Política Estado Español

ATENTADOS EN BARCELONA Y CAMBRILS

La unidad de la “sagrada familia real”

En la misa del domingo en la Sagrada Familia de Barcelona se escenificó la unidad con la “Sagrada familia real”, o la de los “negocios comunes”.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Domingo 20 de agosto de 2017 | 16:25

Foto: EFE

A las 10 de la mañana del domingo, en la Sagrada Familia se celebró una misa en recuerdo de las víctimas a los atentados de Barcelona y Cambrils. Más de 100 víctimas entre los muertos y los heridos se cuentan entre ambos atentados. Un coste muy alto pagado en las Ramblas de Barcelona y el Paseo Marítimo de Cambrils.

La Basílica diseñada por Gaudí acogió a una selecta comitiva. Los Reyes la presidieron. En primera fila, el Presidente Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el President y el Vicepresident Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la Presidenta del Congreso, Ana Pastor, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y las máximas autoridades de Portugal, entre muchos otros.

Según fuentes del arzobispado, no sabían si entre los asistentes había familiares de las víctimas directas del atentado. La asistencia a la misa, llamada “Por la paz y la concordia”, estuvo muy por debajo de la capacidad de la Basílica. Tan solo 1800 personas, cuando puede albergar 7500 y estaba abierta al público. La misa se organizó con un enorme dispositivo policial, fuertemente armado, en todo el perímetro.

“Convivencia y unidad”

La misa fue oficiada por el Arzobispo de Barcelona Juan José Omella. Omella y el obispo auxiliar, Sebastià Taltavull han hecho hincapié en la unidad y la concordia. El Arzobispo fue muy explícito: “La unidad nos hace fuertes, la división nos corroe y nos destruye”. Al igual que el Rey y Mariano Rajoy, la curia también se sumó al mensaje subliminal en relación al proceso independentista aprovechando los efectos de los atentados.

El Rey Felipe VI también dio un mensaje relativo al Referéndum: ““El mejor ejemplo es el símbolo de convivencia que es hoy La Rambla…”. Rajoy ya lo había hecho el viernes cuando pronunció su discurso de madrugada “No olvidamos nunca que España es un pueblo unido en algunos valores…”. Todos hablan de convivencia, sin embargo, nadie aclara que significa ésta convivencia para los catalanes.

Es posible que convivencia signifique el pronunciado proceso de desinversión pública que ha caído a la mitad del que había antes de la presidencia de Rajoy. O quizás convivencia significa que desde Madrid se trate de indican en qué idioma se deben dar las clases de Catalunya. También es posible que convivencia implique desdeña las instituciones catalanas. Es la convivencia del sojuzgado.

Probablemente cuando hablan de convivencia y de “un pueblo unido en valores”, se refieran a los valores cristianos y occidentales, teñidos por la islamofobia y el racismo para encerrar a los “bárbaros” inmigrantes en los Centros de Extranjería y legitimar la persecución y criminalización de los manteros. Convivir para ellos es trabajo precario, nimileurista y paro de dos dígitos. Convivir es decenas y decenas de mujeres muertas. Es que la convivencia de los ricos con los trabajadores y los sectores más pobres es de éste tipo: miseria y opresión.

Los negocios de España y los países árabes

Sin embargo, ¿qué quiere decir ésta escenificación de unidad? ¿Están pensando realmente en las víctimas? ¿Están pensando en acabar con el terrorismo y sus graves secuelas? Es muy sencillo, estos líderes políticos están preservando los negocios del Reino de España.

Es muy conocida la amistad entre el Rey Juan Carlos y la casa Saudí, ya desde la época del fallecido Rey Fahd. También lleva una larga relación con los emires de Qatar y de Kuwait. Esta “amistad” está fundamentada en negocios de miles de millones de euros. Un consorcio español ha ganado la licitación del Ave de Medina a La Meca por más de 6.600 millones de euros. La mayor obra española en el exterior.

De estos negocios también ha participado la burguesía catalana. No podemos dejar de mencionar que el 40% del negocio bilateral entre el Estado español y Emiratos Árabes se debe a las empresas catalanas. O la multinacional Aigües de Barcelona con una destacada presencia en Latinoamérica. O Gas Natural con el negocio del gas en Argelia. Precisamente, esta relación entre las burguesías española y catalana “bendice” la sagrada familia.

España vendió armas a Arabia Saudí por 116 millones de euros, 5 fragatas por 2.000 millones entre otras operaciones “comerciales”. Armas que Arabia Saudí no dudó en utilizar en su invasión punitiva a Yemen. En enero de éste año, el país saudita fue visitado para cerrar otra operación de ventas de armas, por parte del Rey Felipe VI. Pensar que fomentan la guerra y luego se niegan a recibir en asilo a los refugiados, ¿Y, estos son los que acabarán con el terrorismo?

¿Unidad para combatir el terrorismo?

Todos se encargan de demostrar que luchan contra el terrorismo. Desde Obama hasta Trump; desde Merkel hasta Rajoy, pasando por Macron; la derecha y la izquierda parlamentarias. Todos están contra el terrorismo. Sin embargo, ¿qué hacen todos estos líderes políticos?

La invasión y ocupación de Irak que hizo EEUU (y apoyado por el Estado español entre otros) provocó un enorme desastre en la población de aquel país. Torturas, cárceles, miedo y represión fueron la semilla que provocó el odio y que permitió que un ala ultra radical del salafismo se construya con una base de masas, esto es Estado Islámico. No nos olvidemos del desastre de Afganistán.

Por otra parte, hay que tener en cuenta cómo se financia el grupo terrorista ISIS. Arabia Saudí, Kuwait y otros países del Golfo Pérsico han provisto de armas a IS como una forma de contrarrestar el poderío iraní en la región. También Turquía permite la venta de petróleo por el "Estado Islámico". Ambos son aliados directos de EEUU y socios comerciales del Estado español (armas por petróleo).

Durante la legislatura de Rajoy la venta de armas a diferentes países árabes ha crecido radicalmente. Cierto es que las relaciones comerciales con las diferentes dictaduras de los países árabes viene de décadas y centurias. Sin embargo, son éstos países quienes han estado ayudando a Estado Islámico. En estos días la denuncia de la CUP a que el Rey tiene negocios con las dictaduras árabes tiene mucha más importancia que nunca.

Arabia Saudí y muchos de esos países facilitan la acción terrorista de IS. También realizan un control durísimo sobre las mujeres, condenan a muerte a los homosexuales, persecución política y represión a la oposición, etc.; por tan solo mencionar algunas muestras del terror con el que dominan.

La persecución que Felipe VI, Rajoy y Puigdemont hagan hacia los grupos terroristas como mucho será una forma de limitar su accionar en todo el Estado. La acción de las fuerzas represivas está dirigidas a que el Estado español no pierda el creciente negocio del turismo. Y, la burguesía española no dejará de “comerciar” con las dictaduras árabes que a su vez financian a IS.

Para la Monarquía y el Gobierno se trata de hacer crecer los negocios de las grandes empresas españolas. El Régimen del 78 solo perseguirá al terrorismo si tiene que defender sus negocios o intereses políticos.







Temas relacionados

Atentados en Barcelona   /    Política Estado Español   /    Terrorismo   /    Rey Felipe VI   /    Barcelona   /    Guerra contra el terrorismo   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO