Mundo Obrero

CRIMINALIZACIÓN

La Plata: joven trabajador detenido e incomunicado por “portación de rostro”

Emiliano Díaz está acusado de motochorro. La familia denuncia que la única prueba en su contra es el “reconociento” de una foto en Facebook por parte de la supuesta víctima.

Daniel Satur

@saturnetroc

Valentina Litt

Trabajadora estatal | La Plata

Jueves 17 de septiembre de 2015 | Edición del día

Es habitual que las organizaciones de derechos humanos, los partidos de izquierda y los medios alternativos denuncien que en Argentina es una práctica habitual el armado de causas contra jóvenes pobres, lo que deriva en detenciones arbitrarias, saturación de cárceles y comisarías con procesados sin condena y hasta ejecuciones sumarias (gatillo fácil) sin mediar mínimos trámites judiciales.

La evidencia de los hechos demuestra que en La Plata la cosa se está poniendo cada vez más pesada. En la capital de Provincia de Buenos Aires los casos se multiplican al calor de la campaña de “más policías en las calles” impulsada por Scioli, Massa y Macri. Y, como era de esperar, proliferan las causas armadas para engordar las estadísticas, de acuerdo a las necesidades de un Estado sediento de criminalización de la pobreza. El caso de Emiliano Díaz no es más (ni menos) que uno de ellos.

Tiene 24 años, vive en el barrio Hernández, trabaja en una pollajería del barrio La Loma y anda en moto. El jueves 10 estaba trabajando como todos lo días. De repente apareció un grupo de efectivos de la Policía Bonaerense y, tras identificarlo, se lo llevaron esposado al Destacamento La Unión de Romero. Desde el domingo está incomunicado, acusado de “robo calificado” contra una mujer que lo denunció porque, dijo, lo reconoció en una foto.

Ayer familiares, amigos y vecinos de Emiliano se concentraron en la fiscalía de La Plata para exigir la inmediata libertad del joven. “Es totalmente inocente. La denuncia del robo es del 14 de mayo y sabemos que la policía lo estuvo investigando en todo este tiempo”, dijo a La Izquierda Diario Virginia Galván, su tía. Y agregó que su sobrino “no tiene antecedentes, nunca estuvo detenido. Todos los elementos demuestran que ese día estaba trabajando como todos los días”.

Una foto de Facebook

Según pudo saber la familia de Emiliano, la única “prueba” que recogió la policía y que llevó a un juez y a un fiscal ordenar su detención fue una foto de su Facebook. “Aparentemente una mujer lo reconoce a partir de una búsqueda que hace por Facebook, lo identifica porque es narigón, por el color de piel y porque tiene un lunar. Lo ve en una foto subido a una moto y entonces lo acusa de ser un motochorro que le robó en mayo”, dice Virginia aún asombrada.

Quienes lo conocen aseguran que, más allá de lo endeble de esa prueba, no existe posibilidad alguna de que él haya robado a nadie. El mismo día de la detención allanaron su casa, donde vive con su mamá, pero no encontraron nada. Por eso, asegura su tía, “más allá del delirio de que una mujer, en su desesperación, quiera encontrar sí o sí un culpable, un juez y un fiscal de la nación avalaron este tipo de prática”.

Lo que a todas luces aparece como una causa armada, para la familia no es un hecho aislado. “Hoy Emiliano está en la alcaidía detenido porque no es un chico ’rubio’ ni tiene los privilegios que tienen los hijos de los empresarios”, asegura Virginia. Y convencida de la inocencia de su subrino dice con bronca que “nos obligan a nosotros a demostrar que Emiliano es inocente, vulnerando sus derechos elementales. Él no tiene antecedentes, nunca estuvo detenido. Todos los elementos demuestran que ese día estaba trabajando como todos los días. Pareciera que acá ni siquiera alcanza con trabajar e irse a la casa, que es lo que hizo Emiliano toda su vida”, sentenció.

Por la libertad inmediata

“Esta práctica represiva parece estar muy naturalizada y todos la incorporamos como si nada, como si estuviera bien que la policía nos investigue, averigüe sobre nuestras vidas. Eso es terrible para cualquiera, pero sólo lo sufrimos día a día quienes somos parte de la clase trabajadora y los pobres”. Las palabras de los familiares de Emiliano retumbaron frente a las rejas de la fiscalía, donde siguen esperando que salga en libertad.

“Nosotros no conocemos a la mujer, no tenemos idea de quién es. Sólo sabemos que lo acusó a mi sobrino por robo calificado, y ahora él está detenido e incomunicado. Sólo pudimos verlo el sábado, mientras estaba detenido en la Comisaría Octava. Pero en el lugar donde está ahora no puede recibir ni siquiera visitas”, confirmó a este diario la tía del joven trabajador.

La familia, los amigos y los vecinos de Emiliano Díaz exigen “la inmediata liberación. Esta causa armada, sin sustento legal alguno, no hubiera durado ni un segundo si se tratara del hijo de un empresario. Vamos a continuar la lucha hasta que Emiliano esté en absoluta libertad”.







Temas relacionados

Emiliano Díaz   /    La Plata   /    Violencia institucional   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO