Mundo Obrero Chile

COLEGIO DE PROFESORES

La calumnia como método político o de cómo el PC padece su derrota

En los medios de prensa, la derrota de Jaime Gajardo en las elecciones del Colegio de Profesores fue definida como “aplastante”. Miles de profesores, a lo largo del país, votaron en contra de este dirigente que el 2014 y el 2015 traicionó abiertamente al movimiento de profesores en su lucha contra la Nueva Carrera Docente. Pero tanto él, como Bárbara Figueroa, en vez de reconocer su papel nefasto producto de su subordinación al Gobierno, prefieren inventar un cuento: el “anticomunismo”.

Juan Valenzuela

Santiago de Chile

Domingo 27 de noviembre

“Yo creo –dijo Bárbara Figueroa- que lo que existe es un fuerte anticomunismo en este país (...) Porque, hay que decirlo, todos los sectores se aliaron contra Jaime Gajardo, se aliaron contra un comunista, eso es lo que se expresó acá”. Según la dirigente "quienes alimentan el anticomunismo son sectores que no quieren producir ningún cambio en el país, y al final estos grupos terminan haciéndole un juego a esos sectores”. Por su parte Gajardo definió su gestión como “una década de logros” y planteó que “cuando se levantan alternativas por personas o en forma parcelada y no alternativas políticas de proyección, se está condenado”.

Estos dichos son muy característicos del Partido Comunista (PC). Cada vez que se ven cuestionados por trabajadores o estudiantes, lanzan la misma acusación. Eso es lo que buscan hacer con el concepto “anticomunismo”. Por eso, según ellos, quienes los desplazaron de los puestos dirigentes, serían una alianza que no quiere producir ningún cambo en el país. Pero resulta llamativo que el partido que dice esto ha sido un férreo defensor del gobierno de Bachelet. Esto es lo que les pasa la cuenta. Los profesores y profesoras tienen fresco en su memoria el recuerdo del telefonazo de Gajardo y los métodos prepotentes y burocráticos empleados por éste en la dirección del Colegio de Profesores.

Antes de Bachelet

Esto ocurría incluso antes de que Bachelet estuviese en el Gobierno. Por ejemplo, en enero del 2012, después de la gran lucha que dio el movimiento estudiantil, el PC empleó calumnias similares en contra de profesores y estudiantes de un liceo de San Miguel que querían impedir el cierre del establecimiento impulsado por el municipio en ese entonces en manos del PS Julio Palestro. Desde la entonces presidencia del Comunal San Miguel, Andrea Muñoz, militante de ese partido, se encargó de difundir esta calumnia. En el blog oficial del ex alcalde, publicaron una declaración fechada el 23 de enero de 2012, firmada por el Comunal y el Metropolitano:

“El Colegio de Profesores es enfático en declarar que nos oponemos al cierre de escuelas y liceos públicos; así se lo hicimos saber al Alcalde de la Comuna Sr. Julio Palestro. Sin embargo, creemos que quienes más contribuyeron a que se tomara esta decisión fueron los inconscientes que destruyeron el establecimiento de esta manera. En otras palabras, estos son los que principalmente están cerrando el Liceo. Son quienes le hacen el juego a la derecha, hacen alianza con la derecha, como es el caso de esta toma y se dicen revolucionarios”.

En este Liceo se había realizado una importante experiencia pedagógica y política: durante tres meses, estudiantes, apoderados y profesores pusieron a funcionar el establecimiento sin directivos y bajo su propia organización, manteniendo la toma y la participación de los tres estamentos en el movimiento. Esa fue la llamada “autogestión” del Liceo A-90. El PC actuó en complicidad con la municipalidad para dejar a decenas de estudiantes y profesores en la calle.

Episodios como este abundan. Durante el paro del 2015 y la rebelión de las bases el 2014, la tensión entre el movimiento docente y la burocracia del Partido Comunista fue evidente. El PC estaba acostumbrado a dirigir de esta manera. Pero eso le está costando –cada vez más- la dirección del movimiento obrero. Que se quejen y llamen “anticomunistas” a los miles de profesores que votaron contra Gajardo no deja de ser un simple berrinche de una burocracia que está en un proceso serio de deterioro.

¿Por qué el PC actúa de esta manera?

El PC es parte del Gobierno y de ese modo busca subordinar a la clase obrera y al movimiento estudiantil a la burguesía, al empresariado. Para quedar bien con “dios” y con “el diablo”, usan algunas “astucias lingüísticas” para convencernos que su abstención del aumento de un 3,2% de los funcionarios públicos era en realidad un “rechazo” a la línea del Gobierno. Cada vez más el PC deja de ser creíble en la clase trabajadora. Eso le abre espacio a nuevos fenómenos político-sindicales que se expresan en el movimiento NO+AFP.

Su rol en los sindicatos y organismos de masas como el Colegio de Profesores, es mantener una subordinación estratégica a la administración de la Nueva Mayoría. Han preferido no romper ese conglomerado que incluye a la DC (un partido golpista), que vincularse a los intereses de la clase trabajadora. Frente al Código Laboral, el PC no dirigió ninguna lucha seria. Estos “berrinches”, plantear que la derrota de Gajardo se explica por un supuesto “anticomunismo”, no es más que eludir el tema central: su peso dirigente en el movimiento obrero está en un proceso de franco deterioro. Calumniar a los miles que votaron en contra de Gajardo no los salvará de compartir su destino con la Nueva Mayoría y Bachelet.

Perspectivas

¿Cuál será el desarrollo del nuevo sector dirigente en el Colegio de Profesores? ¿Qué ocurrirá en la ANEF con las listas que expresan "nuevos fenómenos sindicales" o corrientes como el autonomismo, que se disponen a disputarle a la Nueva Mayoría? ¿Qué significado político tiene que en la Universidad de Chile las JJCC hayan quedado en tercer lugar detrás del "frente amplio" y la candidata trotskista y feminista Bárbara Brito? ¿Cómo se desarrollará la crisis de la CUT? ¿Cómo actuará el nuevo sector dirigente del Colegio de Profesores? También estas elecciones, en Antofagasta, fueron importantes: Patricia Romo -militante trotskista- y los profesores indignados, están a la cabeza del comunal.

En Latinoamérica está emergiendo una izquierda obrera y socialista, revolucionaria, como lo expresó el acto del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) en el estadio de Atlanta, en Buenos Aires, que congregó a 20.000 personas, y en el que se concentraron sectores del movimiento obrero y militancia y figuras como Nicolás del Caño y Myriam Bregman del PTS. Un acto en el que se expresó no sólo el repudio a Trump, ahora a la cabeza del imperialismo, y una política independiente de la clase trabajadora que apunta a un Gobierno de los Trabajadores en ruptura con el capitalismo, y que se propone resistir seriamente a los planes de ajustes de Macri. A ese acto asistió Bárbara Brito, como parte de la lucha por construir una política internacionalista, que para nosotros va de la mano del combate por refundar la IV Internacional.

Cada una de las conquistas parciales que da nuestra corriente, no es un fin en sí mismo, estará al servicio de ir formando una izquierda anticapitalista de los trabajadores, internacionalista, que se proponga desplazar a las burocracias sindicales, y dar la pelea por un Gobierno de los Trabajadores sin subordinarse a conglomerados como la Nueva Mayoría ni a este régimen cada vez más anacrónico y lejano a las necesidades del pueblo trabajador y la juventud.




Temas relacionados

Partido Comunista   /   Mundo Obrero Chile   /   Jaime Gajardo   /   Nueva Mayoría

Comentarios

DEJAR COMENTARIO