Mundo Obrero

BONO DE LA VERGUENZA

La CGT ante el bono: entre el reclamo, las poses combativas y frases insólitas

El bono de la vergüenza por el que la CGT levantó el paro que nunca había terminado de definir ahora está en duda quienes lo cobraran. Macri firmó el decreto este lunes mientras sigue devaluándose el salario. Enterate del show que hacen los dirigentes sindicales posando de combativos.

Martes 13 de noviembre de 2018 | Edición del día

El bono extraordinario -mejor llamado “bono de la vergüenza”- que negoció la CGT con el Gobierno para no convocar a ninguna medida de lucha, significa una brutal traición a los trabajadores. Para los millones de trabajadores que padecen las consecuencias de la inflación y una pérdida del poder adquisitivo mes a mes, resulta claramente insuficiente.

¿De que trata el bono extraordinario? Según lo que ya ha confirmado el Gobierno, el monto será de, apenas, $5000 a pagar en dos cuotas, en diciembre y febrero.

Te puede interesar: Un bono de miseria para convalidar el saqueo al salario

En este marco, el gobierno también anunciaría una compensación para los empleados estatales nacionales, aunque solo una parte de ellos. De todas maneras, el decreto habilitaría a las empresas a flexibilizar las condiciones para pagarlo, según la situación económica que atraviese cada sector.

Te puede interesar: Así es la letra chica del decreto de Macri y la CGT

Y en ese marco, ¿qué hacen desde la CGT y los sectores sindicales opositores, como el frente sindical de Moyano, ante el saqueo al bolsillo?

Se dividen entre aquellos que reclaman y no hacen; aquellos que hacen pero no luchan y aquellos que, directamente, se justifican sin pudor por no hacer nada frente al ajuste.

Te recomendamos: La mentira de que "todos ponen": salarios quedaron 12 puntos abajo de la inflación

Entre los últimos hay que contar al ahora integrante del binomio de la CGT, Carlos Acuña. En diálogo con Radio con Vos “aclaró” que “oficialmente, nunca declaramos que íbamos a hacer paro. Nunca dijimos que iba a ser de 36 horas. Yo sí dije que estábamos pensando en un cese de actividades con movilización las primeras 12 y después sí paro”.

Remató diciendo que “entre hacer un paro ahora, convocarlo para antes de las fiestas, por decir algo, yo prefiero que los trabajadores tengamos 5 mil pesos más en el bolsillo para pasar las Fiestas”. El hombre no parece conocer el pudor.

En el sector de los que hablan pero no hacen se encuentra, como no podía ser de otra forma, el eternamente oficialista Ricardo Pignanelli (SMATA). El hombre ahora integra el llamado Frente Sindical para el Modelo Nacional. Eso no lo obliga a nada sin embargo. Por estos días aseguró que el bono de $ 5.000 “es insuficiente” para compensar la pérdida salarial frente a la inflación. Evitando dar alguna sorpresa, pidió “esperar” a 2019 y votar por la oposición.

Pignanelli evitó cuestionar el levantamiento del que podría haber sido el quinto paro general contra Macri. “Es imperiosa la unidad y cuando la unidad es imperiosa hay que ser muy prudente de lo que se pueda decir, porque somos todos compañeros. Si entre compañeros decimos a los cuatro vientos lo que pensamos sin analizar las circunstancias, no se brega para la unidad. Hay que ser prudente”. El hombre sabe lo que dice. Prudencio debería ser su segundo nombre.

Un poquito más al medio estuvo Pablo Moyano. El hombre de Camioneros hizo declaraciones exultantes tras conocerse la firma del bono. "La CGT vuelve a fallarle a los trabajadores. Los dirigentes siguen creyendo en este modelo y le siguen dando al Gobierno esta chance de tapar lo que viven millones de argentinos".

El hombre habló de medidas de lucha. No dijo nada concreto. Solo prometió reunirse con Hugo Yasky (CTA-A) para “debatir sobre la situación económica de los trabajadores”. Nadie debería confiar en que algo pase. El pasado 24 de octubre, al votarse el Presupuesto en Diputados, se borraron.

Entre quienes hacen como que luchan está Rodolfo Daer, titular del gremio de la Alimentación. Según expresó a diversos medios, ante la negativa de las empresas de la reabrir la paritaria ante la devaluación del salario, lanzaría medidas de lucha. Así, este lunes, delegados y congresales de ese gremio participaron en acciones en los portones de empresas como Arcor, Bimbo, Pepsico, Molinos y Mondelez.

Sin embargo, como denunciaron los trabajadores de la Agrupación Bordó de la Alimentación, las medidas propuestas por el sindicato no tuvieron ningún debate ni asamblea donde se discutiera como llevarlas adelante y además dentro del reclamo exigen el adelantamiento de la última cuota de la vieja paritaria para noviembre o diciembre, o sea, ninguna recomposición salarial, una vergüenza total para los trabajadores.

Lee también: Alimentación: necesitamos asamblea de fábrica y plan de lucha para lograr un salario acorde a la canasta familiar y enfrentar los despidos

"Ahora anuncian para el día lunes comenzar un plan de lucha que consiste en bloqueos de portones de las principales fábricas del gremio. Los cuales serán realizados sin asambleas, por el aparato del STIA, sin la participación de ningún trabajador de las fábricas, ya que temen la participación activa de los trabajadores que superen con la lucha las pretensiones de los dirigentes sindicales y su bloqueo de portones”, denunciaron. Como se ve, para Daer y cía. poco importa triunfar. Con la pose es suficiente.

Este miércoles, cuando se trate el Presupuesto 2019 en el Senado, la CGT otra vez estará ausente. Desde la Izquierda y desde los sectores combativos agrupados en el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) siguen denunciando esa actitud traidora y exigiendo que se rompa la tregua y se convoque a un paro nacional y plan de lucha que culmine en una huelga general, que derrote el plan de ajuste del Gobierno de Macri, el PJ y el FMI.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO