicas”. Por algo es justamente las negociaciones entre chavismo y oposición el tema que ha transversalizado la noticia de la fuga de Ledezma, como introduciendo una matriz política alrededor del cual se politice el hecho.

Ledesma había sido junto a Leopoldo López y la exdiputada María Corina Machado uno de los protagonistas de la ola de manifestaciones contra el Gobierno conocida como "La Salida", que logró en 2014 movilizaciones contra el chavismo y se saldó con decenas de muertos. Representan el sector más duro que se opone incluso a las negociaciones que llevan a cabo partidos de la oposición con el gobierno de Maduro y ahora conforman una sola organización “Soy Venezuela” tras la unificación de Alianza Bravo Pueblo (ABP) de Ledezma y “Vente Venezuela” de María Corina Machado.

Ledezma buscó darle connotación de “gran escape” al declarar que tuvo una travesía del tipo "peliculesca" de alrededor de 15 horas desde Caracas, que habría incluido el paso por al menos un 29 puestos de control, hasta pasar este viernes a pie el puente internacional "Simón Bolívar" en la frontera con Colombia. Seguramente más en el futuro se sabrá a ciencia cierta la real situación que permitió que el dirigente derechista pudiera escapar del país, o quién le facilitó para poder sobrepasar el control que se ejercía sobre su casa así como toda la travesía si supuestamente la realizó por tierra o fue transportado vía aérea hacia la zona de la frontera.

Ledezma llegó a hablar de cierta información que le habrían dado fuentes de inteligencia oriundas del oficialismo, por lo que no se descarta la posibilidad que su fuga pudo haber sido facilitada incluso por algún sector desde el propio Estado, a sabiendas de que existen también sectores del chavismo que ofrecen resistencias a las negociaciones con la oposición o que son reacios a lo que se puede estar negociando. Buscando capaz darle más aire al sector opositor más duro que igualmente es más renuente a las negociaciones así como también para acentuar las divisiones de la propia oposición.

Fue el diario derechista caraqueño El Nacional el que informó y reseñó desde su página web que Ledezma "escapó en la madrugada de este viernes por la frontera hacia Colombia" y "tendría como destino final un país europeo". La migración colombiana confirmó que el ex alcalde metropolitano de Caracas había ingresado al país en la mañana de este viernes, "e hizo su correspondiente trámite migratorio". A media tarde de este mismo viernes Ledezma emprendía vuelo hacia Madrid. Una entrada que ya estaba negociada así como la ruta hacia el Estado español.

En sus declaraciones Maduro le deseó "felicidad" a Ledezma en su nuevo periplo, quien se encontraba en arresto domiciliario desde abril de 2015, y quien fuera detenido el 19 de febrero de ese mismo año pasando sus dos primeros meses privado de libertad en la cárcel militar de Ramo Verde. Pero en ningún momento Maduro hizo alusión a un pedido de extradición ni a Colombia ni al gobierno del Estado español.

Colombia ha sido la vía de ruta de salida de varios opositores al gobierno de Maduro, como lo han hecho llegado en los últimos meses varios de los magistrados del paralelo “Tribunal Supremo de Justicia” que había nombrado la Asamblea Nacional, controlada por la oposición y que Maduro considera en desacato, y hasta no hace poco la destituida fiscal Luisa Ortega Díaz que luego de pasar por Curazao terminó en territorio colombiano.

El dirigente del ahora “Soy Venezuela” declaró que “dejé mi bandera a María Corina Machado, en la que confío plenamente", otra de las figuras opositoras consideradas del ala dura o más radical de la oposición que incluso se ha opuesto a los cuatro partidos más importantes que venían estando aglutinados en la MUD por haber entrado en las negociaciones con el gobierno. No fue casual que declara sobre Ledezma, "Sé que su vida corría peligro por la posición que asumió con firmeza y coherencia ante la pretensión de reeditar el falso diálogo", en alusión a la reanudación de un proceso de negociación política entre el gobierno.

En sus declaraciones una vez en territorio colombiano, Ledezma enfiló sus dardos conta dicho proceso de negociaciones. En una alusión a la cárcel en que el narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria estuvo detenido a comienzos de los 90, Ledezma llegó a declarar que "A los que ahora van a dialogar que no vuelvan a caer en la trampa de los que quieren convertir a República Dominicana en una suerte de catedral, como lo hizo Pablo Escobar cuando engañó al Gobierno de Colombia".

Para recordar a los lectores, la “Catedral” fue el nombre que recibió la cárcel que el gobierno colombiano hizo construir cuando negoció la entrega de Pablo Escobar Gaviria en 1991 en la que éste tenía todos los privilegios, una cárcel lujosa y exclusiva para el narcotraficante de aquel entonces, de la cual se escapara cuando se pretendió trasladarlo a un centro de reclusión tradicional. Su afirmación no buscaba solamente alcanzar al gobierno de Maduro o a los propios dirigentes de la MUD, sino también al gobierno de República Dominicana pues en otras declaraciones ya había afirmado que “Dominicana es una zona contaminada” y ahora la compara con la emblemática cárcel del dirigente del cartel de Medellín. O en otras palabras, apuntar directamente al corazón de los mediadores en las negociaciones. Pero he aquí que los gringos está por atrás de estos encuentros entre oposición y chavismo, o dicho de otra manera, complejo el tinglado político cuando el imperialismo hace su presencia a "su" manera,

Es que el gobierno y varios de los partidos que estaban aglutinados en la MUD se reunirán en Santo Domingo el 1 y 2 de diciembre próximo para comenzar una nueva ronda de negociaciones en cuyo primer encuentro participarán "los países acompañantes del proceso, representados por sus cancilleres". Esta declaración se daba luego de que representantes del gobierno y de la oposición participaran en una reunión "preparatoria de los aspectos metodológicos y técnicos" de la cita de diciembre en la capital dominicana, cuyo presidente, Danilo Medina, auspicia junto al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Unos encuentros que parecen llevar “buen curso” al ser calificados por ambos sectores de “positivos”.

Esta reunión se terminó operando porque el gobierno de Maduro aceptó la participación de México, Chile y Paraguay en las reuniones –países propuestos por la oposición–, siendo que ya están Bolivia y Nicaragua por el lado del gobierno, al que se añadirá un sexto país a ser anunciado mañana por Maduro. Pero sobre todo se da por la presión ejercida por Estados Unidos hacia el gobierno nacional, pues si dependiese de la oposición, que se encuentra completamente debilitada y dividida, jamás hubiesen logrado imponer la presencia de los cancilleres de sus países amigos.

No en vano todas las discusiones sobre las sanciones de Trump rondan los encuentros y se ponen como condicionantes en las negociaciones, en una situación en que el gobierno de Maduro está al borde de caer en cesación de pagos de la deuda externa y busca desesperadamente un proceso de refinanciación o reestructuración de la deuda. Pero las sanciones financieras aplicadas por los Estados Unidos implican que la posibilidad de refinanciamiento es muy baja, pues impiden al sistema financiero y a las empresas estadounidenses adquirir nueva deuda venezolana. Es aquí donde el imperialismo termina teniendo el peso central en las negociaciones en curso.

Al momento de escribir este artículo no se habían pronunciado los dirigentes de los principales partidos opositores. Está por verse entonces en qué sentido terminará incidiendo aún más en las filas de una oposición que se muestra a la deriva en el plano interno y con nuevas coaliciones políticas en sus distintas fracciones, así como también en los procesos de encuentros entre estos sectores opositores y el chavismo. Aún hay mucha tela que cortar sobre esta historia que aún está cargada más de sombras que de luces. Mientras esta situación se desarrolla en las alturas, la catastrófica situación económica y galopante hiperinflación golpea con fuerza a las grandes mayorías trabajadoras y populares.








Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Derecha Venezuela   /    Política Venezuela   /    Venezuela   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO