Sociedad

AMENAZA POLICIAL

La Policía y la “Ley del Talión”

Un video muestra la amenaza ocurrida en un hospital de Lanús por parte de un policía a un sospechado de matar un agente del Doucad.

Alan Gerónimo

@Gero_chamorro

Jueves 29 de junio | Edición del día

“¡Che! Murió el otro, ¿viste? Tu compañero. Tu compañero murió y vos tenés que morir también, hijo de puta”. Así comienza el video amenazante donde un individuo sentencia a muerte con palabras (por ahora) a una persona herida por balas de plomo ante la sospecha de que el joven fue partícipe del asesinato de un policía en la localidad de Wilde.

Lo hace en un hospital de Lanús, invirtiendo la carga de la prueba, donde uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Para este personaje, el joven en la cama es culpable hasta que salga a la calle y ahí se verá según dispongan ellos de su vida.

El video amenazante sigue: “Mataste a un poli, la concha de tu madre. Te vamos a esperar afuera, ¿sabés? Salí de acá y te esperamo’ afuera, hijo de puta”

El que se encuentra en la cama, del cual no trascendió su nombre, solo se sabe su corta edad de 20 años atina a decir “No sé de qué me hablas”. El joven entró al hospital tras recibir disparos en el abdomen que dice ocurrieron tras el robo de su moto.

Alejandra Olmos Coronel fiscal de la UFI N°1 de la descentralizada de Avellaneda, ya investiga cómo se filmó el video y quiénes son los responsables de lo que podría llegar a encuadrarse en una caso de obstrucción a la Justicia. Todos los caminos conducen a la Policía ya que al ser sospechado de ser cómplice de un homicidio está custodiado las 24 h en el hospital por los uniformados.

La ley del Talión

Esta amenaza es producto del asesinato de un policía miembro de la División Operaciones Urbanas de Contención de Actividades Deportivas (Doucad) de la Policía de la Ciudad que ocurrió en un intento de robo en su casa.

El uniformado que amenaza y filma se toma la atribución de ser juez y verdugo sentenciando a muerte a un joven que hasta el momento no se demostró que fuera culpable del homicidio.

Aunque este joven sea el artífice del asesinato, la Policía no tiene la potestad de juzgar y mucho menos a sentenciar a personas tengan o no pruebas.

Pero la realidad dista mucho del “debería ser”, se sabe el actuar policial en los barrios. Los uniformados actúan y juzgan solamente por “portación de cara”. Te arman causas para extorsionar a las familias y hacer “caja” pidiéndoles plata para no engarronar a los pibes o te las arman en forma de venganza como ocurre con Claudio Castro, víctima de una causa armada donde por una disputa con un vecino que porta uniforme azul es acusado del asesinato de un policía sin ningún tipo de prueba.

Si esto no es suficiente te arrancan la vida. Es así que cada 25 hs un pibe es asesinado por parte del aparato represivo del Estado en casos de gatillo fácil.








Temas relacionados

Policía de la Ciudad   /    Maldita Policía   /    Amenazas   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO