Mundo Obrero Estado Español

ESTADO ESPAÑOL

La democracia blindada del 155

El Gobierno de Rajoy está aprovechando la ofensiva contra Catalunya para recentralizar el Estado y atacar a los trabajadores y los pueblos.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Martes 28 de noviembre | Edición del día

Hace ya muchos años que en las movilizaciones de protesta se suele cantar “lo llaman democracia y no lo es” refiriéndose a la “democracia española”. Sin embargo, esta “democracia” en los últimos años y más aún con los acontecimientos catalanes se ha ido blindando para facilitar una reacción represiva contra los trabajadores y los pueblos de todo el Estado.

Hemos tenido algunos casos famosos sobre cómo las instituciones nos “defienden”. Los titiriteros, acusados de incitación al odio; el cantante de Def con Dos, César Strawberry, acusado de enaltecimiento del terrorismo; el rapero Pablo Hasel, por injurias contra la Monarquía o Cassandra por los tuits sobre Carrero Blanco, también acusada por humillación a las víctimas del terrorismo. Así como también la hemos sufrido en Izquierda Diario. Tan solo por mencionar los más conocido.

El poder judicial español y el Gobierno del PP, en los tiempos de la reciente mayoría absoluta, organizaron un ataque directo a la libertad de expresión. En realidad, a la libertad de expresión de aquellos que de una manera u otra, criticamos los colosales déficits democráticos que sufrimos en la península. El PP aprobó en solitario la Ley Mordaza para poder actuar contra las movilizaciones en las calles protegiendo a las fuerzas de seguridad y las instituciones.

La vía judicial de Catalunya

Desde el 9N catalán a ésta parte, el Gobierno de Rajoy con el apoyo del PSOE y Cs, se ha dedicado a lanzar una brutal ofensiva judicial y policial (y, ahora, dejó vía libre a sus perros mastines de la ultraderecha). Con la Reforma del Tribunal Constitucional del 2015, el Gobierno logró tener una institución “atada y bien atada” a su servicio. De hecho es uno de los principales instrumentos en la “vía judicial”.

Esta ofensiva ha tenido algunos momentos destacados con el juicio a Artur Mas y compañía que deben pagar una multa de 5 millones a pesar de haber sido declarados inocentes, la prisión preventiva contra los Jordis y medio Govern catalán, las causas contra los miembros de la mesa del Parlament, entre otros.

El poder judicial, que pasó intacto de la dictadura franquista a la “democracia” para ricos, está protagonizando una interpretación mega reaccionaria de las leyes y de los hechos. La acusación de sedición y rebelión no se sostiene por ninguna parte. Además, todos los miembros de la mesa y los consellers ya están abjurando de la República y rindiendo pleitesía al 155. El Tribunal Constitucional suspende la orden de prisión a los fachas de Madrid pero bien que la jueza Lamela ingresó a prisión a los consellers.

El delito de odio se utiliza para defender a la mayoría opresora. Precisamente lo contrario para lo que fue hecho. Los jueces admiten a trámite casos en los que se critican la represión policial, o críticas al Gobierno. En lugar de defender a las minorías nacionales, sirven para oprimirlas aún más. Como si fuera poco tenemos un desfile de maestros en los juzgados por hablar del procés. Y se prepara otro desfile de alcaldes también.

El ataque es tan fuerte, que establecen medidas inéditas para ésta democracia para ricos. Por ejemplo, la Junta Electoral Central ha prohibido llevar “lazos amarillos” a los miembros de las mesas electorales. Incluso PP y Cs han llegado al extremo de solicitar la prohibición de la iluminación de color amarillo en los edificios de Barcelona, proclamando la necesidad de mantener la neutralidad en las elecciones. ¿Qué más nos impondrán los opresores?

La vía policial

La vía judicial se complementa con la “vía policial”. El Gobierno ha desplegado miles de efectivos policiales y guardias civiles en Catalunya y se ha hecho cargo de los Mossos d’Esquadra depurando tan solo al Major Trapero. Las fuerzas de seguridad se encargaron de la represión del 1O y de la incautación de urnas; quienes están identificando (y multando) a quienes participaron en los piquetes del 8N y en cualquier manifestación o acto espontáneo.

La policía y la justicia hacen la vista gorda con sus perros mastines ultraderechistas. Les dieron rienda suelta en las manifestaciones unionistas y ahora se atreven a hacer algunas pintadas e incluso agredir a gente y edificios públicos a cara descubierta. Ni Mossos, ni Policías se mueven para impedirlo, como no podía ser de otra manera. Luego dirán que no hay connivencia.

Van a por todo

El PP, la Monarquía, el poder judicial, el Ibex 35 junto al PSOE y Cs van a por todo. El Rey se dirigió a los españoles sin hablar de la represión del 1O, el PP encuentra múltiples herramientas represivas con el apoyo de Sánchez y Rivera. El Ibex 35 se lleva las empresas de Catalunya.

Tenemos a Xavier García Albiol que se proponer “normalizar” al personal de la televisión catalana. Para ello se proponer cerrar TV3, al igual que el PP valenciano hizo con su propia televisión. Para luego abrirlo con gente “normal”. Seguramente, estará pensando en la “imparcialidad” de la RTVE.

La marca naranja de los populares pone su punto de mira en la educación catalana. Para estos fachas de camisa y corbata la inmersión lingüística ha lavado la cabeza de muchos independentistas y los ha logrado “abducir” como decía el finado Maza. Rivera y Arrimadas han logrado escapar de los largos tentáculos de los maestros catalanes.

Montoro se encargó de la parte económica con el ahogo económico primero, y luego con la intervención directa. En un plis plas el Ministro de Hacienda inventó un decreto para favorecer la pérdida de empresas catalanas. Con el 155 se quedaron con toda Catalunya. Tanto es así que convocaron unas elecciones que son las más tramposas desde la Transición. Mientras tanto los ricos tienen sus capitales en Panamá o aprovechan amnistías fiscales.

Catalunya como laboratorio para todo el Estado

El ataque del Régimen del 78 no está dirigido exclusivamente contra el pueblo y los trabajadores de Catalunya. Catalunya es el primero que lo recibe, pero se prepara para aplicarse en el grado que sea necesario para el resto del Estado español. El PP se transformó en juez y parte. El 155 está acabando con el pobre Estado de las autonomías

Algunos dirigentes del PP amenazaron con aplicar el 155 en Navarra y en Castilla La Mancha. Quien no amenaza es el ministro de hacienda. Cristóbal Montoro ha intervenido las cuentas de Madrid con la excusa de que los presupuestos no se cumplen. Si éste fuese el motivo real, seguramente la mitad de los municipios del Estado estarían intervenidos.

El PP de Rajoy, junto a todo el Régimen del 78, está retomando la agenda recentralizadora de José María Aznar. Y, para ello no duda en blindar todas las instituciones y en mostrar el verdadero carácter represivo de ésta democracia para ricos. No solamente el pueblo catalán tuvo que sufrir la Policía española, sino también el pueblo murciano que lucha contra las obras del AVE.

Una democracia que es para los ricos: garantiza la seguridad jurídica y las ganancias milmillonarias a los grandes empresarios. Al tiempo que mantiene un paro de dos dígitos creando empleo precario y mal pagado. El crecimiento del 3% anual se hace sobre la base de una fuerte caída de los ingresos salariales.

Se está poniendo de pie la España del Ibex 35 y la Monarquía. Liderados por la derecha bunkerizada de Rajoy, con el apoyo directo del “nuevo” PSOE de Sánchez y la marca naranja de Rivera. Con la participación directa de las fuerzas represivas del poder judicial y policial. La “democracia” española se le cae la careta y es cada vez más claro que gobierna para los ricos








Comentarios

DEJAR COMENTARIO