Política Estado Español

Estado Español

CATALUNYA

La Generalitat tiene un plan “secreto”

La portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, ha asegurado que la Generalitat tiene un plan para realizar el referéndum.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Martes 11 de abril | Edición del día

En un reportaje ofrecido a Rac1, la Secretaria General de Esquerra Republicana apuntaba que la Generalitat, al mismo tiempo que tiene un plan para celebrar el referéndum, busca el diálogo para pactarlo con el Gobierno. Rovira indicó que ahora es el tiempo del “Pacte Nacional pel Referéndum” que está recogiendo los apoyos internacionales.

No obstante, tras asegurar que la Generalitat tiene un plan, en ningún momento ha aclarado cuál es. Lo cual nos lleva nuevamente a los “modos” de Artur Mas. Eso de que hay que ser astutos y no darle información al Gobierno y al TC. Sin embargo, el 9N, como han dicho muchas veces, ha sido realizado por la participación de miles de voluntarios y 2,4 millones de votantes. ¿Cómo mantener un secreto con tantos participantes? ¿De qué sirve?

Marta Rovira confirmó que el Referéndum será convocado para el próximo mes de setiembre a más tardar. Aunque también apuntaba que “Algunos sectores políticos nos están pidiendo más tiempo porque creen que aún es posible otro encaje con el Estado o reformar el Estado o, con unos años más, que haya un pacto para hacer un referéndum”.

Por su parte, la diputada cupaire, Anna Gabriel insistió en la necesidad de poner fecha y establecer la pregunta del Referéndum. Que eso no es contradictorio con la labor del Pacte Nacional y que servirá para fortalecer el carácter vinculante del mismo. La CUP aún sigue esperando la convocatoria…

Un Pacte Nacional impotente

Al mismo tiempo, el Pacte Nacional pel Referéndum prepara un acto internacional para el mes de mayo para presionar al Gobierno y pactar el Referéndum. Los impulsores de dicho Pacto se proponen celebrar un referéndum pactado con el Gobierno central. El exdiputado socialista Joan Ignasi Elena, coordinador el PNR, resaltaba que el 80% de la sociedad catalana apoya el Referéndum.

Aun así, el planteamiento del PNR es sumamente limitado. No solo por pactar con el Gobierno que está completamente en contra del mismo. Sino porque busca un referéndum “en el ámbito de todo el Estado español”, cuestión que limita el derecho de autodeterminación. Pero aún más porque la “consulta no sería vinculante pero permitiría saber y conocer la opinión de los ciudadanos”. Quitándole validez legal alguna.

El Gobierno prepara el ataque

Mientras, el Gobierno sigue aceitando la maquinaria del Estado para castigar al pueblo catalán. La aprobación de presupuestos del Estado con una inversión decreciente, aunque, según Montoro subiría en los años siguientes. Los presupuestos catalanes en el Tribunal Constitucional.

La ofensiva judicial es permanente. Han comenzado con Mas, Ortega, Rigau y Homs. No hay que olvidarse que la Presidenta del Parlament, Carme Forcadell y toda la mesa tienen un juicio pendiente. A partir el juicio del 9N, el Gobierno ha ampliado enormemente a quienes sancionará por participar en el Referéndum: a todos.

El Gobierno está investigando a las empresas proveedoras de la Generalitat, las cuales recibieron un apercibimiento de la Guardia Civil. Y, en cuanto el Govern convoque el Referéndum, el Gobierno central y el TC emitirá otra tanda de inhabilitaciones que afectará a cualquier funcionario que participe en el Referéndum.

El TC podrá castigar a aquellos funcionarios, particulares y autoridades que participen en la realización del Referéndum con una multa de entre 3.000 y 30.000€. Como se ve, la “operación diálogo” con los empresarios, se complementa con la “operación del miedo”.

Hay que movilizar a 80%

La ofensiva del Gobierno central contra el referéndum catalán y su pueblo, debe ser combatido en las calles, con la organización de los trabajadores y el pueblo. No sirven “planes secretos” elaborados por fuera de la gran mayoría que debe protagonista del mismo. No hay astucias, ni atajos.

O se enfrenta con firmeza al Gobierno y al Régimen del 78, o la convocatoria del Referéndum no pasará de ser un teatro de Junts pel Sí. Hay que movilizar y organizar a ese 80% para ejecutar el Referéndum, hay que pedir la solidaridad y la comprensión de la clase trabajadora y sectores populares del resto de la península en éste proyecto. En esto la CUP, Podemos y los Comunes pueden jugar un rol destacado junto con los sindicatos de trabajadores a condición de romper con Junts pel Sí y las reglas del Régimen del 78.

La alianza de los trabajadores y el pueblo de todo el Estado será clave para torcer el brazo del Gobierno en la lucha por el Referéndum y será el primer paso para derrotar al Gobierno de Rajoy y el Régimen del 78 que tanto daño causan a la clase trabajadora y el pueblo pobre de todo el Estado.






Temas relacionados

Política Estado Español   /    Independentismo   /    Catalunya   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO