Economía

OPINIÓN BRECHA SALARIAL

Julia Soul: “El proyecto no cuestiona los mecanismos que producen la discriminación”

La Izquierda Diario conversó con Julia Soul investigadora del Conicet sobre la propuesta de Cambiemos para terminar con la brecha salarial y qué ocurre en los convenios de trabajo.

Domingo 11 de marzo | 13:01

La Izquierda Diario conversó con Julia Soul, investigadora en antropología del trabajo del CEIL-Conicet, sobre lo que sucede en los convenios de trabajo y el acceso a las mujeres a determinados puestos y su opinión sobre el proyecto que presentaría Cambiemos de paridad salarial.

¿En los convenios laborales por sector existen restricciones para que las mujeres no puedan acceder a determinadas categorías que sólo alcanzan los hombres?

En principio habría que decir que los Convenios Colectivos de Trabajo son un arreglo institucional entre trabajadores y empleadores que expresa una relación de fuerzas determinada, que “ordenan” las características de las relaciones laborales, pero que no las “producen” en el sentido de que puedan imprimirles características muy diferentes de las que efectivamente tienen. Es por eso que lo que “está escrito” está todo el tiempo sujeto a las interpretaciones divergentes y contradictorias que realizan los trabajadores y los patrones. Lo que está consagrado en los Convenios abarca un espectro restringido – si bien muy importante – de las relaciones que vinculan a trabajadores y empleadores. Así, aunque las formulaciones de los Convenios sean “políticamente correctas”, en la vida laboral se producen, mediante diversos mecanismos, discriminaciones, escisiones y segregaciones de grupos de trabajadores y trabajadoras.

En relación a las restricciones en la carrera laboral de las mujeres, no recuerdo que aparezcan instituidas en los Convenios Colectivos de Trabajo. Sin embargo, esto no es impedimento para que ciertas ocupaciones o categorías sean predominantemente ocupadas por varones, en virtud de los “perfiles” que se diseñan.

Trabajadoras de alimentación o del ferrocarril denunciaron en reiteradas ocasiones que no las recategorizan. ¿Qué otro tipo de mecanismos discriminatorios existen?

La restricción en el acceso a determinadas categorías del Convenio Colectivo es uno de los mecanismos de discriminación más habituales. En el caso de las compañeras, la discriminación operaba en la formación misma, ya que no eran aceptadas en los cursos y, cuando lograban formarse y adquirir la capacitación necesaria para desempeñar los puestos de conductora, no eran tenidas en cuenta en el momento de cubrir las vacantes. Saliendo de la órbita de las relaciones reguladas por Convenio, los mecanismos de reclutamiento e incorporación de trabajadores/as operan como otro mecanismo de discriminación. En los sectores no conveniados ("fuera de convenio"), la base del salario suele ser menor para las mujeres. Otro mecanismo de discriminación opera a partir del hecho de que la mujer sigue haciéndose cargo de las tareas de cuidado de modo predominante, eso genera mayor propensión a que las mujeres pierdan o resignen ciertos elementos salariales como el Presentismo, con lo cual el impacto de la flexibilización es la profundización de la brecha salarial. En síntesis, la brecha se produce a partir de; el menor acceso de mujeres a puestos mejor remunerados y de la mayor presencia de mujeres en sectores de bajos salarios y de alta precariedad. Esto se desarrolla a partir de los procesos de reclutamiento y selección concretos que realizan las empresas y las patronales.

¿Cree que con una ley como la presentada se podrán eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres?

En un contexto de fuerte ofensiva empresaria y estatal contra la clase trabajadora de conjunto, en el que se evidencian diferentes mecanismos para erosionar derechos adquiridos y sancionados con fuerza de ley (por ejemplo, el plus por Presentismo en los estatales, que vulnera el régimen de licencias del Convenio), parece al menos ingenuo suponer que una ley pueda transformar el conjunto de mecanismos que configuran las situaciones de mayor precarización y discriminación de las mujeres en el mercado laboral. Menos plausible parece que eso pueda lograrse con el proyecto de ley que presenta el Ejecutivo, que no cuestiona ninguno de los mecanismos que efectivamente producen la discriminación. En realidad, todos los indicadores (desocupación, informalidad, etc) de regresividad de las condiciones de y en el mercado de trabajo tienen un impacto mayor en las mujeres que en los varones. La forma de revertir y el freno al crecimiento de la brecha salarial y los mecanismos discriminatorios sólo pueden tener impacto en la dinámica real del mercado de trabajo si las trabajadoras y trabajadores pueden avanzar en la discusión concreta.

Te puede interesar: Cambiemos y la brecha salarial de género: demagogia y pocas ideas







Temas relacionados

Convenios colectivos   /    Paridad de género   /    Brecha salarial   /    Mauricio Macri   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO