PROVINCIA DE BUENOS AIRES

La extorsión de la Bonaerense y la pelea de Berni y los intendentes

La extorsión de la Bonaerense, dejó expuestas las diferencias de los intendentes con el ministro Berni. Las Policías locales ¿una nueva disputa? Argentina, el país con mayor proporción de policías por habitante en el mundo.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Martes 22 de septiembre | 01:21

Aquel día, cuando la Quinta de Olivos fue rodeada de Policías Bonaerense portando su 9 mm, se despertaron las alarmas. Las versiones de por qué se atrevían los uniformados a semejante extorsión a cielo abierto, se multiplicaron. Pero algunos datos continúan siendo inequívocos: los uniformados recibieron un empoderamiento -aún mayor durante la cuarentena-, por parte de un Gobierno que viene cediendo a la derecha, y que abrió la billetera para poner en pie un plan de fortalecimiento de la seguridad, léase, para la represión. Todo esto los envalentonó.

Al anochecer de ese día agitado Alberto Fernández dio una conferencia de prensa. Estaba acompañado por el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el gobernador y por una importante cantidad de intendentes, tanto del oficialismo como de la oposición. El mensaje presidencial fue claro, el problema era económico. Anunció que por decreto reduciría los fondos de coparticipación de CABA, alrededor de 1 % para enviar a territorio bonaerense. Un “golpe habilidoso” para cambiar la agenda y recuperar fondos para la Provincia de Buenos Aires.

En esa conferencia Alberto Fernández habló poco de la extorsión policial, cuestionó los métodos del reclamo y subrayó “vienen desde Tigre hasta acá”. Al lado tenía sentado al tigrense Sergio Massa. Un día después, en una entrevista radial que concedió a Ernesto Tanenbaum, volvió a subrayar el mismo dato. Se sabe que el presidente de la Cámara de Diputados es uno de los enemigos de Berni. Entre los intendentes del Frente de Todos, el ministro de Seguridad, cosecha otros enemigos.

En tanto, los intendentes de Juntos por el Cambio, que habían expresado su malestar por el anuncio presidencial, de restarle un punto de coparticipación al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, pronto cambiaron su “agenda” y reclamaron una mayor redistribución para los municipios. Después de ese pedido, el mandatario bonaerense anunció el reparto a los distritos de $1500 millones. Sin embargo, los tironeo de los intendentes con el gobernador continúan.

Policías locales, ¿un nuevo enfrentamiento?

Sergio Berni planea disolver las Policías Locales, creada por Daniel Scioli ante su candidatura presidencial de 2015 y quiere que esa fuerza pase a la órbita de la Bonaerense. En tanto denunció que “esta crisis fue de la Policía Local”, haciendo referencia a los movidas policiales.

No obstante, el proyecto de Berni encontró rechazo entre propios y ajenos. Los intendentes buscan retener el control de esta fuerza de proximidad. Los acompaña un peso fuerte: Sergio Massa. El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, dijo que “la mayoría” de los jefes comunales quieren esa fuerza. En el mismo sentido se expresó el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi. Mientras que Martín Insaurralde, líder de los intendentes peronistas, aseguró que los jefes comunales impulsaron una Ley que regula las Policías Locales de la provincia de Buenos Aires para que sigan bajo la órbita de los municipios.

En tanto Sergio Berni subrayó que es él quien maneja a la policía y no los intendentes. Quiere conducir un ejército de casi 100.000 hombres armados.
La pelea de fondo es por un lado quién maneja los fondos que se destinan a Seguridad y por el otro, quién cuenta con fuerzas policiales propias para construir y mantener sus propios feudos. Máxime cuando la Bonaerense es una mafia que en “tiempo de paz” pacta con los barones del conurbano para que los dejen manejar sus “negocios” y a cambio garantizan la gobernabilidad.

Argentina es el país con mayor proporción de policías: 558 cada 100 mil personas. Quienes regulan el mercado del delito, y son parte de los grandes entramados criminales, son a quienes los gobernantes delegan el control social. Así es que solo en territorio bonaerense, desde que comenzó la cuarentena, hubo más de 100 jóvenes asesinados a manos de las fuerzas represivas. Otro joven, Facundo Castro, estuvo desaparecido más de tres meses. El hallazgo de su cuerpo deja más expuesta que la Bonaerense es la responsable. Por el encubrimiento, surgió un amplio movimiento que pide la renuncia de Sergio Berni.

En tanto los intendentes y el gobernador, más allá de las diferencias que podrían tener con el ministro, no están dispuestos a desplazarlo por este motivo. Mientras que el silencio de quienes siempre defendieron las libertades democráticas, y que hoy adhieren al gobierno de Alberto Fernández, dejan correr el empoderamiento a las fuerzas represivas. En lugar de frenar a la derecha, la potencia.

El juzgamiento de los crímenes policiales depende solo de la movilización popular en apoyo de los familiares de las víctimas del gatillo fácil, las torturas y las desaparición forzada.







Temas relacionados

Facundo Astudillo Castro   /    Intendentes    /    Alberto Fernández   /    Policía Bonaerense   /    Axel Kicillof    /    Sergio Berni   /    Sergio Massa

Comentarios

DEJAR COMENTARIO