Deportes

DEPORTE

La burocracia dirigiendo al ajedrez

Como en otros aspectos de la vida, la burocracia gobernante en la Unión Soviética era quién decidía el triunfo o la derrota, según cuál fuera la alternativa que le resultase más ventajosa a su posición dominante. Un ejemplo de ello es la lucha de Víctor Korchnoi por ser campeón mundial de ajedrez.

Jueves 12 de febrero de 2015 | Edición del día

El GM Víctor Korchnoi, nacido en 1931 en la ciudad de Leningrado, es un gran ajedrecista que se consagró campeón de la Unión Soviética cuatro veces entre 1960 y 1970 (1960-1962-1964-1970) siendo superado en ese terreno solo por el genial Botvinnik que lo hizo en 6 ocasiones (cierto que logró tres de sus títulos con una oposición de menor nivel, en los años en que el ajedrez no era súper profesional: 1931-1933-1939-1944-1945-1952). A pesar de estos méritos, su carrera hacia la cumbre mundial del ajedrez fue controvertida. Enfrentó en tres largos matches (1974-1978-1982) a Anatoli Kárpov, un hijo de la clase obrera. Esto le haría difícil las cosas, ya que Tolia era el favorito de las autoridades soviéticas, que lo consideraban un digno representante del comunismo. Esto derivó en una feroz persecución hacia Korchnoi, que finalmente comprendió en 1976 que si quería tener alguna posibilidad debía exiliarse en Occidente. En plena guerra fría, esta decisión de Korchnoi le sirvió el título de “traidor a la madre patria”. En la actualidad, Víctor Korchnoi es una leyenda del ajedrez que disputa súper torneos a los 83 años de edad. Todo un record de longevidad, al máximo nivel.

El Anti-ajedrez en la URSS

Un huérfano de la Gran Guerra Patria, su padre había muerto en la defensa de Leningrado en 1941, tenía una “sospechosa” independencia respecto al Estado soviético: no se había afiliado al Partido Comunista hasta 1965 (sólo lo hizo a los 34 años de edad para ver si las cosas le resultaban más fácil de esa manera) y no era para nada obsecuente. La burocracia consideraba a todos los ajedrecistas que escapaban a su estricto control como personas especialmente peligrosas al régimen.

En cambio, el joven Anatoli Kárpov era miembro del Komsomol (Juventud Comunista) desde niño, un digno hijo de la clase trabajadora, leal y obediente a las autoridades. Cuando estos dos jugadores se clasificaron a la Final del Torneo de Candidatos en 1974, fue claro que el único favorito de las autoridades para enfrentar al americano Fischer era el joven talento Anatoli Kárpov. A él se le dieron todos los recursos imaginables para vencer a Korchnoi porque era la única esperanza para recuperar el título mundial a la Unión Soviética. Estaba claro que Korchnoi debía perder ese match porque no podría vencer a Fischer, según el prejuicio de las autoridades. Es por eso que para Korchnoi solo hubo una persuasión de que se dejase ganar el match, lo que pronto se convirtió en una persecución e incluso hubo amenazas a su vida. Pero Korchnoi era un tipo duro y no se dejaría intimidar por la burocracia. Quería disputar el match con todas sus fuerzas y demostrar que él también podía ser un campeón del mundo.

El primer match entre Korchnoi y Kárpov fue disputado en Moscú en 1974 y tenía el carácter de Final del torneo de candidatos. Pero ante la sorpresiva carta enviada por Fischer al Congreso de la FIDE donde anunció que rehusaba defender su preciado título, lo que estaría en juego era posiblemente el Campeonato del Mundo. Fue este un encuentro que Kárpov dominaba tranquilamente con un claro marcador de 3-0. Mas esto lo llevó a relajarse y Korchnoi asestó dos golpes seguidos poniendo el match 3-2. El encuentro se jugaba a 24 partidas sin contar las tablas y, en caso de igualdad entre los contendientes, se definiría por un sorteo de lotería. ¡Imagínense que regla tan absurda la de ese tiempo!
Pero Kárpov mantuvo la calma y pudo volver a la lucha, empatando los últimos encuentros y convirtiéndose en candidato al título mundial, quizás campeón del mundo si Fischer mantenía su palabra, lo que no era seguro teniendo en cuenta sus emociones fluctuantes. En realidad, nadie sabía lo que ocurriría. Entonces Kárpov tendría que prepararse para un encuentro muy duro ante Fischer.

Lo que sí era seguro es que Korchnoi debía ser castigado por su correcta conducta deportiva. Para los burócratas el haber enfrentado con toda su fuerza a Kárpov era enfrentarse a su firme determinación. Esto era inadmisible, debía haber escarmiento para Korchnoi, debía convertirse en ejemplo, una dura advertencia para cualquiera que tuviera el atrevimiento de enfrentarse al Estado. La excusa que utilizó el Comité de Deportes fue una tonta entrevista que brindó Korchnoi a la prensa yugoslava donde admitía que las exigencias de Fischer eran correctas y vaticinaba una derrota de Kárpov frente a Fischer, en caso de que se enfrentasen. Una zoncera por la calentura del recién finalizado match. Pero esto sirvió para prohibirle la participación de torneos internacionales y rebajar su asignación económica de Gran Maestro en un tercio. Además se desarrolló una campaña de acoso y marginación por las revistas deportivas de la URSS donde se lo acusaba de ser un ¡Gran maestro antideportivo! ¡Curioso concepto el de los burócratas sobre lo que es conducta antideportiva! Korchnoi había caído en desgracia, pero mantendría su conducta digna ante las imposiciones del Comité de Deportes. Podemos comprobarlo al año siguiente, con motivo del enfrentamiento entre Fischer y Kárpov, toda la maquinaria soviética se ponía en marcha para ayudar a su candidato. Los Grandes maestros de todo el país se veían obligados a presentar por escrito su evaluación del estilo y aspectos fuertes del juego de Fischer, y, al mismo tiempo, en comparación también del de Kárpov, pero Korchnoi rehusó.

Korchnoi tuvo la suerte de que Fischer no se presentó a defender su corona y que los ánimos de conflicto se diluyeran. El nuevo campeón mundial quiso mostrar su madurez e inició gestiones ante las autoridades para que Víctor fuera perdonado y se le permitiese participar nuevamente en las competiciones internacionales. De esta manera, pudo participar en el Memorial Alekhine en Moscú y en Hastings, Inglaterra. Es así que el conciliador Kárpov le abrió una puerta de escape a Korchnoi. En 1976, luego de vencer brillantemente en el torneo de Ámsterdam, Korchnoi solicitó asilo político en Holanda. Esta decisión él la explicó de una forma simple: “Comprendí la necesidad de dejar la URSS a fin de poder proseguir mi carrera ajedrecística, que los gobernantes del Partido, aliados con algunos Grandes maestros, habían decidido sofocar”. Sin embargo, no sería tan fácil la huida, pues su familia se quedaba en la URSS y las autoridades del Partido Comunista juzgaron la deserción como una acción política a favor del imperialismo y lo denunciaron con todo su aparato de propaganda: una amplia resolución de la Federación de ajedrez, acompañada por una carta abierta condenatoria firmada por todos los grandes maestros (con excepción de Botvinnik, Bronstein, Spassky y Gulko) y una carta separada condenatoria firmada por Kárpov. Todos se mostraban unánimemente indignados. Pero esta fue, efectivamente, una nueva oportunidad que supo aprovechar Korchnoi para rearmarse y disputar un segundo match frente a Kárpov por el título mundial en 1978, esta vez fuera de la Unión Soviética.

Antes de meternos de lleno en el análisis de aquel controvertido match, veamos un documento que fue secreto hasta la disolución de la URSS y que trata de las resoluciones que el Comité de Deportes prescribía para todos los maestros soviéticos. Este documento titulado “Plan de preparación para los miembros de los equipos de la URSS en las competiciones por el campeonato mundial 1976-78” es de una gran importancia para comprender el disciplina profesional que exige la práctica del ajedrez y el férreo control que ejercía la burocracia soviética en el progreso colectivo de los mejores ajedrecistas.

“Cada miembro de un equipo de la URSS debería jugar un promedio anual de 80 partidas en seis competiciones. El torneo regulador para cada gran maestro, que determinará el calendario de participaciones del año siguiente, será el Campeonato Individual de la URSS. El entrenamiento asignado a un miembro de los equipos de la URSS estará compuesto de cuatro sesiones anuales, de una duración de 70 días, y cuatro períodos de trabajo individual, con una duración de 70 días”. “Cada año, en enero, se celebrará una sesión de entrenamiento de 24 días con los jugadores más fuertes de la URSS en la Base Olímpica de Comité de Deportes, en Novogorsk. Durante el año, se celebrarán sesiones de entrenamiento de 12-18 días, organizadas por el Comité de Deportes, antes de iniciarse los eventos oficiales de la FIDE y los torneos internacionales de primer nivel”. “Cada miembro de un equipo de la URSS está obligado a mantener un diario con su preparación y sus actuaciones. El diario será el principal documento de informe, reflejando la calidad de la preparación y juego del jugador”. “El estado de salud y la preparación física del jugador será constantemente controladas por el médico de los equipos de la URSS. La preparación psicológica debe ensayarse en las sesiones de entrenamiento y en las sesiones médicas con especialistas, y será supervisada por el médico de los equipos de ajedrez”.

“El programa que sigue está concebido para asegurar que los miembros y entrenadores de los equipos de la URSS estén actualizados en cuanto a la información ajedrecística:
Estudio de las partidas de los mejores grandes maestros extranjeros (Mecking, Ljubojevic, Andersson, Hübner, Smejkal, Portish, Hort, Larsen, Browne, Kavalek) con un análisis crítico, resumen del repertorio de aperturas y recomendaciones
Estudio de los problemas temáticos y redacción con carácter confidencial de ’Informes de aperturas de 1975-1976-1977’. Fecha de finalización: todo el período 1976-78. Para ser ejecutados por los mejores teóricos de ajedrez (grandes maestros y maestros). Tamaño de cada trabajo: 25-30 páginas mecanografiadas. Honorarios: por contrato de trabajo, según la tarifa de 250 rublos x 6 informes anuales = 1.500 rublos
Copia de material de publicaciones extranjeras. Asignación económica: 20.000 páginas anuales x 2,5 kopeks (50.000 kopeks, 500 rublos)
Preparación de fichas con información ajedrecística para ser usadas en el Club Central de Ajedrez. Asignación económica por contrato laboral: 15.000 fichas anuales x 20 kopeks ( costo promedio, establecido en 1974, durante los preparativos de A. Kárpov para el match con R. Fischer) dando 300.000 kopeks (3.000 rublos)

Baguio - 1978

Antes de volar a Baguio, una ciudad ubicada a 250 kilómetros de Manila, capital de Filipinas, Víctor Korchnoi publicó una carta abierta a Leonid Brezhnev con la petición de que mostrase buena voluntad y permitiese a su familia abandonar la URSS. En Manila entregó la carta en la embajada soviética y de nuevo leyó su texto en una rueda de prensa. Pero fue en vano, sus familiares se habían convertido en rehenes que pagarían la traición del candidato. Se puede afirmar que este match fue una guerra psicológica para ambos bandos. Víctor Korchnoi fue privado de enarbolar bandera alguna, pues la FIDE, en complicidad con la delegación soviética, lo consideró apátrida. Solo las banderas de Filipinas y la URSS estuvieron presentes en la inauguración del evento mundial. Cuando llegó la hora de empezar la partida, los jugadores no querían siquiera darse un apretón de manos, como es costumbre. Además, Korchnoi había decidido jugar con unos anteojos espejados, para que Kárpov no pudiera observarlo mientras pensaba. Cuando los ayudantes de Kárpov le alcanzaron un yogurt de frutas, los representantes de Korchnoi protestaron por ello. Sugirieron que debía hacerse un control antidoping, porque después de ingerirlo Kárpov jugaba como una “ametralladora”. Otra novela aparte podría escribirse en torno al psicólogo soviético, el Dr. Zújar. Sentado al frente de los jugadores durante toda la partida, no quitaba la mirada encima de Korchnoi durante cinco horas seguidas. Korchnoi creía en la hipnosis y en la parapsicología, por lo que este tuvo un gran influjo en el transcurso del match. Otro tema que preocupaba a Korchnoi era la silla en que se sentaba Kárpov. Es por eso que fue sometida a rayos x, por si las dudas. En el terreno netamente ajedrecístico, comenzó dominando Kárpov por 4-1. En similar circunstancia del match anterior, Kárpov volvió a relajarse, permitiendo la recuperación de su adversario. En la partida final el marcador se situaba 5 a 5 y quien ganase sería el campeón. Veamos la partida decisiva.

Kárpov, Anatoly (2725) - Korchnoi,Viktor (2665) [A43]
World Championship 29th Baguio City (32), 17.10.1978

1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Cf3 Ag7 5.Ae2 0–0 6.0–0 c5 Según el gran maestro Panno, que ayudó a Korchnoi en este match, las negras buscaban “elegir algo complicado, sobre todo teniendo en cuenta el estado psicológico del campeón”. 7.d5 Transforma la defensa Pirc en un conocido esquema de la Defesa Benoni. Korchnoi esperaba la variante 7.dxc5 dxc5 8.Dxd8 Txd8 9.Ae3 b6 10.Tfd1, ya que la teoría consideraba esta variante ligeramente favorable al blanco. Pero Kárpov fue perspicaz: “Comprendí que mi rival habría preparado una mejora en esa línea, y evité el cambio de peones”. Korchnoi quedó conmocionado: “Había analizado esta variante durante días, contando con el efecto psicológico de la novedad. Mi sorpresa fue grande cuando en el momento crítico Kárpov replicó sin pensar. Conocía la variante 6...c5 y, por otra parte, ¡esperaba que se produjese ese mismo día!

7...Ca6 8.Af4 Juego profiláctico por parte de Kárpov para prevenir la ruptura central con e7-e6 8...Cc7 9.a4 Y una vez más el juego profiláctico del campeón, esta vez ante un posible contrajuego en el flanco dama con b7-b5 9...b6 A juzgar por el ulterior desarrollo de la partida, Korchnoi no se había recuperado de la sorpresa ante la consistente reacción de su rival a la receta preparada. Comenzaron a asediarlo pensamientos acerca de traidores y espías y, además, contra todo lo acordado, en la cuarta fila de nuevo apareció el “temible” Dr. Zújar, que lo atravesaba con su penetrante mirada. El humor del aspirante se vio claramente afectado y comenzó a desplegar sus piezas de un lado a otro, sin un claro plan de juego.

10.Te1 Ab7 11.Ac4! Un desagradable matiz. Las blancas apoyan de inmediato el centro, ahorrando un tiempo con relación a h2-h3. 11...Ch5 12.Ag5 Cf6? Era preciso 12...h6 13.Ah4 g5 14.Cd2 Cf4 15.Ag3 Cg6 16.Cf3 a6 o bien 13.Ae3 e6! 14.Dd2 exd5 15.exd5 g5, avivando la posición a costa de debilitar el flanco rey. Este método imperativo de defensa se introdujo en la práctica a fines del siglo XX 13.Dd3 “Ahora es mucho más difícil para las negras conseguir juego en cualquier dirección” (Kárpov) 13...a6 14.Tad1 Tb8 15.h3?! Juego ultra seguro. “No quería correr riesgos en este momento”, escribe Kárpov. “En principio, la continuación coherente que incrementa la ventaja especial de las blancas e intensifica la presión era 15.e5!? Dxe5 16.Cxe5. En otra situación, sin duda alguna habría jugado así, pero en esta partida no tenía la menor intención de tirar la casa por la ventana arriesgando la iniciativa de las blancas”.

15...Cd7 16.De3 Aa8! 17.Ah6 b5 18.Axg7 Rxg7 19.Af1 Cf6 20.axb5 axb5 21.Ce2 Ab7?! La precaución del oponente podía explotarse con 21...e6 22.dxe6 Cxe6 23.Cg3 Dc7, aunque, por supuesto, “esto habría conducido a un serio debilitamiento de la estructura de peones” (Kárpov), pero lo cierto es que la posición negra seguiría siendo perfectamente viable 22.Cg3 Ta8 23.c3 Ta4 24.Ad3 Da8 25.e5! Una ruptura que desde mucho antes parecía inminente y a la que Kárpov calificó de “puñalada” 25...dxe5 25...Cfxd5 26. Ch5+ gxh5 27. Dg5+ Rh8 28.Dh6 f5 29.Cg5 con mate obligado. 26.Dxe5 Ccxd5 27.Axb5 Ta7? La única forma de complicar la partida era 27...Ta5 28. c4 Db8! 29. Dg5! e6 30.cxd5 h6! 31.De3 Txb5 32.dxe6 Axf3! 33.Dxf3 Tb3. Tratando de ganar el peón de b2 y lograr un final con dos peones contra tres en el mismo flanco. Buscar la victoria en una posición así, si es posible, podría requerir hasta el último aliento de las blancas.

28.Ch4! Ahora las dificultades de las negras son insuperables 28...Ac8 29.Ae2 Ae6 30.c4 Cb4 31.Dxc5 Db8 32.Af1 Tc8?! La obligatoria 32...h6 tampoco habría salvado a las negras. Korchnoi se encontraba apurado de tiempo y, en su fuero interno, sin duda comprendió que la partida ya estaba perdida 33.Dg5 Rh8 34.Td2 Cc6 35.Dh6 Tg8 36.Cf3 Df8 37.De3 Rg7 38.Cg5 Ad7 39.b4 Da8 40.b5 Ca5 41.b6 Tb7 La jugada secreta. Al otro día las negras abandonaron sin reanudar el juego 1–0 Al ganar este inolvidable match por el resultado de 6-5 (y 21 tablas) Kárpov conservó el título de campeón mundial.







Temas relacionados

Escuela soviética de Ajedrez   /    Ajedrez   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO