Sociedad

INAU-INISA

Justicia reconoce torturas y malos tratos a adolescentes

Finalmente la Justicia reconocíó las torturas y malos tratos ejercida por la Guardia Republicana contra adolescentes privados de libertad. Ministerio del Interior e INAU deberán pagar un resarcimiento económico.

Domingo 31 de diciembre de 2017 | 11:38

Los hechos se remontan al año 2015 cuando un grupo de adolescentes privados de libertad en el Centro Ceprili de INAU-INiSA fueron trasladados al Hogar Puertas. Durante el traslado los adolescentes sufrieron distintas agresiones y malos tratos de los efectivos de la Guardia Republicana encargados de la tarea.

La madre del adolescente radícó en su momento la correspondiente denuncia planteando una demanda reparatoria de parte del Estado y finalmente la Justicia le dio la razón.

Bienvenido al infierno

Esa fue la frase con que fueron recibidos los adolescentes al subir al ómnibus que los trasladaría a otro centro de privación de libertad.

Con las luces apagadas comenzaron a recibir golpes de cachiporra, picana, palos y piñas americanas; indefensos y con grilletes los adolescentes sufrieron toda clase de violencia física y psicológica, con insultos, gritos y humillaciones.

Al llegar al Centro Puertas, el adolescente que realizó la denuncia estuvo toda la noche herido y esposado, sin recibir la atención médica correspondiente. Al otro día, no se le permitió ver a sus padres.

Represión a la juventud pobre

En este caso se trató de una situación de violencia hacia adolescentes en conflicto con la ley penal; pero para los jóvenes de los sectores populares los malos tratos policiales y la represión son hechos cotidianos.

La altísima cantidad de personas privadas de libertad, adolescentes y adultos, se encuentra presa en condiciones infrahumanas, tal como lo han señalado los organismos de derechos humanos internacionales. El progresivo endurecimiento de penas, comenzado por los partidos tradicionales y continuado por el Frente Amplio, solo ha logrado que las cárceles se llenen de pobres, víctimas de un sistema social que no ofrece alternativas para una vida digna.

En los barrios populares la represión y el control social también se hace sentir. Razzias, casos de gatillo facil, hostigamiento y malos tratos son parte de la vida cotidiana de importantes sectores de la población.

El crecimiento de las fuerzas represivas y el discurso estigmatizador hacia los pobres son las respuestas del sistema ante la falta de persepectivas para amplios sectores sociales excluidos.






Temas relacionados

Represión   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO