Política

PUEBLO MAPUCHE

La ONU exige al Gobierno que no extradite a Facundo Jones Huala

Así lo confirmó a este diario la abogada del lonko mapuche Sonia Ivanoff. El joven referente de la Pu Lof de Cushamen viene sufriendo una violenta persecución

Miércoles 5 de septiembre | 13:44

Naciones Unidas acaba de notificar a la abogada de Facundo Jones Huala y al Estado argentino su solicitud para que sea suspendido el proceso de extradición del lonko de Cushamen a Chile, tal como estableció la Corte Suprema. “En aquel momento presenté una denuncia firmada por Facundo de puño y letra ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, por la violación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Argentina y es parte del bloque constitucional de nuestro país y ahora nos informaron que fue admitida”, dijo Sonia Ivanoff en diálogo con La Izquierda Diario.

“Argentina no puede desconocer esto porque ratificó los pactos internacionales en que se basan estas decisiones, no pueden pasar por encima de la jurisprudencia internacional”, agregó. El sábado 25 de agosto, menos de veinticuatro horas después del fallo del Máximo Tribunal, el líder espiritual y político del territorio mapuche recuperado a Benetton había vuelto a ser detenido en un violento procedimiento mientras cumplía el arresto domiciliario en casa de su abuela en Esquel, y fue trasladado al penal federal de esa ciudad.

“Acá planteamos la violación de los artículos 7, 14 y 27 de ese pacto, dos expertos internacionales han admitido la denuncia mientras analizan la acción urgente, y solicitan al estado parte, es decir a Argentina, que mientras eso sucede suspenda la extradición de Facundo Francisco Jones Huala. Si existieron violaciones como estamos denunciando no debe proceder la extradición. Entendemos que el hecho de que el Comité por los Derechos Humanos haya admitido la denuncia es porque ha encontrado elementos sólidos y suficientes para indicarle al Estado para que no sea extraditado por el momento el lonko”, agregó Ivanoff.

Informe desde Ginebra del periodista Juan Gasparini

La Corte Suprema había confirmado, por unanimidad, la resolución por la que el detenido líder Facundo Jones Huala sería extraditado a Chile, para ser juzgado por los delitos de incendio y tenencia ilegal de arma de fuego. Los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, de forma conjunta, rechazaron los diferentes recursos y argumentos presentados por la de defensa de Jones Huala que se oponían a la extradición.

Desde su arbitraria detención en el 27 de junio de 2017, se produjeron numerosas protestas exigiendo su libertad, la mayoría de ellas reprimidas por distintas fuerzas como la policía provincial, Prefectura y Gendarmería. Entre ellas se destaca la del 1 de agosto de ese año en la que la fuerza represiva predilecta de Cambiemos ingresó de manera ilegal a Cushamen persiguiendo a los manifestantes que ya habían desactivado su protesta y se cobró la vida del joven Santiago Maldonado, incluyendo su desaparición forzada durante más de 70 días.

Jones Huala, además, sufrió el ensañamiento de la justicia que por ejemplo le negó el arresto domiciliario cuando sufría serios problemas de salud. Él y los mapuche que pelean por sus derechos ancestrales han sido estigmatizados por parte del sector hegemónico de la prensa, para desacreditar su lucha y justificar la represión.

En marzo, el juez federal Gustavo Villanueva había dictaminado la extradición en medio de protestas a las puertas del juzgado de Bariloche que exigían la libertad del dirigente, expresiones de repudio que también fueron reprimidas con gases y balas de goma. La Corte, al ratificar la extradición, mencionó, sin embargo, que debía computarse el tiempo que lleva el lonko detenido, que en total supera los tres años. Esto podría significar que pase poco tiempo preso, en caso de terminar siendo llevado a Chile.

Pero las condiciones de detención en el vecino país son aún peores que en Esquel. “Me espera el frío, la comida podrida y los golpes”, había dicho Jones Huala aquel día. El juicio por los hechos que le endilgan terminó en 2014 con la absolución de todos los imputados. Al momento de ser detenido, Jones Huala se encontraba en casa de una machi (sanadora) Millaray que venía protagonizando una lucha contra la hidroeléctrica Pilmaiquén.

Ahora se abre una luz de esperanza para los Jones Huala, porque además Argentina tampoco se expidió aún sobre el pedido de que sea juzgado aquí dada su condición de ciudadano argentino.

La represión y la persecución judicial permanente que sufre esta comunidad en el sur argentino, es consecuencia directa de la entrega del patrimonio nacional a empresarios y monopolios nacionales y extranjeros como el caso del italiano Grupo Benetton que posee unas 900.000 hectáreas con el que linda el territorio mapuche. Con la llegada del gobierno de Mauricio Macri a fines de 2015, la represión a los mapuche, que todos los gobiernos anteriores mantuvieron, se ha venido profundizando.







Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Facundo Jones Huala   /    Pueblo Mapuche   /    Mapuche   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO