Mundo Obrero

CONTRA LOS DESPIDOS

La Plata: estatales de la UEP llevan una semana de permanencia y suman apoyo popular

Llevan una semana de permanencia en el edificio de la Unidad Ejecutora Provincial defendiendo sus puestos de trabajo. El conflicto suma apoyos y ya incomoda a Vidal y su ministro de Educación Sánchez Zinny.

María Díaz Reck

Docente y congresal de Suteba La Plata

Nicolás Pumayauli

Trabajador No Docente / UNLP

Miércoles 3 de enero | Edición del día

La lucha de los trabajadores de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) por la reincorporación de los despedidos ya va por la semana de permanencia en el edificio ubicado en la calle 8 entre 46 y 47 de la Ciudad de La Plata.

La “toma”, emplazada en pleno centro comercial, rompe la rutina de los calurosos días del enero platense y se está convirtiendo en una referencia de lucha para toda la región. En la fachada del edificio ya se torna habitual escuchar las bocinas de los autos en apoyo a su lucha.

Con la decisión de ganar esta pelea, las trabajadoras y los trabajadores de la UEP, junto a sus familias y amigos pasaron la noche del 31 de diciembre y esperaron el nuevo año en la calle, brindando por su lucha, por la reincorporación y contra el ajuste de María Eugenia Vidal y Gabriel Sanchez Zinny. El sábado 30 habían organizado un masivo festival con bandas, murga y un taller de serigrafía que estampó cientos de remeras con una imagen de alusiva a esta lucha.

Otro ataque a la educación pública

La UEP nació en 1994, con fondos provenientes tantos de financiamiento federal como externo. Siempre bajo la modalidad de contratos temporales para sus empleadas y empleados este organismo, perteneciente a la Dirección Provincial de Cultura y Educación, mantuvo esta situación de precarización por más de veinte años. Ninguno de los gobernadores peronistas (desde Duhalde hasta Scioli) hizo nada para terminar con esa situación laboral de miles de estatales.

Y el caso de la UEP es paradigmático de esa precariedad de la que hicieron uso todas las gestiones para achicar sus gastos en Educación. En esta protesta que están protagonizando, sobre las mesas ubicadas en plena calle aparecen algunas maquetas de escuelas. Es que estas trabajadoras y estos trabajadores se encargaron de construir y reparar escuelas, jardines y centros educativos de la provincia de Buenos Aires.

Con la disolución del organismo que quiere ejecutar, el Gobierno deja en el aire a más de quince licitaciones por un total de $ 213 mil millones para reparar y construir escuelas bonaerenses que, al día de hoy, no saben qué pasará con sus edificios. Entre las obras se encuentra por ejemplo, el edificio de la EP 37, ubicada en Arana (sur de La Plata) y cuya comunidad viene peleando por su construcción desde 2013.

Pero este conflicto es parte de una avanzada general del Gobierno de María Eugenia Vidal, que ataca la educación pública, cesanteando maestros y profesores y trabajadores de la educación.

La modificación de la Ley de Ministerios apunta en este sentido, abriendo el camino para despedir contratados e inducir a “renuncias” o “retiros voluntarios” a quienes están en planta temporaria y permanente, reubicándolos o dejándolos meses en situación de disponibilidad.

Solidaridad de clase

Ante el ataque brutal del gobierno de Macri y Vidal, las trabajadoras y los trabajadores se plantan y su lucha va ganando una gran simpatía social.
El último día del año, empleados de la empresa Esur (recolección de residuos) sorprendieron a quienes permanecen en el edificio con donaciones de frutas. Además decenas de vecinos se fueron acercando a llevarles pan dulce para el brindis del 31.

Los ejemplos son muchos. Como el del canillita de la cuadra, cuyo puesto está ubicado justo enfrente del edificio. Cuando comenzaba la asamblea del martes 2 de enero (donde se votó la continuidad de la permanencia) se llegó a escuchar desde el puesto de diarios: “¡No levanten la toma hasta que no les garanticen que entren todos!” El aplauso de todos los presentes no se hizo esperar.

Al ajuste de Macri y Vidal y su intento de dividir a los trabajadores, la clase trabajadora le contrapone la voluntad de lucha. Hoy más que nunca es necesaria la unidad y la coordinación de todos los sectores en lucha, y que los sindicatos como ATE y Suteba se pongan a la cabeza de esta convocatoria. Esta pelea muestra que se puede enfrentar al gobierno del ajuste. ¡En la UEP todas y todos adentro!








Temas relacionados

UEP La Plata   /    Educación pública   /    María Eugenia Vidal   /    Trabajadores estatales   /    Despidos   /    Estatales   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO