Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

La CGT, del paro nacional a un “ciclo de debates” y un pequeño acto

Este jueves fue la primera reunión de la central después del paro. A pesar de los despidos y la inflación, resolvieron hacer un “ciclo de debates” y un pequeño acto el 1º de Mayo. La izquierda y el sindicalismo combativo exigen paro de 36 horas y plan de lucha.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Viernes 21 de abril | Edición del día

Los indicadores económicos muestran que los trabajadores siguen pagando el costo de la crisis, mientras que los grandes exportadores del campo o los especuladores financieros siguen amasando fortunas.

Durante la tarde de este miércoles, el INDEC informó que en el cuarto trimestre de 2016 se destruyeron 63.314 puestos de trabajo registrado en relación a 2015. Si se suma a los trabajadores no registrados (en “negro”), se estima que durante el Gobierno de Mauricio Macri se perdieron no menos de 200.000 puestos de trabajo.

Junto con esto, ya se había conocido la semana pasada el dato de que la inflación de marzo fue de 2,4 % según el INDEC, superando el 6 % en lo que va del año. Hasta el Fondo Monetario Internacional (FMI) descree de la pauta inflacionaria anual que dio el Gobierno para 2017.

Como respuesta a este combo de recesión e inflación, el 6 de abril la clase trabajadora llevó adelante un contundente paro nacional, imponiéndoselo a la cúpula de la CGT, que lo tuvo que convocar a desgano después de un marzo de multitudinarias movilizaciones e incidentes en el palco de la marcha del 7/3.

Pero no alcanza. La respuesta de Macri y los gobernadores a la medida de fuerza fue darle la la espalda al descontento popular. Después del paro, mirando encuestas y envalentonado por la marcha en su apoyo del 1º de abril, el presidente endureció su política hacia la huelga docente y con respecto a la represión a la protesta social. Todo en el mismo momento en el que se inician las paritarias en muchos de los gremios más importantes del país, como un intento de seguir atacando el salario.

Lo propio hacen los gobernadores, como Alicia Kirchner, que en Santa Cruz sigue negando los reclamos de docentes y estatales que llevan largas semanas de paro, y ayer por la noche protagonizaron una marcha de antorchas.

Por su parte, el Congreso Nacional, que el año pasado le votó a Macri más de 80 leyes de ajuste y entrega, para lo cual fueron fundamentales el PJ-Frente para la Victoria, el Frente Renovador y el Bloque Justicialista, entre otros, en el 2017 prácticamente no registra actividad.

La CGT después del paro: un pequeño acto y un ciclo de debates

En este marco, este jueves se reunió la Comisión Directiva de la CGT, en lo que fue su primer encuentro después del paro nacional.

Respecto a lo discutido en el cónclave, el vocero de la CGT, Jorge Sola, afirmó en declaraciones a la prensa que “vemos con preocupación que, en la mayoría de los medios, se maneja más el 1A que el 6A. Fue mucho más fuerte el parate del país que la movilización en Plaza de Mayo de un sector de la Ciudad de Buenos Aires”.

Lo que no dice la cúpula de la CGT es que la fuerza de millones de trabajadores no se puede “invisibilizar” si no es por el rol de la propia conducción de la central. Así como durante 16 meses el ajuste pasó porque la CGT no convocó un plan de lucha, hoy los despidos, la represión, o el ataque a la huelga docente queriendo disciplinar al conjunto de las paritarias, son posibles porque el triunvirato y las cúpulas de los sindicatos mantienen encorsetada la fuerza de millones de trabajadores. Como denunció la izquierda en su momento, la intención del triunvirato fue llamar a un paro "dominguero" para descomprimir la bronca.

A pesar de que todos los indicadores siguen reflejando malas noticias para los trabajadores, las únicas resoluciones concretas que salieron ayer de la reunión de la CGT fueron convocar a un acto el 1º de Mayo de “5 o 6 mil personas” en Obras Sanitarias, para “ratificar y refrendar los motivos del paro”, y un “ciclo de debate sobre la situación social y económica del país” que se iniciará el 2 de mayo con el Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Junto con esto, la CGT rechazó las “intromisiones” y “exceso de atribuciones” del ministerio de Trabajo, que “sugirió” a los gremios implementar medidas como el voto electrónico, el cupo femenino o límites a los mandatos (te puede interesar: ¿Democratizar los sindicatos de la mano de Macri?).

El sindicalismo combativo y la izquierda exigen paro activo de 36 horas

En la Unión Ferroviaria de Haedo se vienen realizando reuniones de dirigentes, delegados y comisiones internas antiburocráticas, con el objetivo de “aunar fuerzas para la pelea desde abajo e imponerle a la CGT la continuidad inmediata de la lucha, con un paro nacional de 36 horas con marcha a Plaza de Mayo y un plan de lucha”. Para exigir un salario igual a la canasta familiar, prohibición de despidos y suspensiones, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, pase a planta de contratados y tercerizados, rechazo a la flexibilización de los convenios, rechazo a la flexibilización de los convenios, defensa de las gestiones obreras, rechazo a la criminalización de la protesta, anulación de los tarifazos, contra la violencia machista, y por el apoyo a todas las luchas en curso.

Al mismo tiempo, el PTS le propuso a los otros partidos del Frente de Izquierda realizar este 1º de Mayo un acto unitario. Al cierre de esta edición se discutía la propuesta. El Día Internacional de los Trabajadores es una gran oportunidad para levantar nuestras voces contra la tregua de la CGT y las CTA, por un paro nacional activo de 36 horas para derrotar el plan de ajuste. Un acto de lucha, que sea obrero, socialista e internacionalista, con un programa para que la crisis la paguen los capitalistas.






Temas relacionados

Frente de Izquierda   /    CGT   /    Inflación   /    PTS   /    Despidos   /    Paro nacional   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO