Juventud

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS

Juventud y pobreza: “Me choco con la precarización y la inflación todos los días”

Los números de la pobreza que dio a conocer el Indec este lunes, son peores en la adolescencia y en la juventud. El rol de la precarización en el trabajo y en la vida.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Martes 1ro de octubre | 11:21

Foto: Enfoque Rojo - Zona Sur

“La elevada inflación, la precarización del mercado laboral y la pérdida de poder adquisitivo impulsaron una significativa suba de la pobreza, que en el primer semestre de este año subió más de ocho puntos”. Así informaba el diario La Nación el lunes por la tarde.

Entre otras fuentes consultadas por el diario, un sociólogo sostuvo que el crecimiento de la pobreza se debe más a la precarización que a la destrucción del empleo: "Sube la subocupación y la gente dispuesta a trabajar más horas no tiene poder de negociación y termina teniendo un salario muy bajo", explicó el especialista.

“La mayoría del sueldo se va en alquiler, expensas y servicios. De $18.000 me quedan $4000 como mucho para todo el mes. Eso tiene que alcanzar para comer, viajar y todos los gastos del mes. Llegué a tener tres trabajos porque no me alcanzaba la plata. Tuve que dejar dos porque no podía más ni física ni mentalmente. A veces dormía 3 horas por día”, cuenta a La Izquierda Diario Victoria, de 24 años, trabajadora de call center.

Alan tiene 23 años, es profesor de inglés y vive en Vicente López. "Porque no pago alquiler y vivo con mi familia me arreglo con ocho a nueve lucas por mes que es nada pero depende también si agarro una hora extra en el instituto o no" cuenta.

Que la precarización empobrece no es una novedad para quienes la sufren como ellos, todos los días. Pero normalmente los grandes medios se hacen eco de otras voces, que claman por la reforma laboral y por una “modernización” urgente de las leyes argentinas, para que no sea tan “caro” contratar gente y generar puestos de trabajo.

Sin embargo, a medida que avanza la crisis económica y social, es difícil dibujarla: la degradación de las condiciones de trabajo, se traduce en una degradación total de las condiciones de vida de la población. Hoy hablamos de 16 millones de personas pobres.

"La precarización y la inflación son dos factores con los cuales me choco todos los días. La precarización porque intento conseguir otro laburo para salir del insitituto, para ganar un poco más y no encuentro. O me pagan muy poco por hora o me piden mucha experiencia para un trabajo que también me pagan poca plata. Y con respecto a la inflación, estamos ahí. Mi vieja tiene dos laburos, mi padrastro tiene un laburo y no llegamos a fin de mes. Los amigos de mi mamá le mandan comida como regalo. Antes le regalaban un zapato y ahora vienen con dos latas de atún de La Campagnola, una cosa así y eso lo vivo todos los días", relata Alan.

Como el mismo Indec reconoce, cuanto más joven sos, más chances tenés de ser pobre. Si a nivel general la pobreza alcanzó un 35,4 %, entre las personas menores a 15 años asciende al 52,6%: más de la mitad de las niñas y los niños en el país en la miseria. Entre las personas de 15 a 29 años, lo que se conoce como “la juventud”, la pobreza está en un 42,3 %.

Según el último relevamiento de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del primer trimestre de 2019, sólo el 15 % de las y los jóvenes que residen en hogares con ingresos bajos consiguen trabajo de calidad.

Entre 2018 y 2019 el desempleo juvenil creció un 21 %, contra un 9 % de crecimiento en la adultez. Esto da como resultado una tasa de desempleo joven del 27 %, 3,4 veces más alta que el desempleo adulto actualmente en un 8 %.

Los datos son claros. Quienes más duramente pagan los platos rotos son los y las jóvenes. Esto no les parece suficiente todavía. Los empresarios quieren una reforma laboral, para empeorar aún más las condiciones de trabajo y poder despedir más fácilmente. Son las empresas como Pedidos Ya o Rappi, que ponen plata para publicidad en los medios y compran su silencio. O que financian las campañas electorales de los políticos tradicionales y compran sus futuros gobiernos y votaciones en el Congreso.

Detrás del aumento de la precarización y la pobreza en el último tramo del gobierno de Cambiemos, estuvo además el FMI, organismo que "aconseja" recetas como la reforma laboral. La juventud ya ve a dónde la conduce este camino.

“En muchos de estos terrenos, Macri se apoyó en los valores que dejó el kirchnerismo. En 2015, la pobreza superaba el 30%, el trabajo no registrado afectaba a 4 millones de personas, la desocupación juvenil alcanzó el 20% y la juventud que trabajaba «en negro», el 58 %”, sostiene Del Caño, candidato a presidente por el Frente de Izquierda Unidad, en el libro que acaba de publicar: "Rebelde o Precarizada. Vida y futuro de la juventud en tiempos del FMI". Allí, el autor se propone trazar una "historia política de la precarización", de los años 90 a la era Macri.

Allí plantea que la situación de la juventud y de la clase trabajadora en general, dio un salto con el gobierno de Macri y particularmente, desde que el FMI empezó a comandar la políticas de ajuste en el país, con la colaboración del peronismo en las provincias que gobierna y en el Congreso. Pero las bases de la precarización se profundizaron y extendieron desde los 90 en adelante, sin excepción de ningún gobierno.

Te puede interesar: Nicolás del Caño presenta su libro en Buenos Aires







Temas relacionados

Precarización laboral juvenil   /    Precarización laboral   /    Nicolás del Caño   /    Pobreza   /    Desempleo   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO