Cultura

La Lija: Música que converse con el mundo

Conversamos con Tomas Bradley, integrante de La Lija, compañía musical que interpreta y compone piezas musicales que proponen una visión propia sobre la música popular. Exploran sobre estilos musicales variados, incorporando instrumentos que alternan piano, laúd, charango, acordeón, guitarra, mandolina, violín, quena, entre otros. Acercando raíces sobre el imaginario latinoamericano.

Silvana Safenreiter

Enviada especial al Festival de Artes Escénicas

Sábado 15 de octubre | Edición del día

Comienzan como una compañía de teatro y música, ¿Cómo llegan a conformarse como grupo y cómo confluye lo literario y lo teatral con lo musical?

El grupo inicialmente se formó para hacer una obra en particular en ese momento que trataba sobre la Guerra Civil Española, en el 2006, en el marco del 70 aniversario. Era como un collage de todos los imaginarios que había dejado el espíritu republicano, literatura, música, imágenes.

Al poco tiempo que empezamos a trabajar la banda comenzó a generar un repertorio a la par de la obras. Se componía música original para las obras y después tocábamos música de otros. Que de por si contenía todos los elementos de lo que hoy entendemos como ascendencia en lo que estamos haciendo, música celta, música griega, barroco europeo, cosas que nos gustaban a todos por separado, que era muy variado, de la canción francesa, alemana, Bob Dylan.

Es para resaltar que dentro del grupo la mayoría entramos tocando un instrumento y algunos ninguno. Fuimos aprendiendo a tocar una vez dentro, el grupo mismo nos fue llevando, empezamos a tocar Vivaldi, y queríamos que sonara algo parecido, entonces compramos una mandolina y empezamos hacer, y así fuimos formándonos solos, lo cual genero un montón de “errores”.Hacemos un montón de cosas que académicamente estarían “mal”, no las hacemos como se deberían, pero con el tiempo, creemos, también genero un estilo. Nosotros lo llamamos un “hacer mal”. Se puede decir que en algún sentido es una práctica popular profunda. Por que lo que hoy llamamos folklore argentino, es un “hacer mal” la música europea. Hacer mal desde lo que tenés.

Para el año 2010 quedamos como grupo musical y ya no daba más para seguir tocando covers. Queríamos hacer música popular. Fuimos enriqueciendo o ampliando si se quiere el término “música popular”.

Y, ¿que es para ustedes hacer música popular?

Creemos que como definición, lo popular es lo que esta enganchado a la experiencia en el mundo, y sobre todo a un espacio. Entonces decimos “vamos a componer y vamos a intentar hacer música popular”, es decir música que converse con el mundo, pero no solo reflejándolo. Contener el mundo en el que nace y también el que pretende, o el que no quiere. No se si el esfuerzo del artista de hacer música popular tiene que estar en el hacer la reivindicación de lo que fue. Deberíamos no pretender pensar más que lo popular sea meramente reflejar el mundo. Sino también proponer, más que nada por que toda expresión artística contiene en si, en algún lugar en el fondo, su utopia y su distopia.

Creemos que para hacer música popular, no es necesario ser intelectual, pero si tiene que haber un esfuerzo mayor que en otro momento para conquistar conscientemente lo que se quiere hacer. Hoy estamos mucho más atravesados, de modo inconsciente por discursos que no son propios y que hacen que el artista tenga que hacer mucho mas esfuerzo para hacerse dueño de si, decidirse.

¿Cómo es el trabajo de composición musical y la incorporación de la gran variedad de instrumentos?

Nosotros tomamos una decisión de tipo estética muy de antemano: que vamos a intentar vindicar la melodía. Trabajamos con la idea de melodía en el más clásico sentido: proponer y resolver. Melodías que conduzcan de un lugar a otro. Por que eso es relato claro. Es lo que te reconoce, la melodía sostenida, lo que te conduce. Esto en términos técnicos. Trabajar sobre una melodía tonal concreta, y la disonancia la vamos a usar puntualmente, de modo muy concreto para dar ciertas ideas, si sirve para alguna cosa. Todo el tiempo estamos trabajando con la idea de una base melódica inicial, que después la podemos cargar con arreglos sobre esa columna vertebral.

Lo que prima es la música, y el texto por lo general se construye después. Los instrumentos cuando fueron apareciendo, al principio eran para acercar la sonoridad, la guitarra barroca no puede pretender lo que un bandoneón, o una mandolina. Hay sonoridades que había que rescatar. Hay que tomar lo que esté y que tenga vigencia pero sin caer en el historicismo. A veces nos presentan como banda de folklore. Nosotros no hacemos folklore, el folklore no se puede hacer, podes tomar elementos folklóricos pero el folklore gana condición.

Nosotros teníamos en la oreja toda esta música que nos gustaba. Y hacíamos, por ejemplo, canción francesa, con este recurso del unísono, que nos quedo del repertorio republicano, cantar todos sin arreglar ninguna voz. Que era cantar canciones de soldados como viene, y por ahí, lo que a veces nos resaltan como la fuerza del grupo, patrimonio exclusivo que nos quedo del trabajo alrededor de las canciones republicanas.

¿Qué es lo que ustedes buscan aportar con su música, hay algún mensaje que quieran transmitir?

Poder haber colaborado en la idea de hacer un relato. Y que sea arte y que sea música. Y que funcione en su época, pero que no dependa solamente de su época, y que no se pierda la armonía en el hacer política. Hacerlo y encontrar ese camino, por que uno puede hablar de esas cosas y no sacrificar las ideas estéticas.

Como artista, como actor cultural, podemos “inventar” un problema, proponerlo. Uno propone desde y hacia, en la idea que vos estas proponiendo a veces te estas saliendo de una coyuntura palpable. Creas el problema. Te tiras el lance, y puede ser que fracases, o que “no diste con la vena”.¿Para que solo atenerse a la coyuntura si vos tenés una licencia que te permite justamente “inventar” problemas, no solo visibilizar lo que esta siendo? ¿Para que te vas a quedar solo reflejando? En lo cultural vos podes fundar de hecho realidades.

A veces nos pasa que puede confundir a la gente, en el sentido que somos un grupo de música pero después terminamos hablando de filosofía o de historia, pero hoy conviene ser claro a la hora de actuar artísticamente sabiendo que es lo que se quiere hacer.

Han presentado una cantata que interpretan con el Cuarteto Cedrón. Contános de es ese trabajo, ¿Por qué la cantata hoy, por que con el Cuarteto?

Un concepto que tenemos muy instalado es la de idea de la orfandad generacional,
con esta inquietud enorme de resolvernos para nosotros el asunto de los 60, 70, lo de la Revolución Española lo mismo. Es resolver un pasado que fue aplastante. La brecha enorme que hay entre nuestra generación y la dictadura. ¿Como puede ser que nosotros seamos lo que sigue de eso? Políticamente y culturalmente. Hay algo en el medio que no se explica. Lo podemos enunciar pero en terrenos emocionales no lo podemos responder.

De la Cantata teníamos dos partes y no sabíamos que pertenecía a una obra mayor, la “Cantata del gallo cantor”. La verdad era que en el nivel con el que el Cuarteto Cedrón había logrado congeniar lo político con lo literario y lo musical, nos rompía la cabeza desde siempre. La idea era que esa cantata es una obra de arte de veras, que contiene el espíritu de esa obra y de esa generación. Hacerla y hacerla con ellos era recuperar a esa generación a través de una obra que la contiene claramente.

Significa que hay que zurcir ese hachazo, no taparlo, sino acercarlo. Lo dice Walsh también, esta idea de discontinuidad, de que cada vez tengamos que reinventarnos en nuestra generación porque nos matan a golpes cada vez. Que tengamos que refundarnos de 500 años a esta parte. Entonces para nosotros hacer esa obra, y hacerla con los autores, es para nosotros realmente acercarnos a ellos como símbolo de esa generación. Resolver el puente con aquella generación. Y específicamente como símbolo cultural también condensan esa idea de práctica que para nosotros en muchas cosas hay que seguir.

De cara a lo que sigue, ¿Cuáles son los proyectos futuros de La Lija?

Estamos grabando un documental, cerrando el concepto que marco el ciclo de la Esfinge Republicana. Más que nada la visión sobre ese imaginario, y dejar nuestra contribución de la posible manera de significarlo y vincularlo a lo americano, como aquello que puede interpelarnos desde el hoy.

También vamos a sacar un disco solamente virtual con algunos temas que no forman parte del repertorio del grupo. El último sábado de noviembre vamos presentar el último disco “Río Largo” en Hasta Trilce. Y estamos ya grabando un tercero.

https://www.facebook.com/LaLijaOficial/




Temas relacionados

Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO