Internacional

FRANCIA

La Policía francesa le pidió refuerzos al Gobierno para reprimir a los “chalecos amarillos”

Los sindicatos de la policía le reclamaron al ejecutivo francés que pongan a disposición más efectivos o al Ejército si hay una nueva movilización el próximo sábado.

Martes 4 de diciembre de 2018 | 15:32

Este martes los principales referentes de los sindicatos de la policía francesa se reunieron con miembros del gobierno para acordar las condiciones en las que esa fuerza represiva actuará ante una nueva movilización de los “chalecos amarillos” convocada para el próximo sábado.

"Los hombres y mujeres de las compañías de intervención tendrán, en total , 20 días de trabajo consecutivos sin descanso", reclamo uno de los representantes de la policía y agregó que incluso "los comandantes de las compañías de CRS (Compañía Republicana de Seguridad, fuerza de choque de la policía) particularmente experimentados decían: ´temíamos que nuestros hombres no regresen´".

"Es necesario que Emmanuel Macron entienda este mensaje y que necesitamos imperativamente respuestas y medios cuantificados” reclamaron desde la cúpula policial para la movilización del próximo sábado.

Próximos a cumplirse el cuarto fin de semana consecutivo de protestas, Emmanuel Macron y su primer ministro, Edouard Philippe, anunciaron un aplazamiento para la entrada en vigor del aumento de combustibles, previsto para el próximo 1 de enero. La suspensión será en principio por 6 meses y desde el oficialismo esperan que calme la bronca de los manifestantes.

Más información: La rebelión de los "chalecos amarillos" humilla y hace retroceder a Macron

Pero previendo que la movilización se mantenga los sindicatos de la policía exigieron que los cadetes de oficiales se integren a las fuerzas de la CRS e incluso llegaron a reclamar el "refuerzo del ejército para proteger los lugares institucionales y así liberar las fuerzas de intervención móviles ", mientras que algunos sectores pedían la restauración del estado de emergencia.

Desde el Ejecutivo francés aseguraron que "Movilizaremos en Francia fuerzas adicionales a los 65.000 que se han movilizado . Estamos analizando todos los escenarios legales y no excluimos ninguno si son efectivos”, según dijo el ministro del Interior, Christophe Castaner.

Castaner y el Secretario de Estado Laurent Núñez se reunieron el martes con representantes de los sindicatos de la policía nacional. "El ministro y los sindicatos han intercambiado sus análisis sobre la evolución necesaria de la gestión del orden público para hacer frente a estos comportamientos inadmisibles", aseguraron desde el gobierno en un comunicado al final de la reunión.

Para calmar los animos de los jefes policiales Macron anunció, durante una comida organizada con la cúpula de la CRS este lunes, un bono para las fuerzas represivas que actuaron contra el movimiento de protesta.

¿La policía no quiere reprimir a los “chalecos amarillos”?

Luego de las imágenes de la manifestación del sábado y la resistencia de los “chalecos amarillos” en el Arco del Triunfo contra la represión de la policía, muchos medios y en redes sociales se hicieron eco de un vídeo que mostraban a un grupo de policías que quedó frente a frente con los manifestantes, pero se negó a reprimirlos.

Ese hecho junto a varias declaraciones por parte de miembros de las fuerzas represivas en un sentido similar fue leído como que la policía se oponía a la orden de represión impartida por sus superiores y el gobierno. Lo cierto es que no fue así, los policías reclamaban no ser ellos solos los encargados de la represión y llegaron a pedir que el Ejército francés ocupe las calles para evitar las manifestaciones.

Algunos sindicatos de la policía, como Alliance, Synergies y NCCS reclamaron el "apoyo del ejército" para mantener los edificios públicos. Proponen un "cambio de paradigma" en la vigilancia policial con unidades militares que vigilan los edificios para "liberar" a las unidades de los gendarmes móviles.

"Llegará a una situación en la que el colega para salvar su vida podría verse obligado a usar su arma” amenazó Fabien Vanhemelryck, secretario general de la Alianza de la Unión, uno de los sindicato de la policía.

Lo cierto es que la policía es la principal fue la principal responsable de la violencia que ocurrió este sábado en las manifestaciones. En París, según las cifras oficiales 162 personas fueron atendidas en emergencias. Hasta la fecha, diecisiete personas siguen hospitalizadas. En Marsella, un octogenario murió después de recibir una granada de gas lacrimógeno en la cara . Las personas en todas partes han sido mutiladas, perdiendo una mano, un ojo, sin contar las contusiones y las lesiones por las granadas de gas o disparos de balas de goma.

Lejos de solidarizarse con los “chalecos amarillos” las manifestaciones de la policía apuntaron a tener más efectivos y manos libres para reprimir mejor a las manifestaciones contra el gobierno.







Temas relacionados

Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO