Internacional

La Policía china detiene a activista que documenta protestas obreras

Un activista que documenta las protestas laborales en China, ha sido detenido. Una muestra más de las medidas represivas del gobierno contra activistas y organizaciones obreras independientes.

Diego Sacchi

@sac_diego

Jueves 30 de junio de 2016 | Edición del día

El activista Lu Yuyu y su novia fueron detenidos por la policía a mediados de junio en la ciudad suroccidental de Dali, en la que viven. El sitio de Amnesty International USA informa que ambos “han desaparecido desde el 15 de junio del 2016 y pueden ser detenidos penalmente. Ellos están en riesgo de sufrir tortura y otros malos tratos”

Lu Yuyu es un joven obrero migrante que lleva adelante un proyecto que documenta las protestas obreras alrededor de China. Cada día, Lu recoge información sobre las protestas en los medios de comunicación sociales como Weibo Sina, Tencent Weibo, espacio QQ o Baidu, para publicar luego los resultados en sus propias cuentas en línea.

Según informa el New York Times las autoridades chinas acusan Lu y su novia, Li Tingyu, de "buscar pelea y provocar problemas". Artistas, ensayistas, abogados, blogueros y otros considerados como “problemáticos” por las autoridades debido a sus publicaciones en internet y las redes sociales, han sido investigados o encarcelados bajo el cargo de "buscar pelea y provocar problemas". Ese cargo ya se utilizaba contra quienes organizan protestas, la utilización para vigilar publicaciones de opositores en internet y detener a sus autores es una nueva forma que ha encontrado el gobierno chino flexibilizando, según el gusto de las autoridades, la utilización del código penal.

Represión y detenciones son moneda corriente contra los activistas sociales

Con el aumento de las protestas obreras, el gobierno chino ha aumentando la acción represiva contra los trabajadores que bloquean las puertas de las fábricas y las calles. También la detención de los activistas que dirigían las huelgas, hasta lograr que termine la protesta es moneda corriente.

Pero las autoridades chinas han extendido la represión más allá de las fábricas. En diciembre del 2015 se inició una amplia ofensiva contra los activistas de organizaciones no gubernamentales solidarias con los reclamos obreros. La misma se dio en el centro industrial de Cantón (una de las ciudades más grandes de China, en el sudeste del país), allí unos 20 activistas de 4 organizaciones fueron detenidos bajo el cargo de “alterar el orden público” e incluso “malversación de fondos”. El ataque incluyó el allanamiento de varias oficinas de estas organizaciones y el secuestro de documentos.

Te puede interesar: Represión en China contra activistas sindicales ante el aumento de huelgas

La detención de activistas y la represión contra organizaciones opositoras son una muestra de cómo el gobierno chino ha aumentando su ataque contra las protestas invocando la “ley y el orden”, la defensa del “orden social” y la “seguridad nacional”. Un discurso que las autoridades chinas ya habían utilizado contra las manifestaciones en Hong Kong o para justificar la detención de cinco activistas feministas en marzo del 2015 y que se profundiza a medida que la economía china no se recupera y crecen las protestas en el país.







Temas relacionados

China   /    Huelga   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO