Sociedad

CIENCIA

Karl Landsteiner, el nobel que descubrió los grupos sanguíneos

Hoy, 14 de junio, se cumplen 148 años del nacimiento del médico galardonado con el Premio Nobel por descubrir los grupos sanguíneos y fundar la medicina transfusional.

Alfredo González

@Alf_Gonzalez_

Martes 14 de junio de 2016 | 18:21

El impacto del trabajo de Karl Landsteiner en la medicina sería difícil de exagerar. El descubrimiento de los grupos sanguíneos, a principios del Siglo XX, habilitó un universo completamente nuevo para las ciencias de la salud: la medicina transfusional. Sus estudios permitieron salvar millones de vidas e hicieron posibles cirugías e intervenciones que antes eran impensadas por la pérdida de sangre involucrada.

Karl Landsteiner nació en Viena, Austria, en 1868. Estudió medicina en la Universidad de Viena, publicando trabajos científicos sobre bioquímica aún antes de haberse graduado. Luego de completar sus estudios universitarios, Landsteiner continuó desarrollando y publicando decenas de investigaciones, entre los que se destaca el descubrimiento del virus de la polio, un paso clave hacia la elaboración de la vacuna, que permitió que esa enfermedad desaparezca en la mayor parte de la tierra.

Pero su mayor aporte a la medicina fue el descubrimiento, en los primeros años del Siglo XX, de los grupos sanguíneos. Este descubrimiento permitió, en el año 1907, las primeras transfusiones exitosas en la historia de la humanidad. Landsteiner notó que, al hacer interactuar elementos de la sangre de dos personas distintas, en algunos casos había destrucción de células y en otros no, por lo que los dividió en tres grupos: A, B y C. A partir de esta base se establecieron los actuales grupos sanguíneos: O, A, B y AB, y se fundó la medicina transfusional moderna.

Su investigación fue galardonada con el Premio Nobel de medicina y fisiología en el año 1930. Pero sus aportes no terminaron ahí. En 1937, junto al investigador Alexander S. Wiener, descubrieron el llamado factor Rh (por “Rhesus”, la especie de monos en el que fue descubierto). Este descubrimiento permitió hacer aún más seguras las transfusiones, disminuyendo el riesgo de reacciones hemolíticas.

Landsteiner continuó investigando durante el resto de su vida. En 1943 sufrió un infarto mientras trabajaba en el laboratorio y murió dos días más tarde. Su trabajo cambió para siempre la medicina, salvó millones de vidas y abrió las puertas a una rama completamente nueva de investigación científica.







Temas relacionados

Efemérides   /    Salud   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO