Política

NACIONAL

La diputada del FIT Mónica Schlotthauer vuelve a trabajar en el Ferrocarril Sarmiento

La diputada nacional de Izquierda Socialista en el FIT-Unidad, Mónica Schlotthauer, volvió a su trabajo en el sector de limpieza en la estación Once del Ferrocarril Sarmiento. El Frente de Izquierda sigue siendo un ejemplo, contra la casta de políticos que se enriquecen en la función pública.

Viernes 17 de enero | 11:02

En diciembre dejó su banca y volvió al puesto de trabajo que ocupaba antes de asumir como legisladora, siguiendo el mismo ejemplo que anteriormente habían sentado otros referentes de la izquierda como Raúl Godoy o Noelia Barbeito, entre muchos otros que dan cuenta de una tradición muy distinta de la de quienes se enriquecen en la función pública.

Mónica Schlotthauer es miembro del Cuerpo de Delegados del Sarmiento y referente de la lista Bordó y de la agrupación Mujer Bonita es la que lucha.

“A diferencia de los legisladores del PJ, PRO y la UCR, que pasan décadas aferrados a las bancas del Congreso, los del Frente de Izquierda rotan y regresan a sus lugares de trabajo”, señalaron desde Izquierda Socialista.

Como parte de la tradición del Frente de Izquierda, contrariamente a la casta política que viven como ricos porque gobiernan para los grandes empresarios, los referentes del Frente de izquierda son trabajadores como cualquier otro.

Referentes como Nicolás del Caño, Myriam Bregman y otros cobran como una maestra y donan el resto de su dieta a luchas y causas populares.

Con esa coherencia, lo primero que hizo Nicolás Del Caño al asumir como diputado nacional fue presentar un proyecto para que “todos los funcionarios cobren como una maestra”. Luego fue presentado también por Myriam Bregman. De esta manera desenmascararon a los “políticos profesionales” que cobran dietas millonarias, viven en casas o departamentos lujosos, viajan con choferes personales y atienden su salud en el exterior y utilizan el Estado para enriquecerse.

Ejemplos como el de Schlotthauer fueron antecedidos recientemente por Nathalia González Seligra, que luego de casi dos años de desempeñarse como diputada nacional volvió a trabajar como docente en Laferrere.

El primero en expresar esta tradición fue Raúl Godoy, quien en Neuquén es reconocido como “el diputado obrero” que aporta su dieta a las luchas de los trabajadores y que al finalizar su primer mandato volvió a la línea de producción en la emblemática FaSinPat, la ex Cerámica Zanon.

Lo mismo sucedió con Noelia Barbeito, quien al finalizar su mandato como Senadora provincial mendocina, volvió a dar clases como docente universitaria y terciaria.

Y así podríamos seguir con muchos otros ejemplos, como parte de la tradición de un espacio político, el Frente de Izquierda, muy alejado de la casta de políticos millonarios.

Te puede interesar: ¿Qué hacen los diputados que cobran más de $ 150.000 por mes?







Comentarios

DEJAR COMENTARIO