Géneros y Sexualidades

GÉNEROS Y SEXUALIDADES

La UNLP y una campaña hipócrita contra la violencia de género

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) publica en su página oficial una convocatoria a twittear un microrrelato contra la violencia de género con el fin de concientizar a todos los sectores de la sociedad.

Miércoles 22 de febrero de 2017 | 10:51

Me pregunto, ¿La UNLP tiene historias para contar referidas a este tema? Porque si buscan “los cuatro relatos más originales”, sería interesante utilizar ese breve espacio para reafirmar nuestras denuncias, para manifestarlas y para concientizar realmente sobre esta problemática que nos atraviesa a las mujeres y no encuentra un espacio de atención dentro de la universidad.

Desde mi experiencia personal podría participar de este concurso que consiste en la creación de un microrrelato utilizando los 140 caracteres de twitter. Sin embargo tendría que volver a relatar una historia que el decano de la Facultad de Ingeniería, Marcos Actis y la gestión de la universidad conocen muy bien, porque que en diciembre de 2015 efectué una denuncia ante las autoridades de la UNLP, en la cual expuse la persecución y el acoso sexual que padecí durante más de un año por parte de un trabajador no docente. Frente a esta denuncia no recibí un premio, ni la contención de la Universidad, sino más bien la desatención y el maltrato por parte de toda la comisión directiva, luego el traslado de mis actividades laborales a la ciudad de Quilmes y finalmente el despido.

Te Puede Interesar: Joven trabajadora tercerizada: acoso, denuncia y despido

Considerando que en octubre de 2015, se aprobó en la UNLP un protocolo para actuar ante las situaciones de violencia de género -que recién comenzó a regir en abril de 2016- aún no se conoce ya que no se puso en funcionamiento durante todo este período y solo fue parte de titulares y falsas campañas públicas a favor de los derechos de las mujeres.

Junto a mi abogada María Luz Santos Morón (CeProDH) y mis compañeras de Pan y Rosas hemos pedido incansablemente la aplicación del protocolo ante mi denuncia y posterior despido, pero fueron ellos mismos quienes me negaron este derecho, como así también la contención, y “el asesoramiento y la asistencia que puedan requerir para reparar los daños sufridos”, como dicen las autoridades. La total discordancia entre la propuesta del “Twittazo 2017” y las acciones concretas en los casos denunciados, es abismal.

La hipocresía de esta convocatoria no solo genera bronca, también da lugar a retomar una serie de asuntos que han quedado inconclusos respecto a las cuestiones de género y el bochornoso rol que ejerce esta universidad nacional frente a los casos de violencia de género que se registran allí mismo. Para ello, cabe recordarle a estos sujetos todos y cada uno de los casos de abuso de poder, acoso sexual, violencia verbal e innumerables acciones contra las mujeres que aún prevalecen y son ignorados por los mismos que impulsan este “Twittazo”. Aprovechemos la ocasión y este 8 de marzo twiteemos a la UNLP todas las denuncias que hemos callado en distintas ocasiones en nuestros lugares de trabajo y estudio en la propia Universidad y pongamos en pie comisiones de género para tomarlas y exigir que se les dé una resolución.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO