Juventud

EDITORIAL

La educación en emergencia y la pelea que se viene en las elecciones de la UBA

Del 11 al 15 de septiembre serán las elecciones simultáneas a centros de estudiantes y obligatorias en toda la UBA como antesala de elección de decanos y rector. Las fuerzas políticas que se ocultan y las propuestas del Frente de Izquierda.

Jesica Calcagno

@Jesi_mc

Viernes 25 de agosto | Edición del día

La grieta que no es

El actual rector de la UBA Alberto Barbieri, buscará su re-elección para continuar con el co-gobierno entre radicales y peronistas en la universidad. Barbieri, quien fuera candidateado por Scioli para Ministro de Educación si ganaba la presidencia en 2015, confesó hace pocos meses en Clarín su relación con Cambiemos cuando afirmó “Nosotros pertenecemos a un espacio en el que hay de todas las ideologías, y la verdad que, en ese sentido, yo estoy trabajando muy bien con el gobierno nacional”.

El co-gobierno en la UBA entre radicales, el PRO, kirchnerismo y sus variantes peronistas no cae del cielo. Es un espejo de lo que pasa a nivel nacional, donde en el senado y las provincias, el FpV y otros sectores del peronismo fueron fundamentales para garantizar la gobernabilidad a Macri y votarle las principales leyes de ajuste.

Sin esta colaboración mutua, sería difícil explicar el resultado de las elecciones legislativas del 13 de Agosto que puso a Cambiemos como “primer minoría” nacional, aunque matizado por el “empate técnico” en la provincia de Buenos Aires. La actuación del peronismo muestra su crisis como oposición - desde lo que fue Frente para la Victoria, el massismo y demás variantes del PJ-, disgregado, sin liderazgo ni proyecto alternativo y saliendo perdedor por detrás de los resultados que esperaba. Fue preso de su propia política: frente a un gobierno que no tiene mayoría propia para gobernar, le brindó sus buenos servicios. Hoy pasó el primer round electoral, que dejó un final abierto para octubre.

Las elecciones de la UBA en septiembre serán el “medio término” entre las PASO y octubre, donde actuarán las mismas fuerzas políticas que disputan a nivel nacional, a pesar de que intentarán “camuflar” su identidad. Pero este año se juegan cuotas mayores de poder: estudiantes, docentes y graduados votarán en forma directa consejeros directivos que luego elegirán por el antidemocrático voto calificado y ponderado a los decanos por facultad, y finalmente al rector de la universidad más grande del país que nuclea a 300.000 estudiantes. Este camino de decisiones es como un embudo para la representación estudiantil en las definiciones sobre el rumbo de la universidad: a pesar de ser la gran mayoría, su representación se va achicando más y más al llegar a las instancias de las decisiones más importantes. El rector y los decanos son quienes toman las decisiones sobre el presupuesto universitario y la orientación en los planes de estudio, dos ejes centrales en las que el gobierno nacional tiene particular interés. El sistemático ataque a la universidad pública y a sus docentes, recortando cada vez más el presupuesto es un punto nodal que expresó un amplio rechazo como mostraron las masivas movilizaciones y clases públicas en mayo del 2016 de toda la comunidad educativa.

En la UBA todos juegan su partido…. pero que no se note

Si en las elecciones nacionales de agosto ya vimos cómo los partidos tradicionales mayoritarios (Cambiemos, Unidad Ciudadana) buscaron hacer campañas marketineras, con características descafeinadas y “no políticas”, en la universidad las agrupaciones que responden a ellos hacen abuso de esa impronta. Los radicales de Cambiemos y peronistas que co-gobiernan la UBA, tienen sus agrupaciones estudiantiles para su cruzada por el poder del rectorado. Pero se ocultan detrás de campañas “neutras” que no hablan de la realidad del país, ni de las problemáticas más estructurales de la educación que viven miles de docentes y estudiantes. El marketing de colores y remeras de listas con nombres amigables, bonitos volantes y propuestas de gestión al mejor estilo “duranbarbista” que inundan los pasillos de las facultades, están a la orden del día para esconder sus verdaderos intereses y proyectos políticos.

La Franja Morada que conduce en las facultades más importantes como Económicas (Nuevo Espacio) y Medicina, y pretende recuperar Derecho (que perdió con una lista afín a su espacio como Nuevo Derecho) y avanzar en Psicología (EDI), es la agrupación radical que responde a Cambiemos. Ellos son uno de los principales sostenes del rector Barbieri y los negocios con empresas privadas en la universidad. Así lo demostró el escándalo de corrupción que explotó en el Hospital de Clínicas por el manejo irregular de la compra de medicamentos a empresas amigas ligadas a Emiliano Yacobitti, quien es actual Secretario de Hacienda de Barbieri y está al frente de la Franja Morada. Esos “vueltos” fueron a financiar la campaña política de Lousteau, ex embajador de EEUU del gobierno de Macri. Su relación con Cambiemos es estrecha en la interna de los decanatos. Como en Derecho, donde el posible sucesor de la decana Pinto es Daniel Vitolo: ex abogado de Bergoglio, redactor de la ley de quiebras favorable a los empresarios y defensor del gobierno en el escándalo del Correo que involucró al Grupo Macri. Otro es Jorge Biglieri, ex Consejero Superior de Psicología y funcionario de Barbieri, que juntaría todos los apoyos para suceder a la actual decana radical Nélida Cervone en Psicología.

Los peronismos tampoco se quedan atrás. En Sociales, la conducción de la UES, La Campora y Nuevo Encuentro, que buscan destacarse por eficiencia de fotocopias, apuntes y clases de apoyo, no sólo también votaron a Barbieri en la última elección de rector igual que la Franja Morada, sino que aportaron candidatos a las listas de Unidad Porteña en la ciudad de Buenos Aires. Y la nueva cara de La Mella en Sociales bajo la máscara de “Sudestada”, compartió sus candidatos en la misma lista del kirchnerismo en la ciudad junto a la UES. Lo mismo hacen en otras facultades: en Derecho bajo el nombre “Acción Colectiva” y en Filosofía con “El Colectivo”, sus campañas y propuestas descafeinadas ocultan el agrupamiento de distintas variantes kirchneristas y peronistas: los que están con Cristina, con Randazzo, y hasta Massa (como la variopinta alianza en Psicología “El Impulso” de Libres del Sur-Massa y La Mella-PJ)

El Frente de Izquierda es la única fuerza política que a nivel nacional y en la UBA propone una agenda para debatir los verdaderos problemas de la educación que involucran a estudiantes, docentes y no docentes, que se juega porque la universidad se ligue a la realidad nacional y que los planes de estudio puedan dar respuesta a las necesidades de las grandes mayorías de los trabajadores y sectores populares. La que apuesta a la unidad del movimiento estudiantil en las calles junto a los docentes y los trabajadores como los de Pepsico que enfrentan los despidos y represión del macrismo. Para que la realidad de las mujeres entre a los cursos frente a la escalada de violencia y femicidios. Impulsando el debate y pronunciamientos por la aparición con vida YA de Santiago Maldonado desaparecido por la gendarmería, frente al silencio de la Franja Morada que es Cambiemos y defiende el discurso estigmatizante de Bullrich contra la comunidad mapuche.

Con la red de agrupaciones de la Juventud del PTS junto a independientes, levantamos bien alto la bandera del Frente de Izquierda de Nicolás del Caño y Myriam Bregman, de Alejandro Vilca de Jujuy, trabajador colla de la recolección de basura que obtuvo el 13% en una de las provincias con mayor pobreza y “laboratorio” de la represión del gobierno; de Raúl Godoy, diputado de los trabajadores en Neuquén, ceramista de la fábrica sin Patrones Zanon. Porque nos une un proyecto de transformación en todo el país que cuestiona el capitalismo de raíz, y queremos fortalecer la voz de los trabajadores, las mujeres y la juventud. La campaña con la que comenzamos el año en todas las facultades “Nuestras vidas y educación valen más que sus ganancias” fue sólo el primer paso.

Te puede interesar: “Que el Frente de Izquierda se desarrolle en toda la UBA”

¿Y si hablamos de la realidad?

Mientras la Franja Morada y los peronismos van a pretender ir a estas elecciones escondidos detrás nombres y campañas que nada discutan sobre “el mundo real”, las agrupaciones que impulsa la Juventud del PTS-Frente de Izquierda apostamos a instalar una agenda para debatir y dar respuesta a los problemas educativos más estructurales que no son ajenos a la realidad nacional.

La política del actual gobierno de degradar cada vez más la educación pública, va de la mano de precarizar más el trabajo docente, que en la UBA se expresa en los miles de ad honorem que trabajan gratis y los bajos salarios docentes. Pero también de la marginalización de sectores cada vez más grandes para que queden fuera del acceso a la universidad.

Mientras de un lado el 26% de la juventud entre 18 y 24 años no accede ni a la universidad ni tampoco a un trabajo, los que sí acceden atraviesan serias dificultades. Con los trabajos peores pagos y más precarios, se hace cada vez más difícil sostener los estudios. Con las gastos en transporte sin boleto educativo y apuntes cada vez más caros, el cuadro se agrava a la hora de cursar. Con una oferta horaria de materias cada vez más restrictiva, donde muchos no llegan por los horarios de trabajo, o se encuentran con cátedras únicas que hegemonizan el pensamiento y la orientación de las carreras. El resultado de esta política es que sólo 1 de cada 4 estudiantes que ingresa logra recibirse, y quedan afuera directamente los sectores de más bajos recursos de las familias trabajadoras. Esto se combina con el recorte de la planta docente que además profundiza la precarización.

Esta es la agenda urgente que necesitamos debatir frente al silencio cómplice y enmascarado de las demás agrupaciones. Por eso proponemos una salida de conjunto. Queremos discutir el presupuesto nacional y educativo que se vota en el Congreso, y en los Consejos Directivos y Superior de la UBA para iniciar medidas concretas que apunten a la emergencia educativa.

Proponemos que se destinen los recursos necesarios para crear cargos docentes, que tengan un sueldo inicial de $15.000 y renta para todos los ad honorem. Los docentes también exigen que se aplique el Convenio Colectivo de Trabajo aprobado en 2015, y que las autoridades de la UBA rechazan. Porque defendemos a los docentes y la calidad educativa. Queremos que haya más oferta horaria para que todos los estudiantes puedan cursar sin tener trabas porque trabajan, y pluralidad ideológica para elegir las orientaciones contra el pensamiento único. Para que todos puedan ingresar a la universidad y nadie tenga que abandonar, proponemos que el Estado y la UBA otorgue becas de estudio integrales equivalentes a media canasta familiar, que inmediatamente se podrían aplicar en base a impuestos extraordinarios progresivos sobre el 1% más rico de la población.

Estas medidas elementales, las acompañamos con la propuesta de Nicolás del Caño y Myriam Bregman de reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana con un salario mínimo igual a la canasta familiar, para no dejar la vida trabajando y poder dedicarle tiempo a la cultura, la recreación y el estudio, y para terminar con la precarización laboral que afecta al 50% de la juventud y que todos puedan trabajar repartiendo las horas entre ocupados y desocupados. La defensa de la educación pública, por el acceso igualitario para todos y mayor presupuesto, son condiciones necesarias para la pelea porque el conocimiento que produce la universidad apunte a resolver los problemas estructurales y más sentidos de los trabajadores y sectores populares.

Nuestra propuesta integra una pelea nacional y en la universidad, por eso en estas elecciones de la UBA apostamos a fortalecer el Frente de Izquierda en los centros de estudiantes, consejos directivos por la democratización del feudal régimen universitario, y también en octubre por diputados de la izquierda para darle fuerza a estas propuestas que implican atacar las ganancias de un puñado que se enriquece a costa de nuestras vidas, trabajo y educación.

Invitamos a todos los estudiantes independientes a ser parte de estas peleas.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO