Juventud

UNIVERSIDAD DE LA MATANZA

La Liga entre la UNLaM y la Iglesia

Hace un mes conquistamos en diputados la media sanción por el aborto legal. Cómo desde el primer momento las autoridades y la Liga Federal siguen en silencio.

Pablo Callau

Estudiante de la UNLaM- En Clave Roja

Camila Salvi

Estudiante de la UNLaM- En Clave Roja

Viernes 13 de julio | 17:26

Ya hace meses que empezó este debate, pero continúa el silencio ensordecedor de la Liga Federal Universitaria (LFU), actual conducción del centro de estudiantes de la UNLaM. Miles de estudiantes llenamos la facultad de pañuelos verdes, pero LFU sigue sin pronunciarse por este derecho elemental.

¿Pero esto es mera indecisión o el encubrimiento de una clara devoción a la Iglesia Católica?

Tomemos algunos datos: Cada año la UNLaM abre su ciclo académico con una misa. Apenas entramos a la universidad nos recibe en la puerta de la misma una figura de la virgen María. Hace 100 años sé expulsó a la iglesia de la universidad con la reforma universitaria, sin embargo en nuestra universidad las autoridades y la liga se aferran a su melancolía y pretenden volver al siglo pasado.

Te puede interesar: Curso Feminismo y socialismo: un éxito impredecible que ya superó las tres mil inscripciones

Tanto la liga federal como el rector Martínez pertenecen al PJ, que se manifestó en contra del aborto dias antes de la votacion en el congreso. Es evidente que la Liga elige a la Iglesia por encima de todos los estudiantes que se movilizaron a favor de este derecho.

Es que aunque ahora muchos busquen acomodarse, solo el frente de izquierda tiene dentro de su programa el Aborto Legal Seguro y Gratuito. Por eso fue el único bloque que votó unificado a favor de la ley y los únicos que incorporaron este derecho en cada campaña electoral, así como participando del movimiento de mujeres en cada movilización durante años para conseguir esta ley.

El silencio del centro de estudiantes de La Matanza no es casual. Esta íntimamente relacionado con sectores conservadores anti-derechos de las mujeres. Es claro que prefieren callar antes que mostrar su obvia postura. Antes que enfrentarse al alumnado que ellos no pueden representar por estar completamente en contra.

El silencio es mantenido a rajatabla desde el rector, como cuando se negó a firmar el pronunciamiento del CIN que firmaron decenas de rectores de todo el país a favor del derecho al aborto. Más bronca es cuando esté silencio viene de quien gobierna hace más de 20 años la universidad basado en un régimen totalmente antidemocrático.

¿No debería ser nuestro centro de estudiantes el espacio donde organizarnos para pelear por nuestros reclamos?

Natasha Ibalo, estudiante de Ciencias Políticas y militante de En Clave Roja, opinó acerca de ésto: “El centro de estudiantes tiene que pronunciarse sobre esto, nosotros estamos haciendo una campaña para exigirlo y el apoyo es muy grande. Tenemos que separar a la iglesia del Estado y que deje de incidir en las universidades. El centro tiene que sumarse a la pelea por conseguir nuestro derecho al aborto legal este 8 de agosto como hicieron los secundarios con decenas de tomas y decenas de centros y federaciones estudiantiles de cara al 13J”.

Te puede interesar: Bregman: “Ya es tiempo de separar a la Iglesia del Estado”

Y agregó “no confiamos en el Senado, que representa a los sectores mas conservadores y a los empresarios. Confiamos en nuestra fuerza para conseguir este derecho elemental y también confiamos en que con esta fuerza tenemos el desafío de enfrentar el saqueo que están preparando y que ya comenzó, de la mano del FMI. Las mujeres tenemos que estar al frente, porque somos nosotras las que mas sufrimos este ataque. Somos la mayoría de las pobres y la mitad de la clase trabajadora. Pongamos nuestra fuerza y nuestra universidad para que ganen los trabajadores y todo el pueblo y no los empresarios y la Iglesia”.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO